2019: crónica de un año de "emergencia climática", 'brexit' y en el que ardieron las calles y los símbolos

  • El año que acaba ha sido el del baile del 'brexit' y el 'impeachment' o en el que ardieron Notre Dame, Hong Kong o Chile.
  • También ha sido el de Greta Thunberg, el de los agujeros negros y el de la vuelta de los fantasmas de la crisis.
  • FOTOGALERÍAUn repaso al 2019 en 25 imágenes para el recuerdo.
El incendio del 15 de abril de 2019 en la catedral de Notre Dame devastó gran parte del monumento, uno de los más visitados del mundo y un símbolo de la cultura europea.
El incendio del en la catedral de Notre Dame devastó gran parte del monumento.
EP

No se puede decir que el año que en apenas unas horas nos habrá dejado no haya sido intenso, pero qué año no lo es en estos tiempos que corren. En 2019 hemos tenido de todo. Europa le puso el epíteto 'emergencia' delante a la palabra clima y Greta Thunberg se recorrió medio mundo, incluso en catamarán, pregonando sus peligros, para terminar en una Cumbre del Clima en Madrid que fracasó estrepitosamente a la hora de alcanzar un compromiso.

En los mismos 365 días en los que nacía un nuevo movimiento global de lucha contra el cambio climático, las calles de Hong Kong, Venezuela, Chile, Bolivia, Líbano, Irak, Irán o Francia se prendían en protestas multitudinarias contra sus gobernantes. 2019 fue también el año del fuego para la catedral de Notre Dame (cuya supervivencia es aún incierta) o el Amazonas, para Australia y sus koalas, para California y Siberia.

En esta última vuelta de la Tierra alrededor del Sol supimos por primera vez cómo era un agujero negro, vimos a un país cambiar de nombre (Macedonia del Norte), la abdicación de un emperador (Akihito), el fallecimiento de algún que otro sátrapa africano que parecía inmortal y el asesinato del terrorista internacional más buscado desde tiempos de Bin Laden: Abu Bakr al Bagdadi. De estos vaivenes, por librarse, no se libró ni el kilo, que ya no pesa lo mismo que antes.

2019 fue el año en el que el caos de un brexit que no fue se pasó al surrealismo definitivamente y se llevó por delante a Theresa May para entronar al excéntrico y populista Boris Johnson. Todo apunta a que será este quien prenda la mecha, más de tres años después del referéndum, de la salida del Reino Unido de la UE (aunque ya en 2020). 

Los hay que, como Boris, llegan y otros que se van. Aunque no haya dicho todavía su última palabra, este año quedará como en el que Matteo Salvini -que vetó la entrada a los puertos italianos de un Open Arms con decenas de migrantes abordo durante 20 días- perdió su plaza en el Ejecutivo italiano tras provocar él mismo una crisis de Gobierno de la que esperaba salir reforzado.

Del brexit pasamos al impeachment, ese extraño anglicismo que podría acabar con la destitución del presidente de EE UU, Donald Trump, en 2020. Un Trump que, en 365 días ha tenido tiempo de recrudecer una dura guerra comercial con China que tiene en vilo a la economía mundial, hacerse una histórica foto con Kim Jong-un y retirar a sus tropas de Siria, mientras abonaba el terreno para lograr la reelección en 2020.

Pero este año que ya acaba nos dejó también muy buenas noticias en el campo de la igualdad. En 2019 vimos como una mujer, Ursula von der Leyen, llegó a la presidencia de la Comisión Europea por primera vez; presenciamos el primer paseo espacial exclusivamente femenino de la historia; vimos como Karen Uhlenbeck se convertía en la primera mujer en ganar el 'Nobel' de matemáticas o como, por fin, las iraníes pudieron asistir a un partido de fútbol en su país sin tener que recurrir a la clandestinidad.

Cuando descubrimos quien era Greta Thunberg

Raro es encontrar hoy a alguien que no sepa quien es Greta Thunberg, pero a mediados de 2018, cuando la joven sueca de 16 años se declaró en huelga por el clima frente a las puertas de su colegio era una total desconocida. Poco más de doce meses después, es la persona del año 2019 para la revista Time. En este 2019, Thunberg ha tenido tiempo para comparecer en la sede de la ONU, ("Cómo os atrevéis" les espetó a los líderes mundiales en Nueva York), en Davos y de recorrer medio mundo para sumar a millones de jóvenes de aquí y de allá a su protesta climática que acabó, por ahora, en Madrid.

El año de Greta ha sido también el de la "emergencia climática". Aunque sea algo más simbólico que otra cosa, el Parlamento Europeo aprobó el pasado 28 de noviembre por abrumadora mayoría declarar "la emergencia climática" en el continente, un paso sin precedentes en todo el mundo. 

En este sentido, los datos que llegan de la ONU son preocupantes. La Organización Meteorológica Mundial sostiene que 2019 se cerrará como el segundo o el tercer año más cálido desde que hay registros y esta década que termina como la de mayor temperatura jamás anotada.

La activista climática sueca y fundadora del movimiento Fridays for Future Greta Thunberg firma una tarjeta a la activista panameña Militza Flaco frente al Tribunal Supremo de EE UU, en Washington.
Greta Thunberg firma una tarjeta a una activista panameña en EE UU.
JIM LO SCALZO / EFE

Hong Kong y una avalancha de protestas mundial

El domingo 9 de junio Hong Kong sorprendió al mundo entero cuando un millón de personas salieron a la calle para manifestare contra la ley de extradición de la mandataria local prochina, Carrie Lam. Desde entonces, las protestas, cada vez más violentas y fuertemente reprimidas, siguen cuestionando la viabilidad del modelo de "un país, dos sistemas" pregonado desde Pekín.

Con el mismo espíritu que los hongkongueses pero por motivos y en contextos muy diversos se han sucedido intensas movilizaciones por todo el mundo, especialmente en Sudamérica. 

La agitación al sur del canal de Panamá comenzó el 23 de enero. En esa fecha, el líder del parlamento venezolano, el opositor Juan Guaidó, se autoproclamaba presidente de la nación, llegando a ser reconocido por la UE y EE UU. Las protestas que siguieron a su proclamación dejaron decenas de muertos y el país sigue en un impás todavía lejos de resolverse. 

En octubre miles de chilenos salieron a la calle para protestar contra las desigualdades sociales que sufre el país y la gestión del conservador Sebastián Piñera al frente del Gobierno. Las concentraciones, que todavía se siguen celebrando por todo el país, se fueron volviendo cada vez más masivas hasta el punto de superar el millón de participantes. Hasta el momento 29 chilenos han muerto en incidentes relacionados con estas marchas.

Cuando la mecha chilena ya estaba prendida, la polémica tercera reelección de Evo Morales en Bolivia llevo a miles de personas a las calles bajo denuncias de fraude en el proceso. La situación tomó un nuevo cariz cuando la Policía y el Ejército le retiraron su apoyo a Morales, que tuvo que exiliarse en México, y se lo concedieron a Jeanine Añez, una senadora conservadora que fue nombrada presidenta interina del país. Ahora, desde Argentina -donde, por cierto, el kirchnerismo está de vuelta- Evo defiende que él es el mandatario legítimo, mientras que la Fiscalía del Gobierno Añez pide su arresto.

Hong Kong, Chile o Bolivia han sido algunos de los focos de conflicto social más destacados en el panorama internacional, pero no los únicos. En Líbano, las concentraciones contra el Gobierno llevaron a la dimisión de su primer ministro, en Iraq ya han muerto más de 400 personas en las mayores movilizaciones desde la caída de Sadam y en Irán el régimen de los Ayatolás cortó internet en todo el país para que no trasciendan detalles de las masivas protestas contra la subida del precio del carburante que vive el país.

El último foco de descontento social se ha declarado en Francia este mismo mes contra la reforma de las pensiones que propone Macron.

Protestas en el aeropuerto de Hong Kong.
Sentada en el Aeropuerto de Hong Kong el pasado agosto
EFE/LAUREL CHOR

Ciencia: agujeros negros y esperanza

En ciencia, el hito del año se lo lleva, indiscutiblemente, la primera foto de un agujero negro jamás registrada o, al menos, así lo cree la revista Science, que ha elegido este acontecimiento por encima de avances como, los primeros pasos de la computación cuántica o una nueva vacuna más eficaz contra el Ébola.

Brexit: Theresa May dijo adiós por Boris Johnson

Aunque las fechas y los plazos apuntaban a ello (hasta dos días de salida ha llegado a tener fijados el brexit este año), finalmente, 2019 no ha sido el año del brexit. Sin embargo, lo que sí ha logrado 2019 es llevarse por delante la carrera política de la Theresa May, que se vio obligada a dimitir a finales de mayo ante su incapacidad para conseguir que el Parlamento aprobara su proyecto de salida de la Unión.

A finales de julio, el aún más conservador y populista, Boris Johnson, tomó el relevo de May pero se encontró en el mismo callejón sin salida que abocó el país a nuevas elecciones en diciembre, en las que Johnson arrasó al laborista Jeremy Corbyn.

Boris Johnson durante una visita a una escuela en Londres.
Boris Johnson durante una visita a una escuela en Londres.
GTRES

Economía: vuelven los fantasmas de la crisis

Cualquiera diría con todo lo que ha pasado este año que 2019 podría cerrarse como uno de los mejores ejercicios en los mercados de toda la historia. Según la agencia Reuters, el valor de los activos globales alcanza ya los 10 billones (sí, billones, no miles de millones) y las subidas del petróleo y el buen desempeño general de las bolsas ha beneficiado a los inversores.

En la otra cara de la moneda, la guerra comercial que mantienen Estados Unidos y China, los aranceles y el escenario de inestabilidad política generalizada en todo el globo han despertado los fantasmas de la recesión económica. Según el Fondo Monetario Internacional, el crecimiento global este año ha sido el menor desde que acabara la crisis financiera.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento