Con más de 80 metros de altura, se alza sobre la laguna Rodrigo de Freitas, en Río de Janeiro. La gigantesca decoración se inauguró en 2014, al más puro estilo brasileño. El árbol se construye cada año sobre un barco, iluminado por más de tres millones de luces, y aunque esta tradición se dejó de hacer durante dos años, volvió para quedarse.
Para los que este año quieran ir más allá de las típicas 12 uvas, la noche del 31 de diciembre, os contamos distintas maneras de pasar la Nochevieja en originales destinos alrededor del mundo.

Página 4 de 5