Un vecino de Candamo acusado de poseer y distribuir archivos de pornografía infantil a través de WhatsApp ha reconocido este martes los hechos que le imputaba la Fiscalía del Principado de Asturias, Sección Territorial de Avilés, y ha aceptado una condena de 2 años de prisión e inhabilitación especial para el desempeño de cargo, empleo, oficio o profesión relacionados con menores de edad o en centros de menores durante 5 años.

Página 1 de 10