Izquierda Sergio Suárez; arriba a la derecha, Alberto González; abajo a la derecha, Bruno Gonçalves

Son amigos. Uno es portugués y el otro gallego y trabajan a ambos lados de la raya, pero en un país diferente al suyo. Sergio Suárez Liñares es natural de Santiago de Compostela donde tiene su vivienda familiar y la pandemia del covid-19 se le cruzó con el final de su contrato de piso en Oporto, por lo que tras casi tres meses teletrabajando desde la ciudad lusa, se ha visto obligado a regresar. Bruno Gonçalves es originario de Lixa-Felgueiras, cerca de Guimaraes, conocida como la 'capital' del calzado y a la que no puede ir desde que se ha decretado el confinamiento en España. A Galicia llegó apenas en enero para asumir un nuevo puesto de trabajo en una empresa metalúrgica de Padrón.

Página 1 de 10