El delegado del Gobierno en Navarra, José Luis Arasti, se ha reunido con la jefa provincial de Tráfico, Belén Santamaría, y el jefe de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil en la Comunidad foral, Agustín Aznárez.

La Delegación del Gobierno en Navarra planteará al Ejecutivo foral adoptar distintas medidas de control del tráfico para reducir la siniestralidad en la carretera N-121-A. Entre esas medidas figura la instalación de nuevos radares, que ya se han solicitado a la Dirección General de Tráfico, o el ranurado de las líneas de la vía, que permite que éstas emitan un sonido de aviso cuando los vehículos las sobrepasan, dando la posibilidad de reaccionar al conductor antes de producirse la salida de la carretera.

La AP-7 a su paso por Sagunto

El radar más activo de España se encuentra situado en el kilómetro 478,1 de la AP-7 en Sagunto (Valencia), en el área de servicio, aparato que denunció a 59.428 conductores durante el pasado año (un 1.300 por ciento más que en 2018), según un informe de la organización Automovilistas Europeos Asociados (AEA), que revela que los radares de la Dirección General de Tráfico (DGT) formularon en conjunto casi tres millones de denuncias en 2019.

El Gobierno de Navarra ha anunciado este martes que va a adoptar una serie de medidas con objeto de mejorar la seguridad en la N-121-A, entre las que descarta la restricción del tráfico camiones. Se propone así limitar a un solo sentido los adelantamientos en los tramos de tres carriles, solicitar la colocación de radares fijos a la DGT, potenciar la presencia policial con patrullaje proactivo, realizar campañas de concienciación y seguridad vial, poner en marcha un proyecto piloto para chequear la vía a través de cámaras e inteligencia artificial, reponer la señalización horizontal y el firme y mejorar la iluminación en los túneles.

Página 1 de 10