Madrid Nuevo Norte, el proyecto urbanístico diseñado para transformar la zona norte de la capital en los próximos años, no se aprobará esta legislaturaEn la reunión convocada este martes a las 12.00 horas por la alcaldesa, Manuela Carmena, para informar a los grupos sobre el informe de impacto ambiental remitido por la Comunidad y valorar la convocatoria de un pleno extraordinario para aprobar el proyecto, a la que no ha acudido el Partido Popular, el PSOE se ha mostrado en contra de dar el sí para que la operación se apruebe a escasos días de las elecciones mientras que Ciudadanos ha expresado su disposición a ir a un pleno extrordinario para ofrecer su apoyo al proyecto. En estas circunstancias, el Gobierno municipal ha decidido no seguir adelante ahora con la tramitación.

La edil socialista Mercedes González, portavoz de urbanismo de la formación, se ha mostrado contraria a la aprobación de Madrid Nuevo Norte "a las puertas de las elecciones". "No estamos en condiciones de abordar un expediente de 48.000 folios en escasos días. No pasa nada porque estemos 25 años y cuatro meses más para aprobarlo, porque unas elecciones no son un motivo de urgencia para convocar un pleno", ha dicho González. 

Desde Ciudadanos, la concejala Silvia Saavedra ha asegurado que "nosotros no vamos a ser un obstáculo para que se apruebe la 'Operación Chamartín'". "Estamos totalmente disponibles y a favor. La decisión corresponde a Manuela Carmena. En esta reunión Carmena se ha quitado la careta y ahora lo que intenta es trasladar la responsabilidad de su fracaso al resto de partidos. Pero parece que a Manuela Carmena no le interesa salir en una foto bastante desdibujaba: con una parte de su equipo y con el PSOE votando en contra de Madrid Nuevo Norte y Manuela Carmena votando con PP y Cs a favor". 

El PP, por su parte, a favor de aprobar el proyecto este legislatura, no ha acudido a la reunión convocada al considerar que no tenía validez alguna y que lo único aceptable hubiera sido una junta de portavoces. 

Ante esta situación, la alcaldesa de la ciudad ha optado por no convocar ni comisión ni pleno de carácter extraordinario y urgente. Carmena ha explicado que, tras consultar la jurisprudencia, se ha encontrado con que podían dar "con algún tipo de riesgo". La regidora ha afirmado que para ella hubiera sido importante "que se hubiera podido aprobar" pero se han encontrado con varias "sorpresas", como que el informe remitido in extremis por la Comunidad "exige cuatro nuevas condiciones que es necesario analizar", todas ellas aceptables y a las que darán cumplimiento "pero no en 24 horas".

"A la vista de esto, lo lamento mucho pero para gobernar hay que ser audaz y prudente. Es importante para mí que se aprobara en un pleno pero reconozco que no lo puedo poner en peligro", ha concluido la alcaldesa, que se ha comprometido a elevar Madrid Nuevo Norte en el primer pleno ordinario que se convoque pasadas las elecciones si repite como regidora.

Apoyos suficiente para el próximo mandato

De estas declaración de intenciones de la alcaldesa se puede deducir que, repita o no Carmena como alcaldesa, Madrid Nuevo Norte saldría adelante en los próximos la próxima legislatura, ya que el proyecto actual, contaría con el apoyo seguro tal y como está planteado de Más Madrid—ya sin los seis concejales de Ahora Madrid que se oponían, PP y Cs. El candidato del PSOE a la Alcaldía, Pepu Hernández, también se ha mostrado favorable a no paralizar ni retrasar el proyecto, aunque sí ha abogado por mejorarlo elevando hasta el 50% el porcentaje de vivienda protegida. 

El nuevo proyecto urbanístico para el norte de la ciudad dista bastante del anterior impulsado en 2015 por la exalcaldesa Ana Botella, sobre todo en lo que se refiere al número de viviendas que se construirán, que pasará de 18.000 a 10.500, un 41,6% menos. De ellas, unas 4.000 serán viviendas públicas. La edificabilidad también baja un 21% respecto del plan de 2015: desde los 3.370.000 m2 anteriores a los 2.657.313 m2 actuales.

La propuesta municipal divide el ámbito en cuatro partes: la estación de Chamartín, el centro de negocios, Malmea-San Roque-Tres Olivos y Las Tablas Oeste. La zona residencial se situará al norte de la M-30, junto con actividades económicas, comerciales y de servicios terciarios, mientras que el centro de negocios, muy vinculado a la propia estación de Chamartín, se situará al sur de la M-30.


Consulta aquí más noticias de Madrid.