La conducta por defecto podría definirse como aquello que hace nuestro can cuando no le estamos pidiendo nada.
  • "Por lo general son comportamientos simples que son reforzados directamente dándoles acceso al entrenamiento que van a realizar justo después o incluso también pueden ser entrenados", dice la educadora Maky Benito.
  • Normalmente estos comportamientos suelen ser simples como estar sentado de frente a nosotros, estar tumbado en su cama, estar de pie o permanecer tranquilo.
  • "Lo que más nos interesa de un comportamiento por defecto es que el perro esté tranquilo pero que también que haya un grado de atención por su parte".