Carlos Míllara, educador canino experto en ansiedad por separación: "Un detonante son los cambios de rutinas"

Carlos Míllara junto a su perrita Pippa.
Carlos Míllara junto a su perrita Pippa.
CEDIDA
Carlos Míllara junto a su perrita Pippa.

En la convivencia con nuestros perros a veces pueden surgir algunos problemas de comportamiento. Aunque muchas veces no se trata de asuntos graves, otros pueden llegar a ser complicados tanto para la familia, como para el compañero de cuatro patas.

Un ejemplo de esto es la ansiedad por separación, es decir, cuando el perro no puede quedarse solo en casa y empiezan a darse los problemas de comportamiento. Aunque pueden darse casos leves (en los cuales el perro tan solo esté inquieto), la realidad es que podemos llegar a ver perros realmente ansiosos cuando sus tutores lo dejan solo.

Paredes con agujeros de los bocados, puertas rascadas, sofás y colchones totalmente destrozados... Estos son tan solo unos ejemplos de lo que un perro con ansiedad por separación puede ser capaz de hacer. Por suerte, no todos los casos son tan extremos y, también, siempre podemos ponernos en contacto con un profesional para ayudarnos a entender a nuestro peludo y a enseñarle a gestionar nuestras salidas.

A esto es a lo que se dedican los educadores de Canmigos, especialistas en ansiedad por separación con cientos de casos de éxito a sus espaldas desde sus comienzos, hace ya más de diez años. Charlamos con Carlos Míllara, fundador de este proyecto, quién nos habla de la ansiedad por separación, sus causas y nos ofrece consejos sobre cómo solucionarla.

Para comenzar, hábleme de usted. ¿De dónde le viene el amor por los perros y cómo empezó a dedicarse a la educación canina?Fue un poco un encuentro fortuito. En mi familia, mis abuelos tenían perros pero yo en mi casa no. En 2013 mi pareja y yo adoptamos a una perrita, Pippa, que llegó con muchos problemas de comportamiento (uno de ellos la ansiedad por separación) y quisimos buscar ayuda profesional, pero los educadores nos ofrecían consejos y técnicas que no nos gustaban, por lo que decidí formarme yo mismo. Lo hice con la única intención de ayudar a mi perra pero, cuando empecé descubrí un mundo que me gustó mucho y que, junto al hecho de que mi trabajo como ingeniero químico no me gustaba tanto, terminó siendo algo que empecé a compaginar. No obstante, llegó un momento en el que la empresa decidió prescindir de mis servicios (aunque yo también me estaba planteando dejarlo, aunque no estaba seguro) así que eso fue lo que me hizo dar el salto y dedicarme completamente a la educación canina. Así nació Canmigos.

¿Y por qué la especialización en casos de ansiedad por separación?Cuando empecé yo vi la forma de hacer que otros perros y familias no pasasen por casos como el que viví yo y, como Pippa tenía ansiedad por separación, yo me especialicé en eso. Aunque cuando te empiezas a formar lo haces de forma general, al final terminas por buscar tu propio método y, en mi caso, hice una formación en Estados Unidos de Malena de Martini (autora experta en ansiedad por separación) que encajaba mucho con mi filosofía. Entonces vimos que, aún arriesgado, la especialización era una opción perfecta desde el punto de vista de emprendedor.

Entonces, entiendo que la ansiedad por separación es un problema habitual en las familias perrunas, ¿no?Es un problema de comportamiento sobre el que se han hecho varios estudios para intentar sacar números y cifras pero al final son bastante dispares. Uno de los mejores hechos habla de entre un 17 y 20 por ciento de los perros que pueden tener problemas de comportamiento de ansiedad por separación (uno de cada cinco), pero claro, es una cifra muy difícil de saber con certeza porque muchas veces se dan estos problemas y no lo sabemos (porque no tengamos vecinos o no nos enteremos en los casos en los que no haya destrozos).

¿Y cuáles son las causas principales que provocan la ansiedad por separación en perros?Determinar las causas básicas es muy complicado, también se han hecho estudios y no hay resultados claros. Mucha gente se piensa que porque los mimamos mucho o porque estamos mucho con él, pero no hay estudios que prueben que eso es cierto. Puede haber un indicio en el apartado genético, que el perro tenga una predisposición genética pero, de nuevo, no hay estudios claros al respecto. Lo que sí se ha visto que es un detonante importante para que aparezca la ansiedad por separación son los cambios de rutinas (una mudanza, unas vacaciones, la llegada del bebé a casa, una adopción...), esto estresa a los perros.

Y de esa predisposición genética, ¿podríamos decir que hay entonces razas más predispuestas que otras a sufrir ansiedad por separación?Científicamente no hay ningún estudio que haya determinado esto pero, bajo mi experiencia yo sí diría que las razas con las que más nos encontramos son Teckels, Galgos, Podencos y Bichón maltés. Pero, ¿quiere decir que sufren más este problema? No necesariamente, puede deberse a que son razas de moda y, por tanto, hay más conviviendo en los hogares que perros de otras razas.

Y en cuanto a signos y síntomas, ¿qué padece un perro por ansiedad por separación?Las tres situaciones más frecuentes son vocalizaciones (que llore, ladre o aúlle); destrucción (de muebles, que rasque la puerta...) y evacuaciones (que se hagan pis o caca al dejarles solos). Si un perro hace cualquiera de estas al quedarse solo es probable que tenga ansiedad por separación, aunque luego también hay perros que deambulan, que jadean, los hay que vomitan y algunos hasta se autolesionan.

¿Y qué diferencias encontramos entre la ansiedad por separación y el hiperapego del que tanto se habla hoy en día?Técnicamente, el término hiperapego no es correcto. No se trata tanto de la cantidad de apego como de la calidad de ese apego. Algunos tipos de apego pueden provocar la ansiedad por separación: por ejemplo, una mujer maltratada tiene apego a su pareja pero de mala calidad por lo que esa persona es insegura y dependiente; mientras que una persona que tenga una relación sana cuando está sola, no pasa nada.

¿El perro con ansiedad por separación se puede quedar con otras personas (como amigos o familiares)?Depende. El término clínico de ansiedad por separación se refiera al perro que se queda mal cuando no está con sus humanos de referencia. Otro término es la ansiedad por aislamiento, es decir, el perro que se queda bien con otras personas pero no quiere estar solo. No es exactamente lo mismo pero se puede trabajar de forma similar.

Existen muchos consejos que no funcionan a la hora de trabajar la ansiedad por separación, ¿cuáles son los más populares?Mitos hay muchos. A nosotros nos llega mucha gente que ha probado a meter al perro en una jaula porque la considera su guarida y ahí está más tranquilo, por ejemplo. Meter a un perro que tiene ansiedad por separación en un espacio todavía más pequeño y confinado es contraproducente y, de hecho, he llegado a ver barrotes doblados porque se quieren salir y hacen lo imposible por ello (hasta el punto de llegar a hacerse muchísimo daño).

​Otro mito es lo de dejarle un entretenimiento cuando te vas. Un kong, comida, etc. Ahí habrá perros que le hagan caso y perros que no y, en cualquier caso, los que lo utilizan terminan haciendo una asociación negativa del alimento e, igualmente, cuando éste se acaba, entran en pánico igualmente.

​Algo que se recomienda también mucho es lo de dejarles solos y que se acostumbren y entrar en casa solo cuando dejen de llorar. A esto yo siempre digo: si yo tengo fobia a las alturas, ¿tiene sentido colgarme de un sitio altísimo y dejarme ahí hasta que se me pase?

Y, entonces, ¿cómo se debe tratar la ansiedad por separación?Lo primero es evaluar y saber que la causa sea ansiedad por separación y saber que cada perro es diferente y va a necesitar cosas diferentes. Dentro de eso se hace una desensibilización sistemática: ir haciendo ausencias progresivas con el perro, cada vez más largas teniendo siempre en cuenta que el ritmo lo pone el animal (nunca superar el umbral de ansiedad, es decir, él tiene que ser capaz de gestionarlos de forma tranquila y relajada) y, por otro lado, que no debemos dejarle solo en paralelo al trabajo que estamos haciendo (si trabajamos y el perro gestiona cinco minutos, no puedo irme tres horas).

​Nosotros contamos con el método DAPS (totalmente online para no influir en el comportamiento del perro) que consiste en preparar a las familias ejercicios (misiones) que tienen que hacer cada día, las revisamos y planificamos las del día siguiente en función de cómo lo ha gestionado el perro hoy. Lo hacemos siempre adaptándonos a lo que nos ofrece cada perro y, lo más importante, asegurándonos de que lo gestiona de forma tranquila (que puede ser desde que se quede en la puerta tumbado a que se quede en otro lado de la casa sin mirar la entrada, siendo lo ideal que se pueda quedar dormido en el sofá).

Para terminar, ¿cuánto tiempo puede tardar un perro en superar la ansiedad por sepraciónNosotros no es un problema que lo demos por solucionado. Con la metodología lo que hacemos es enseñar a las familias a actuar cuando aparece (en el caso de que se repita la situación). En cuanto a tiempos, hemos trabajado con clientes desde un mes a un año y medio.

Colaboradora '20minutos'

Soy Inés López García. Me formé en la Complutense con la intención de acabar informando sobre animales y medioambiente. Tuve mi primera oportunidad laboral en el medio local 'Madridiario'; luego entré en '20minutos', donde pude escribir sobre cine, series y videojuegos, mis tres hobbies. Me mudé a Londres para mejorar el inglés y escribir sobre el Brexit y el covid en la distancia. En la actualidad escribo sobre lo que siempre quise, animales, en la sección Animaleros de '20minutos'.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento