Con la práctica del sangrado libre no se necesita ningún sistema para retener el flujo menstrual.
  • Lola Hernández: "Si somos capaces de escuchar nuestro cuerpo, entonces podremos buscar un lugar para dejar caer la sangre menstrual y así no utilizar ningún producto para retenerla”.
  • El sangrado libre o 'free bleeding' no es un movimiento nuevo, surgió a en la década de los 70 como protesta por los casos de síndrome de shock tóxico