Beyoncé llevó el reloj de oro de 18 quilates de Apple en el Coachella de 2015.
Oro de 18 quilates, esmeraldas y diamantes son los metales favoritos de las empresas para justificar precios de decenas de miles de euros por encima del precio de las versiones originales de sus teléfonos, relojes y mucho más.
  • Malas noticias si aún llevas el primer Apple Watch: ya no es reparable ni compatible con servicios de la marca
  • El iPhone 15 más caro del mundo cuesta 15.000 euros y está hecho de cristales de Swarovski y plata

Página 2 de 5