Si no quieres estar atado a un contrato por la permanencia, puedes optar por una tarifa que no la tenga.
Algunas teleoperadoras exigen un tiempo de permanencia por contrato y, si se quebranta, los clientes deben pagar una penalización.

Página 1 de 10