El próximo presidente de Canarias, el socialista Ángel Víctor Torres, con sus socios de Podemos, Nueva Canarias y Agrupación Socialista Gomera.
El próximo presidente de Canarias, el socialista Ángel Víctor Torres, con sus socios de Podemos, Nueva Canarias y Agrupación Socialista Gomera. EFE

Después de la constitución de los ayuntamientos el pasado sábado, los próximos ejecutivos que se conformarán serán los autonómicos y no todos ellos tienen claro qué bloque liderará finalmente. Esta semana se constituirán ocho parlamentos que no conocerán gobierno hasta última hora. Los pactos entre fuerzas políticas de distinto signo determinarán el gobierno de diez autonomías, donde ningún partido ha obtenido mayoría, situación que solo se ha producido en Castilla La Mancha y Extremadura, donde regirá el PSOE.

Aragón, Canarias, Castilla y León, Madrid, Murcia y Navarra son las comunidades donde el panorama es más complejo y las negociaciones se están desarrollando con mayor intensidad. En Asturias, La Rioja y Baleares todo apunta a que el PSOE alcanzará acuerdos con otras formaciones de izquierdas, mientras que el PRC, de Miguel Ángel Revilla, será el previsible líder del Gobierno en Cantabria.

Las negociaciones de los Gobiernos regionales

El PSOE, Nueva Canarias (NC), Podemos y Agrupación Socialista Gomera (ASG) han alcanzado este jueves un acuerdo para conformar un pacto de gobierno en Canarias, que sumaría 37 de los 70 diputados, uno más de la mayoría absoluta del Parlamento regional, han informado a Efe fuentes de la negociación.

El acuerdo, que da la presidencia al socialista Ángel Víctor Torres, desplaza de la presidencia de Canarias a Coalición Canaria, que ha encabezado el ejecutivo regional durante 26 años, desde 1993.

Torres se convertirá en el segundo presidente socialista de Canarias después de Jerónimo Saavedra, que fue presidente de 1983 a 1987 y de 1991 a 1993, cuando fue apartado tras una moción de censura de la entonces recién creada Coalición Canaria. El acuerdo se firmará el próximo sábado en Santa Cruz de Tenerife y entonces se dará a conocer el contenido del denominado "acuerdo para un gobierno de progreso y de cambio para Canarias".

Según el comunicado conjunto de las cuatro fuerzas políticas, los líderes de las cuatro formaciones, Ángel Víctor Torres (PSOE), Román Rodríguez (NC), Noemí Santana (Sí Podemos) y Casimiro Curbelo (ASG), han mostrado su satisfacción por el resultado de unas negociaciones "muy intensas" y que "parten de la plena convicción de que estamos ante el mejor acuerdo para Canarias".

A este pacto, el PSOE, partido más votado en las elecciones autonómicas, aporta 25 escaños, Nueva Canarias 5, Sí Podemos 4 y Agrupación Socialista Gomera 3.

El PSIB-PSOE, Podemos y los econacionalistas de MÉS per Mallorca han llegado esta madrugada a un principio de acuerdo para que la socialista Francina Armengol continúe como presidenta balear. El candidato de Podemos, el juez en excendencia Juan Pedro Yllanes, será el vicepresidente del gobierno balear. La suma de los partidos de izquierdas superaría los 30 parlamentarios que marcan la mayoría absoluta con los escaños de PSIB (19), MÉS per Mallorca (4), Unidas Podemos (6), MÉS per Menorca (2) y Gent per Formentera (1).

Horas antes de la composición de la Mesa del Parlament, el PSOE y Podemos han cerrado la negociación del organigrama del próximo Govern balear con la decisión de MÉS per Mallorca, que días antes había aparcado las conversaciones.

El acuerdo prevé que MÉS estará al frente de las consellerias de Bienestar Social y Medio Ambiente, mientras que Podemos gestionará la vicepresidencia del Govern y las conselleries de Comercio Indústria y Energía, la de Agricultura, Pesca y Consumo.

Solo un día antes de que se constituya el nuevo Gobierno, los líderes del PRC y del PSOE, Miguel Ángel Revilla y Pablo Zuloaga, han firmado este miércoles el acuerdo para gobernar Cantabria, por el cual el primero volverá a ser el presidente y el segundo, vicepresidente, y con el que se dará "estabilidad" a la región y se quiere atender sus retos.

Se trata del cuarto acuerdo para gobernar Cantabria que firman los regionalistas de Miguel Ángel Revilla con el PSOE, puesto que ya han formado bipartitos en la comunidad en las legislaturas 2003-2007, 2007-2011 y 2015-2019.

Ambos partidos cerraron el miércoles 12 de junio un acuerdo por el que el diputado regionalista en el Congreso apoyará la investidura de Pedro Sánchez, mientras que los socialistas cántabros harán lo propio para que Miguel Ángel Revilla repita al frente del Gobierno de su comunidad.

En virtud del acuerdo alcanzado, el PRC se encargará de las consejerías de Presidencia y Justicia; Obras Públicas, Ordenación del Territorio y Urbanismo; Innovación, Industria, Turismo y Comercio; Educación; y Ganadería, Pesca, Desarrollo Rural y Medio Ambiente. El PSOE, por su parte, llevará las de Economía y Hacienda; Universidades, Cultura y Deporte; Sanidad; e Igualdad, Empleo y Políticas Sociales.

Otra opción de la que disponía Revilla es la que le había trasladado Ciudadanos: que los regionalistas gobiernen en solitario. El partido de Albert Rivera no descartaba favorecer esta alternativa con sus tres diputados, mediante "apoyos puntuales" a cambio de un puesto en la Mesa del Parlamento. Sin embargo, los regionalistas reconocen que un Ejecutivo "estable" y "fuerte" pasaría por un bipartito con el PSOE.

En territorio aragonés, el incierto escenario que arrojaron las elecciones autonómicas parece complicarse con el transcurso de los días, con avances simultáneos e independientes de la derecha y la izquierda. El día 20 se constituirá el parlamento y así están las negociaciones:

El PSOE y el Partido Aragonés, que ha vetado a Vox, firmaron el jueves 13 de junio las bases programáticas para crear el "núcleo originario" del futuro Gobierno autonómico, para el que siguen necesitando el apoyo de otras fuerzas que se reconozcan en la centralidad. Tanto los socialistas como los regionalistas han hecho varios guiños a otros partidos, en especial a Ciudadanos, para que se unan a este acuerdo. Este miércoles 19 de junio, los de Javier Lambán han apelado a la responsabilidad y a que los partidos que compartan ese pacto "embrionario" se sumen con sus aportaciones

Pérez ha advertido este martes 18 de junio al PAR que es "difícilmente viable" un hipotético pacto de gobierno de los aragonesistas con la izquierda "y la extrema izquierda", además de que generaría "incertidumbre". Ha recalcado que no estaría "claro" cuáles serían las políticas relativas a la reducción de impuestos, la defensa del derecho a la educación, la concertada, la apuesta por la agroindustria y promover que Aragón sea "atractivo para los empresarios e inversores"

Tampoco le resulta fácil formar un bloque de derechas, ya que, aunque PP y Ciudadanos ya están perfilando una coalición encabezada por el popular Luis María Beamonte, para lo que necesitarían al partido de Santiago Abascal, con quien Ciudadanos no quiere reunirse, y al PAR. Además, el gobierno frustrado en el Ayuntamiento de Huesca, que iba a ser para la formación naranja, según lo acordado con el PP, finalmente cayó en manos de los socialistas, por lo que podría entorpecer un acuerdo en este sentido.

Por su parte, CHA se ha mostrado cauto y ha lamentado que el futuro de Aragón pase por la consideración que Albert Rivera tiene del actual presidente de la Comunidad y candidato a la reelección, el socialista Javier Lambán. "No he tenido la llamada de nadie ni he sabido nada más", aseguraba el líder de los nacionalistas, José Luis Soro, que está a la espera de que Ciudadanos decida si está dispuesto o no a gobernar con el PSOE.

En Castilla y León las negociaciones entre PP, con 29 diputados, y Ciudadanos, con 13, se han cerrado este jueves pese al gobierno frustrado de la formación naranja en Burgos. Ambas formaciones han firmado un acuerdo de forma que la presidencia del gobierno autonómico recaerá en el popular Alfonso Fernández Mañueco con la vicepresidencia de la formación naranja.

Las negociaciones en torno a este acuerdo de gobierno ha resultado más fáciles desde que la denuncia al candidato popular, Alfonso Fernández Mañueco, fue archivada la pasada semana.

La formación de la Mesa de las Cortes este jueves hará presidente de las Cortes al diputado de Ciudadanos Luis Fuentes gracias al apoyo de los populares, según este acuerdo. El PP obtendrá la primera vicesecretaría y ambos partidos tendrán una secretaría.

La popular Isabel Díaz Ayuso está cada vez más cerca de convertirse en presidenta de la Comunidad de Madrid, aunque llegar a un acuerdo final con las formaciones de derechas no está siendo tarea fácil. La composición de la Mesa de la Asamblea, presidida por el diputado de Ciudadanos Juan Trinidad y con Vox en la vicepresidencia tercera, con el control absoluto de la derecha, como explica Francisco Pelayo, parecía encaminar el gobierno autonómico, pero tras la formación del Ayuntamiento de la capital las negociaciones se han paralizado.

La candidata de Vox a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, ha anunciado que su partido ha suspendido las reuniones con el PP para hablar de programa y de la investidura ante el "incumplimiento de contrato"que se ha producido, asegura, en el Ayuntamiento de la capital."Tenemos mucho tiempo para sentarnos a negociar, si hay socios fiables; tenemos todo el verano, hasta el 11 de septiembre; tenemos tiempo infinito", ha afirmado.

Ante esta postura del partido de Santiago Abascal, Ciudadanos ha reaccionado y ha pedido a Vox que abandone sus "órdagos" y tenga "altura de miras" para permitir un Gobierno de coalición entre los populares y la formación naranja, para evitar "unas nuevas elecciones".

"Hay un contrato entre el PP y Vox que contempla una coalición de gobierno y que incluye concejalías de Gobierno para Vox. Eso es lo que se ha firmado, y además una proporción en presupuesto", ha explicado Monasterio. Hasta que se aclare este asunto, quedará paralizada toda negociación a nivel autonómico.

En la Comunidad Foral, las elecciones dejaron un escenario complicado de resolver. Navarra Suma (NA+), coalición compuesta por UPN, PP y Cs, ganó con 20 escaños unos comicios en los que los votantes castigaron la gestión de la actual presidenta, Uxue Barkos, cuya Geroa Bai (GBAI) quedó relegada a la tercera posición, con 9. 

Este miércoles, día 19, se ha constituido la Mesa del Parlamento. El candidato de Geroa Bai Unai Hualde ha conseguido la presidencia del Parlamento Navarro tras un acuerdo in extremis con el PSN, con quien había roto las negociaciones poco antes de la constitución de la cámara. Los socialistas han votado en una segunda vuelta al candidato de Geroa Bai, que ha conseguido 30 apoyos frente a los 20 de Iñaki Iriarte, propuesto por Navarra Suma.

Una de las grandes novedades ha sido la entrada de EH Bildu en la Mesa de la Cámara, una de las exigencias de Geroa Bai para pactar con el PSN y que finalmente han aceptado los socialistas.

La incertidumbre planea también sobre la Región de Murcia, donde las elecciones autonómicas dejaron un panorama muy abierto, con PSOE y PP casi empatados, con 17 y 16 parlamentarios, respectivamente. Ciudadanos, llave de Gobierno con 6, ya ha entablado conversaciones con ambos partidos y asegura que pactará con aquel que tenga una postura más cercana a la suya.

La balanza parece inclinarse por el momento hacia el acuerdo con los populares, después de que el pasado martes la formación naranja consiguiera la Presidencia de la Asamblea de Murcia, que ostenta Alberto Castillo gracias a un pacto con PP y Vox, y de que el partido de extrema derecha haya logrado un asiento en la Mesa.

El actual presidente y candidato a reeditar el cargo, el popular Fernando López Miras, ha reconocido avances en las negociaciones para formar Gobierno con el partido naranja, que aspira a la vicepresidencia, pero que requeriría de acuerdos puntuales con Vox.

Las conversaciones arrancaron el jueves con una reunión entre PP y Ciudadanos con puntos de vista diferentes. Mientras la formación naranja no descartaba un Gobierno con el PSOE que rompiera más de dos décadas de hegemonía popular -entre los dos partidos sumarían la mayoría absoluta de 26-, los populares confían en reeditar el pacto firmado hace ya cuatro años, para lo que sería necesario el apoyo de Vox. Por su parte, los de Abascal han condicionado su apoyo a su apoyo al cumplimiento de medidas y a que ninguno de los partidos de coalición le "criminalice".

Este lunes, el portavoz de la comisión negociadora de la formación naranja, Miguel Garaulet, ha confirmado que retomarán esta semana las negociaciones, aunque no ha adelantado por qué socio de gobierno apuesta.

Garaulet ha asegurado que Ciudadanos ocupará la vicepresidencia del futuro Gobierno regional sea con PP o con PSOE, "queremos visibilidad" y sobre el número de consejerías, ha manifestado, que "estará en función de llegar a un acuerdo programático y de las banderas que cada uno lleve". Si es con el PP, ha puesto como ejemplo, "queremos Educación, pero si es con el PSOE, pediremos agua" aunque "es aventurado ir diciendo qué consejerías quiere uno y otro, es una imagen de mercadeo y una imagen pasada".

Garaulet ha querido recordar, ante las acusaciones de que son una formación "Pro PP", que Ciudadanos ha dado su apoyo al PP en el Ayuntamiento de Murcia pero también a los socialistas para que se hagan con las alcaldías de Cartagena, Lorca, Santomera o Las Torres de Cotillas, "hemos trabajado con ambos partidos".

Constituidos los gobiernos locales en Madrid y Barcelona

La misma noche electoral, los resultados de los comicios municipales en Madrid ya apuntaron a una coalición de derechas, liderada por el candidato popular José Luis Martínez-Almeida, como la opción más probable para suceder a Manuela Carmena al frente del Ayuntamiento, y así ha sido finalmente, aunque no fue hasta última hora cuando los pactos fructificaron.

Los 19 concejales de Más Madrid hacían muy difícil la continuidad de la hasta ahora alcaldesa, después de que Madrid en Pie no obtuviese ningún edil y el PSOE se quedase en 8.

Almeida se hizo con el bastón de mando después de que, tras varias reuniones entre PP y Ciudadanos, las dos formaciones alcanzaron un pacto para que el candidato popular se situara al frente del Ejecutivo local, en un Gobierno de coalición con Begoña Villacís, de Ciudadanos, como vicealcaldesa. A ello tuvo que sumarse Vox, cuyos cuatro ediles eran necesarios para que este acuerdo viera la luz.

Ciudadanos y PP firmaron un acuerdo programático de 80 medidas en un encuentro en el que no estuvo presente Vox, que firmó en otra reunión con almeida otros "documentos programáticos" que darían a la formación de Abascal, según ésta, la dirección de varias Juntas de distrito.

Pese a los ajustados resultados de los comicios municipales en la ciudad condal, Ada Colau, con sus 10 concejales, consiguió revalidar su cargo como alcaldesa gracias al apoyo del PSC (8 concejales) y los tres concejales de la plataforma de Manuel Valls, en contra de la dirección de Ciudadanos, cuyos tres concejales se abstuvieron.

Ésta fue finalmente la alternativa para Barcelona ante los vetos mutuos entre Esquerra y PSC a pactar un Ejecutivo tripartito de izquierdas y después de que la alcaldesa en funciones, Ada Colau,recibiera el viernes el apoyo de las bases de BComú para pactar con los socialistas con ella como primera edil.

Los inscritos en BComú debían decidir entre dos alternativas: pactar con el PSC con Colau como alcaldesa o firmar un acuerdo con ERC que llevase a su candidato, Ernest Maragall, a la Alcaldía. Las bases respaldaron con contundencia la primera opción, con un 71,43% de los votos. Para hacerse con el bastón de mando.