Este es el truco para conseguir el gazpacho perfecto: el secreto está en el guiso

  • Cada 21 de julio se celebra el Día Internacional del Gazpacho. 
  • En el siglo XVII que Sebastián de Covarrubias, el lexicógrafo de la corte de Felipe II, fue el primero en definir la palabra 'gazpacho'.
  • El truco definitivo para que no repita el gazpacho
Esta es una de las elaboraciones más socorridas en verano.
Esta es una de las elaboraciones más socorridas en verano.
Freepik

El gazpacho es una auténtica obra de arte, y en esta época, más. Dicen que para gustos los colores, pero aunque parezca un plato de lo más sencillo, encontrarle el punto a los ingredientes y al aliño es una cuestión de prueba y error. 

Sabemos que le gazpacho de tu abuela es el mejor -el de todas las abuelas es el mejor- pero no te sale igual que a ella, aunque bueno, el gazpacho de Belén Esteban se le parece. Tranquilo, que la experiencia es la madre de la ciencia pero podemos atajar los años de diferencia con este truco. Y no hay mejor día empezar que empezar que en el Día Internacional del Gazpacho, que se celebra cada 21 de julio. 

Comida de campesinos

Un plato fresco, nutritivo y refrescante ideal para quienes trabajaban en el campo. Cuenta la leyenda quienes idearon este plato que ha recorrido la geografía y podemos encontrar en cualquier parte del mundo fueron los jornaleros andaluces del siglo XIX, aunque ya en el época del Imperio Romano los campesino íberos se alimentaban de una mezcla de pan desmigado, aceite de oliva y vinagre

En Al-Ándalus también se comía una mezcla de alimentos que si bien no era gazpacho, se le parecía bastante: Migas de pan con ajo, aceite de oliva, vinagre, sal y agua.

No fue hasta el siglo XVII que Sebastián de Covarrubias, el lexicógrafo de la corte de Felipe II definió por primera vez la palabra gazpacho como “cierto género de migas que se hace con pan tostado y aceite y vinagre, y algunas otras cosas que se le mezclan”. 

En 1747 Juan de la Mata fue el primero en divulgar la receta de este plato en su recetario ‘Arte de repostería’. Se conocía como 'capón de galeras', porque era la comida de los presos de galeras, y estaba compuesto por corteza de pan  con una salsa hecha con espinas de anchoa, ajos, vinagre, azúcar, sal y aceite. 

Cómo preparar el gazpacho perfecto

Las cosas de palacio van despacio, y para poder preparar el mejor gazpacho en un periquete, primero tenemos que tener los deberes hechos. ¿Cuánto se tarda en preparar el gazpacho perfecto? Un año. Pero no te asustes, que todo tiene su explicación. 

¿Has oído hablar del guiso del gazpacho? He ahí el secreto del buen gazpacho. Y para que el sabor sea el del gazpacho perfecto, el guiso debe llevar al menos un año macerando. 

Se trata de juntar unos pocos ingredientes en una botella de vidrio y dejar reposar un año. ¿Parece fácil verdad? Pues no lo es. 

En una botella de vidrio añadimos unos ajos machacados, aceite de oliva, sal, vinagre y un poco de pimentón. Las cantidades dependerán de cuánto te gusten los ingredientes. Por ejemplo, si eres de los que no es muy amigo del vinagre, puedes rebajarlo con agua, y si crees que sin ajos no ha gazpacho, échale siete u ocho sin miedo. 

Una vez tengas todos los ingredientes en la botella de cristal, tápalo con un tapón de corcho y déjalo reposar hasta el verano que viene. Eso sí, ya que te pones te aconsejamos que hagas bastantes botellas, ya que esta manera de preparar el gazpacho te va a gustar tanto que van a volar. 

Cuando hayamos dejado macerar el ajo con los demás ingredientes durante el tiempo necesario -para conseguir el sabor perfecto te recomendamos mínimo un año-, basta con verter el guiso de la botella en un recipiente o vaso batidor, picar tomate y pepino, y batir bien. Si está demasiado fuerte o denso puedes ir añadiéndole agua al gusto. 

También puedes preparar tu gazpacho al estilo manchego con sopones. Es decir, sin batir. Simplemente añade guiso de la botella en una fuente grande, pica el pepino y el tomate, echa un poco de agua para rebajar el sabor del vinagre y, a la hora de comerlo, echa unos trozos de pan duro. 

Platos que parece gazpacho pero no lo son 

Ya sea batido o con sopones, así a primera vista es fácil confundir el gazpacho con otros platos. Otras alternativas al gazpacho batido -pero que no son gazpacho- son el salmorejo, donde se añade pan a la mezcla, o e ajoblanco cordobés, compuesto por ajo, almendras molidas, pan, aceite, agua y vinagre. 

En el caso del gazpacho manchego o con sopones, es muy fácil confundirlo de un primer vistazo con algunos platos extremeños como el cojondongo o el zorongollo. El primero es una mezcla de ajo, pan, aceite, vinagre, sal y agua al que se añaden 'sopones' de pan y o bien uvas o bien aceitunas. Por su parte el zorongollo es una ensalada de pimientos asados aliñados con aceite, al que se le añade cebolla y huevo. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento