Un potaje de verduras puede estar sabroso sin echar mano de proteína animal.
Unos garbanzos con verduras están deliciosos para hacerlos regularmente, de modo que los otros —los muy calóricos con chorizo, morcilla, tocino— queden para ocasiones especiales. Esta receta los deja deliciosos.
Cocinar con verduras tiene infinitas posibilidades que desconocemos.
Comer 'verde' no siempre es lo más apetecible, sobre todo si trabajamos poco la receta. Para todas aquellas personas que se declaran poco amigas de las verduras, traemos diez ideas fabulosas (y muy sabrosas) con las que poner en valor estos alimentos tan saludables.
Hakusai o col china.
Este tipo de col china es considerada un superalimento. Es fundamental para la cocina de japoneses y coreanos (es básico para el kimchi). Parecida a la lechuga, es una col, pero más fina (no desprende olores) y virtuosa.
Frutas y verduras ricas en vitamina C.
Los alimentos ricos en nutrientes como calcio, fósforo o flúor son esenciales para la remineralización del esmalte, para proteger los dientes de los ataques acídicos y el cuidado de las encías. Pescados como la sardina y el salmón, cítricos o lácteos no deben faltar en nuestra dieta si queremos reforzar nuestra salud dental.
Las tiras de calabacín en freidora de aire quedan crujientes por fuera y suaves por dentro, sin grasa.
El calabacín es una hortaliza 'neutra' que admite preparaciones saladas y también dulces. En esta ocasión compartimos dos recetas sencillas y originales para darle al aperitivo un toque 'crunchy' saludable, sin utilizar apenas aceite.
Castillo de Alençon (Normandía, Francia).
Fue ciudad ducal en el pasado y en la actualidad es conocida internacionalmente por el llamado “punto de Alençon”, una labor de encaje que está inscrita en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde 2010.

Página 1 de 5