Posibles pactos tras el 26-M.
Posibles pactos tras el 26-M. CARLOS GÁMEZ KINDELÁN

Los resultados de las elecciones autonómicas del pasado 26 de mayo perfilaron un escenario incierto en la mayoría de las comunidades del país de cara a la constitución de futuros ejecutivos. Las negociaciones entre formaciones de distinto color están marcando la actualidad política y determinarán el gobierno de diez autonomías, donde ningún partido ha conseguido mayoría absoluta, algo que solo ha ocurrido en Castilla-La Mancha y Extremadura, donde regirá el PSOE.

Aragón, Canarias, Castilla y León, Madrid, Murcia y Navarra son las comunidades donde el panorama es más complejo y las negociaciones se están desarrollando con mayor intensidad. En Asturias, Baleares y La Rioja todo apunta a que el PSOE alcanzará acuerdos con otras formaciones de izquierdas, mientras que el PRC, el partido de Miguel Ángel Revilla, será el previsible líder del Gobierno en Cantabria.

Asimismo, es posible que exista un influjo mutuo entre los acuerdos alcanzados en las distintas comunidades y las negociaciones para la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, que se producirá previsiblemente a principios de julio, una vez escogidas las alcaldías y presidencias autonómicas.

Aragón

En territorio aragonés, el incierto escenario que arrojaron las elecciones autonómicas parece complicarse con el transcurso de los días, con avances simultáneos e independientes de la derecha y la izquierda.

El PSOE y el Partido Aragonés, que ha vetado a Vox, han sellado este viernes un acuerdo para formar Gobierno, si bien necesitarán el apoyo de otras fuerzas políticas de izquierdas para llegar a la mayoría. El PAR espera que se sumen nuevos sectores a este pacto y ha hecho un guiño a Ciudadanos, que es llave de gobierno, para un Ejecutivo de centralidad y moderación, si bien el líder naranja en Aragón ya ha rechazado esta opción.

Este acuerdo cierra la puerta a una coalición de derechas, que precisa de la formación de Santiago Abascal y del PAR para alcanzar la mayoría. No obstante, el PP y Ciudadanos han mantenido ya un par de encuentros para perfilar una coalición con la que alcanzar un acuerdo de gobierno que arrebate la Presidencia a su actual titular y vencedor de los comicios, el socialista Javier Lambán, en beneficio del candidato popular, Luis María Beamonte. Esta maniobra permitiría continuar con la alternancia en el Ejecutivo de las tres legislaturas anteriores.

Asturias

El panorama dejado por los comicios del 26 de mayo en el Principado no debería ofrecer demasiados problemas para formar un Gobierno, con el PSOE a tan solo tres escaños de la mayoría absoluta. Los socalistas pueden, de este modo, elegir entre un acuerdo con Ciudadanos (5) y uno con Podemos (4) para ganar la votación de investidura.

La formación naranja no ha rechazado llegar a un acuerdo con los socialistas, aunque ha recalcado que deberá estar basado en la "centralidad" y la "moderación" y bajo ningún concepto deberá incluir a "radicales" ni "populistas".

Por su parte, el partido de Pablo Iglesias no ha confirmado si apoyará al líder del PSOE en el Principado, Javier Fernández, y ha  asegurado que no cerrarán "pactos a escondidas".

Baleares

En las elecciones del pasado 26 de mayo, los socialistas consiguieron ganar por primera vez en la comunidad, con 19 diputados, lo que abre la puerta a que Francina Armengol continúe gobernando en las Islas. La suma de los partidos de izquierdas superaría los 30 parlamentarios que marcan la mayoría absoluta con los escaños de PSIB (19), MÉS per Mallorca (4), Unidas Podemos (6), MÉS per Menorca (2) y Gent per Formentera (1).

Por el momento, las negociaciones para formar el nuevo gobierno autonómico se están viendo obstaculizadas por las discrepancias entre el PSIB y MÉS respecto a algunos proyectos y posiciones políticas. Ambas formaciones se han reunido con Podemos esta semana, con "contactos previos bastante intensos", que han dejado serias desavenencias. No obstante, los tres partidos, que en 2015 firmaron los 'Acords pel canvi', coinciden en que desean continuar con la línea de la anterior legislatura.

Representantes del PP y de Cs en Baleares han empezado este viernes las conversaciones para negociar acuerdos de programa con "bastante sintonía", pero sin concretar pactos institucionales ni acuerdos todavía. Sin embargo, la suma de las derechas no da para alcanzar la mayoría.

Canarias

Los resultados de los comicios han provocado que en el archipiélago canario se inicien varias conversaciones a múltiples bandas de forma simultánea, en un escenario donde Ciudadanos y Asociación Socialista Gomera (ASG) son clave.

Descartado el pacto entre PSOE, con 22 escaños, y Coalición Canaria (CC), con 17, que sobrepasaría la mayoría abolsuta, los de Pedro Sánchez mantienen intactas sus esperanzas de alcanzar un pacto de progreso tras haber allanado este viernes diferencias con Nueva Canarias, Podemos y ASG y a la espera de llegar, el lunes, a culminar una propuesta con Ciudadanos.

Coalición Canaria, tras la negativa de los socialistas y de los de Pablo Iglesias a pactar con ellos, explora la alternativa que alinea a PP, ASG y Ciudadanos.

Por su parte, Ciudadanos ha arrojado más incertidumbre al ya complicado escenario al asegurar que no apoyará ningún pacto que incluya a Podemos o a investigados por la Justicia, una línea roja que afecta al número uno de CC y actual presidente de la Comunidad, Fernando Clavijo, imputado en el 'caso Grúas'. Los nacionalistas han rechazado cambiar a su candidato si sus opciones de gobernar pasan por los naranjas y estos mantienen su veto.

Asimismo, si entra en juego la política nacional, existe la posibilidad de que los socialistas cedan a Coalición Canaria el Gobierno en las islas a cambio del apoyo o la abstención de sus diputados en el Congreso para la investidura de Pedro Sánchez. A este respecto se ha pronunciado la portavoz de CC en la Cámara Baja, Ana Oramas, y ha afirmado que no apoyarán un Ejecutivo de coalición ni programático con Podemos.

Cantabria

El panorama en esta Comunidad no presenta a priori grandes dificultades en cuestión de pactos, ya que el PRC -que quedó a solo tres escaños de los 18 que marcan la mayoría absoluta- y el PSOE parecen dispuestos a unir sus fuerzas para formar Gobierno. Además, la política nacional entra en juego en este territorio, ya que los socialistas podrían apoyar a los regionalistas en Cantabria, si estos últimos hacen lo mismo en la investidura de Pedro Sánchez.

En este sentido, el presidente del Gobierno en funciones telefoneó la tarde del viernes a Revilla para mostrarle su disposición a valorar las exigencias del PRC para alcanzar un acuerdo, que incluyen reivindicaciones en materia ferroviaria, impulsar el área logística de La Pasiega y pagar la deuda del Estado con el Hospital de Valdecilla.

Otra opción de la que dispone Revilla es la que le ha trasladado Ciudadanos: que los regionalistas gobiernen en solitario. El partido de Albert Rivera no descarta favorecer esta alternativa con sus tres diputados, mediante "apoyos puntuales" a cambio de un puesto en la Mesa del Parlamento. Sin embargo, los regionalistas reconocen que un Ejecutivo "estable" y "fuerte" pasaría por un bipartito con el PSOE, siempre que se cumplan las exigencias mencionadas.

Castilla-La Mancha

El signo del Ejecutivo de Castilla-La Mancha es el único, junto con el de Extremadura, que está claro desde la noche electoral del pasado 26 de mayo. El socialista Emiliano García-Page consiguió una mayoría absoluta que le permite conservar la Presidencia de la Comunidad, que ostenta desde 2015, cuando se apoyó en Podemos para arrebatar el Gobierno a la popular María Dolores de Cospedal.

Castilla y León

En Castilla y León, las negociaciones entre PP, con 29 diputados, y Ciudadanos, con 13, parecen discurrir por buen camino después de varias reuniones para perfilar un acuerdo de gobierno. Sin embargo, estas conversaciones podrían verse enturbiadas por la denuncia anónima presentada contra el candidato popular a presidir la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, por presunta financiación ilegal del partido. Esta imputación traspasaría una de las líneas rojas de la formación naranja para llegar a un pacto, que exigió que no hubiera "ningún imputado" en el Ejecutivo.

La alternativa a una coalición de derechas al frente del Gobierno es una unión de los socialistas, vencedores en los comicios con 35 escaños, y Ciudadanos, una opción que parece alejarse tras las negociaciones de los naranjas y los azules. No obstante, el candidato del PSOE, Luis Tudanca, no tira la toalla y ha alertado de que un pacto de gobernabilidad entre PP y Cs convertiría a la comunidad en un "protectorado de Madrid" y al candidato popular en un "valido de Casado".

Comunidad de Madrid

La popular Isabel Díaz Ayuso está cada vez más cerca de convertirse en presidenta de la Comunidad de Madrid, después de las negociaciones mantenidas entre PP y Ciudadanos, en las que la formación de Albert Rivera ha exigido a los populares presidir la Asamblea regional y ocupar también otro puesto en la Mesa del Parlamento autonómico.

Los populares y el partido naranja han acordado crear una mesa de trabajo, que tendrá su primera reunión el próximo lunes, en la que se tratarán "exclusivamente" asuntos "de programa" de cara a la formación de Gobierno. Los de Rivera han trasladado al PP su voluntad de negociar "una serie de medidas y propuestas concretas" que pretenden poner en marcha de forma inmediata.

Las elecciones del 26 de mayo arrojaron unos resultados que dejaron como alternativa más probable para formar Gobierno una unión entre PP (30 diputados), Ciudadanos (26) y Vox (12), puesto que todas las alternativas del PSOE, que venció en los comicios con 37 escaños, para presidir la Comunidad pasan por la formación naranja en un pacto con Más Madrid y Unidas Podemos.

Los partidos de izquierdas también se están movilizando. El candidato de Más Madrid a la Comunidad, Íñigo Errejón, y Gabilondo han acordado este viernes crear una mesa de trabajo, para hacer posible un cambio de Gobierno, a la que invitan a Podemos y Ciudadanos.

Comunidad Foral de Navarra

En la Comunidad Foral, las elecciones dejaron un escenario complicado de resolver. Navarra Suma (NA+), coalición compuesta por UPN, PP y Cs, ganó con 20 escaños unos comicios en los que los votantes castigaron la gestión de la actual presidenta, Uxue Barkos, cuya Geroa Bai (GBAI) quedó relegada a la tercera posición, con 9. 

Con estos resultados, la abstención del PSN redundaría en el ascenso a la Presidencia del candidato de NA+, Javier Esparza, por delante de la coalición GBAI, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra.

Además, en la Comunidad Foral entra también en juego la política nacional, ya que el candidato a la presidencia de NA+, que es también presidente de UPN, no descarta que sus dos diputados en el Congreso puedan facilitar la investidura de Pedro Sánchez, siempre que el PSN abandone su intención de gobernar en Navarra. Una maniobra que ven con buenos ojos la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, y el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos.

No obstante, el PSN ha comenzado sus propios movimientos en pos de una coalición que incluya a GBAI, Podemos e Izquierda-Ezkerra, que necesitará contar con la abstención de EH Bildu. A pesar de que los socialistas navarros aseguran sentirse avalados por Pedro Sánchez, Calvo ha subrayado que será el PSOE nacional quien tenga la última palabra.

Extremadura

Al igual que ocurre con García-Page en Castilla-La Mancha, Guillermo Fernández Vara repetirá como presidente de su Comunidad gracias a la mayoría absoluta que obtuvo en las urnas el 26 de mayo y que le permite no depender de nadie para gobernar. Será su tercer mandato desde que llegó al Ejecutivo en 2007, interrumpido por los cuatro años del popular José Antonio Monago.

La Rioja

Las pasadas elecciones autonómicas dejaron en territorio riojano un escenario bastante definido, similar al de Asturias, con el PSOE a tan solo dos escaños de alcanzar la mayoría absoluta y como único partido con opciones de gobernar. Sus dos alternativas pasan por un pacto con Podemos o con Ciudadanos.

Los socialistas ya han mantenido con el partido naranja un encuentro "cordial" y han anunciado futuras reuniones, si bien no han trascendido los detalles de las negociaciones efectuadas hasta el momento.

Por su parte, la formación morada no descarta un pacto de gobernabilidad ni uno de investidura con los socialistas, con la finalidad de conferir "estabilidad" a la región. Sí han señalado que sugerirán al PSOE la posibilidad de que Podemos entre en la Mesa del Parlamento, sin plantearlo como una exigencia.

Región de Murcia

La incertidumbre planea también sobre la Región de Murcia, donde las elecciones autonómicas dejaron un panorama muy abierto, con PSOE y PP casi empatados, con 17 y 16 parlamentarios, respectivamente. Ciudadanos, llave de Gobierno con 6, ya ha entablado conversaciones con ambos partidos y asegura que pactará con aquel que tenga una postura más cercana a la suya.

Las negociaciones arrancaron el jueves con una reunión entre PP y Ciudadanos con puntos de vista diferentes. Mientras la formación naranja no descarta un gobierno con el PSOE que rompa más de dos décadas de hegemonía popular -entre los dos partidos sumarían la mayoría absoluta de 26-, el partido que lidera en la Región Fernando López Miras confía en reeditar el pacto firmado hace ya cuatro años, para lo que sería necesario el apoyo de Vox.

Dado que Ciudadanos descarta de forma rotunda cualquier diálogo con la formación de Santiago Abascal, será el PP el que se reúna con este partido por separado para buscar los apoyos necesarios.

¿Qué apoyos tendrá Sánchez en la investidura?

Después de las reuniones del rey Felipe VI con los líderes de los partidos y de que el monarca haya encomendado la formación de Gobierno a Pedro Sánchez, una cosa ha quedado clara: los posibles aliados del socialista para la investidura van a vender caro su apoyo al presidente en funciones.

El Ejecutivo de coalición y las medidas fiscales solicitados por Podemos y sus confluencias, el AVE cántabro del PRC, la agenda vasca del PNV, la abstención del PSOE en Navarra que pide UPN y la reforma del sistema de financiación autonómica de Compromís son solo algunas de las exigencias de los potenciales socios del PSOE.

En los encuentros que mantendrá el presidente en funciones la semana que viene en el Congreso con los líderes de los diferentes partidos deberán perfilarse y matizarse estas reivindicaciones, que pueden influir también en la composición de los Gobiernos autonómicos.