Se alquila
Vivienda en alquiler en Madrid.  JORGE PARÍS

Vivir de alquiler en la ciudad de Madrid es más caro ahora que hace un año, sobre todo en los distritos del sur, los que otrora eran los más asequibles de la capital. Es lo que reflejan los últimos datos sobre alquiler correspondientes al mes de abril publicados por el portal inmobiliario idealista.

Según estas cifras, alquilar una vivienda en Madrid capital ha subido un 4,40% entre abril de 2018 y el mismo mes de 2019, dejando el precio medio del metro cuadrado en la ciudad en 15,9 euros, el máximo marcado en la serie histórica del portal inmobiliario.

De los 21 distritos de la capital, hasta 19 encarecieron el precio de sus viviendas en alquiler. Solo Barajas (-1%) y Centro (-1,5%), la zona con los alquileres más caros, rebajaron tímidamente sus rentas. Llama la atención que las subidas más importante se hayan producido en los distritos de la zona sur, donde habitualmente alquilar un piso era más económico que en el resto de la ciudad. Latina (14,2% ), Vicálvaro (12,1%) y Villaverde (9,1%) fueron los distritos con mayores incrementos.

Precio del metro cuadrado de alquiler en Madrid en abril de 2019.

Expertos inmobiliarios consultados por este medio coinciden en que esta situación obedece a que debido a los altos precios que existen en la almendra central "la demanda se ha desplazado hacia la periferia y esto tiene un traslado directo a los precios de los alquileres". Y apuntan a otro factor: "La ausencia cada vez mayor de suelo para construir vivienda en la ciudad también contribuye a este encarecimiento".

Este diagnóstico sobre la ausencia de suelo para construir vivienda de alquiler se ha venido repitiendo durante toda legislatura, sobre todo después de recorte que sufrieron los Desarrollos del Sureste —el Ayuntamiento de Madrid plantea construir 54.000 casas frente a las 105.000 previstas inicialmente—. También siguen en el aire operaciones urbanísticas como Madrid Nuevo Norte —10.500 viviendas de las cuales 4.000 tendrá protección pública— o la Operación Campamento —11.150 viviendas, el 23% de protección pública propuso el Consistorio—.

El acceso a la vivienda es uno de los temas que más preocupa a los madrileños. La alcaldesa en funciones, Manuela Carmena, prometió para mejorar la situación construir 4.200 pisos esta legislatura pero no lo ha conseguido. Según el Ayuntamiento, en estos momentos hay en marcha 3.370 viviendas que se encuentran en diferentes fases ( 1.426 iniciadas, 76 en licitación en obras, 1.510 en licitación de proyectos y 358 en redacción de proyectos).

Ampliar el parque municipal, ayudas, rehabilitar...

Ya en campaña, todos los partidos incluyeron en sus programas medidas en materia de vivienda. Carmena propuso construir otros 3.000 pisos adicionales para alquiler social. Pero la ampliación del parque municipal de vivienda no era la única propuestas de la alcaldesa para frenar el precio de los alquileres. Otras medidas eran controlar el fenómeno de la vivienda turística y limitar los precios del alquiler para que fuesen accesibles.

Por su parte, el candidato del PP a la Alcaldía, José Luis Martínez-Almeida, actualmente el aspirante que tiene más opciones para ser el próximo alcalde, apostó por la construcción de 15.000 nuevas viviendas para alquiler a precio tasado mediante colaboración público privada en los próximos cuatro años. Almeida aseguró además que pondría en marcha un 'cheque de vivienda joven' que contará con una dotación de 20 millones de euros anuales y del que podrán beneficiarse 10.000 jóvenes menores de 35 años.

Desde Ciudadanos, su candidata al Palacio de Cibeles, Begoña Villacís, ofreció impulsar ayudas para la rehabilitación de hasta 100.000 viviendas y construir 20.000 nuevas. El PSOE liderado por el exseleccionador nacional de baloncesto Pepu Hernández dijo que pondría en el mercado 16.000 viviendas vacías y reformaría de forma integral de 24.000 infraviviendas. Por último, Vox se limitó a manifestar que la solución era aumentar la oferta de suelo.

Un 50% menos de IBI a rentas limitadas

Otras de las propuestas que manejaba el Ayuntamiento gobernado por Ahora Madrid para rebajar los alquileres era bonificar el recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) con un 50% a los propietarios que alquilen sus viviendas con una renta limitada. El Consistorio también pretendía que los dueños de pisos vacíos sacaran al mercado de alquiler sus propiedades aplicando un recargo del 50% en el mismo impuesto.

Consulta aquí más noticias de Madrid.