Max Verstappen, tras su accidente en el GP de Azerbaiyán