José Luis Martínez-Almeida fue investido el pasado sábado como nuevo alcalde de la ciudad de Madrid. Los votos de Ciudadanos y Vox resultaron decisivos para lograr la mayoría absoluta (29 concejales) y que el Partido Popular recuperase el Ayuntamiento de Madrid que le arrebató Manuela Carmena con Ahora Madrid hace cuatro años. El regidor del PP tendrá ahora que enfrentarse a los principales asuntos y retos que tiene pendientes la capital. Estos son los más destacados:

Urbanismo> La aprobación de Madrid Nuevo Norte, el proyecto que transformará en las próximas décadas la zona norte de la capital, será una de los primeros deberes que tendrá Almeida. Carmena estuvo a punto de dar luz verde a un plan que la ciudad lleva esperando más de 25 años pero reculó justo en la recta final de la campaña electoral, aunque prometió aprobar el proyecto en el primer Pleno de la nueva legislatura si volvía a ser alcaldesa. Por ello, el PP no debería tener problemas para sacar adelante un plan que cuenta con el apoyo de casi todos los grupos.

Contaminación> Madrid tiene un preocupante problema de contaminación tras haber incumplido durante nueve años seguidos los niveles máximo por dióxido de nitrógeno (NO2) permitidos por la Unión Europea. El anterior gobierno municipal puso en marcha un plan de calidad del aire que contenía una medida controvertida como ha sido Madrid Central. El cierre al tráfico privado del centro se ha mostrado ya efectivo para mejorar los niveles de polución —hasta un 44% menos en Plaza del Carmen— pero la asignatura pendiente es aplicar medidas eficientes en toda la ciudad. Almeida anunció su intención de revertir Madrid Central para aplicar políticas globales aunque para ello deberá presentar un plan convincente a la UE, ya que de lo contrario España se expone a una multa millonaria.

Movilidad> La ciudad sigue padeciendo fuertes atascos pese a que en estos últimos años se ha reducido el uso del coche —del 46% al 42%— y han aumentado los usuarios del transporte público. El desafío será intentar que el millón de vehículos que se calcula que entran a diario en la capital se reduzca. Para ello, ya hay propuestas sobre la mesa como la construcción de los carriles Bus-Vao en las entradas a la ciudad por la A-2 y la A-5, aunque para ello es necesario la colaboración de la Comunidad de Madrid y el Gobierno central. La construcción de aparcamientos disuasorios es otra de las opciones para que los conductores dejen el coche en las afueras.

Limpieza> Para los madrileños la limpieza de sus calles sigue siendo el principal problema que tiene la ciudad, según la Encuesta de Calidad de Vida de la Ciudad de Madrid de 2019. Los actuales contratos integrales concluyen en 2021 pero hasta entonces habrá que poner freno a la suciedad. Almeida se comprometió en campaña a poner en marcha un plan choque de limpieza para toda la ciudad.

Vivienda> Residir en Madrid se ha convertido en un lujo, sobre todo para los jóvenes que desean emanciparse. El precio de la vivienda se ha disparado, especialmente en los alquileres, que han subido de media un 36% desde mayo de 2015. Ya no es prohibitivo solo vivir en la almendra central sino que también se han encarecido notablemente los pisos de alquiler en la periferia. La apuesta de Almeida pasa por aumentar el número de viviendas en los Desarrollos del Sureste, donde el Gobierno de Carmena accedió a construir 54.000 viviendas frente a las 105.000 previstas inicialmente.

Deuda> El Ayuntamiento de Madrid cuenta en la actualidad con una deuda de unos 2.700 millones de euros, un 54% menos que en 2015. Almeida deberá seguir reduciendo el endeudamiento de la ciudad sin que ello afecte a la ejecución de las inversiones, algo que ha reprochado constantemente la oposición al equipo de gobierno saliente.

Desigualdad> El Madrid de dos velocidades es un hecho innegable. Renta, empleo o esperanza de vida son indicadores claros de las diferencias que existen entre el norte y el sur de la capital. Reducir esa desigualdad será otro de los desafíos del nuevo alcalde para que la ciudad no siga agrandando esa brecha.

Mandato de diálogo> No será un mandato sencillo para el Partido Popular. Al no contar con mayoría absoluta en el Ayuntamiento de Madrid, una circunstancia que no le había sucedido antes en la capital, deberá buscar el apoyo de sus socios en la investidura para aprobar sus iniciativas y, sobre todo, para sacar adelante los presupuestos, el instrumento clave para gobernar.

Consulta aquí más noticias de Madrid.