Lluvias repartidas, noches congeladas y una nube de azufre en camino: el tiempo que espera a España este fin de semana

El volcán Soufriere, situado en la isla caribeña de San Vicente, entró en erupción la semana pasada después de 40 años sin actividad provocando la evacuación de 16.000 personas. Pese a estar a 6.000 kilómetros de territorio español, la nube de ceniza se está desplazando hacia el este y podría llegar a las islas Canarias y posteriormente a la Península.
El volcán Soufriere, situado en la isla caribeña de San Vicente, entró en erupción la semana pasada después de 40 años sin actividad provocando la evacuación de 16.000 personas. Pese a estar a 6.000 kilómetros de territorio español, la nube de ceniza se está desplazando hacia el este y podría llegar a las islas Canarias y posteriormente a la Península.
Para este fin de semana la lluvia predominará en el sur de la península y el ambiente invernal.
Windy

La llegada de la primavera suele venir acompañada del buen tiempo, a pesar de que todavía en esta época del año las precipitaciones son bastante habituales. Así, para este fin de semana la lluvia predominará en el sur de la península y el ambiente invernal, con frío de día y heladas nocturnas, volverá en plena primavera al norte peninsular.

“El tiempo para los próximos días va a estar condicionado, por un lado, por la presencia de bajas presiones en el norte de África, que ejercerán su influencia en el sur peninsular, con lluvias por allí. Por otro lado, llegará aire frío procedente del continente europeo que provocará un descenso de las temperaturas, dando lugar a heladas nocturnas en la mitad norte y áreas del centro peninsular, sobre todo a partir del jueves”, apuntó este miércoles Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Las predicciones que han publicado desde la Aemet indican que este viernes podría ser el día más frío de la semana, con temperaturas máximas que se quedarán en 9 grados en Vitoria, 10 en Burgos y Soria, 11 en Pamplona y 12 en Logroño.

Además, varias capitales se congelarán de madrugada durante a partir del jueves, concretamente Ávila, Burgos, Cuenca, León, Palencia, Segovia, Soria, Teruel, Valladolid y Vitoria. En todo caso, serán heladas débiles con los termómetros entre 0ºC y -3ºC, según las zonas.

Aparte de las lluvias y las heladas, una nube poco habitual visitará España este fin de semana. Se trata de una masa de azufre que proviene del volcán Soufriere, situado en la isla caribeña de San Vicente, el cual entró en erupción la semana pasada después de 40 años sin actividad y provocando la evacuación de 16.000 personas. Pese a estar a 6.000 kilómetros de territorio español, la nube de ceniza se está desplazando hacia el este y podría llegar a las islas Canarias y posteriormente a la Península.

Miércoles nuboso con zonas que alcanzarán los 25 grados

Por otro lado, la nubosidad irá en aumento este miércoles de sur a norte de la península, con precipitaciones ocasionalmente acompañadas de tormenta en Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura, Murcia y sur de la Comunidad Valenciana, que a partir del mediodía pueden afectar también a Madrid, el sur de Aragón y el resto de la región valenciana, sin descartar algún chaparrón en los Pirineos y la Cordillera Cantábrica.

“Como hay polvo en suspensión sobre la mitad sur peninsular, las precipitaciones pueden ser en forma de barro por allí”, apuntó Del Campo. Las temperaturas bajarán en Andalucía y el área mediterránea, y subirán en el noroeste peninsular. El sur de Galicia y Canarias serán las zonas más calurosas de España. Por ejemplo, Las Palmas de Gran Canaria, Ourense, Pontevedra y Santa Cruz de Tenerife rozarán los 25 grados.

Un jueves con temperaturas hasta 8 grados más bajas que el día anterior

Este jueves será otra jornada inestable en la mitad sur de la península. Habrá lluvias en Andalucía, Extremadura, Murcia, el sur de Castilla-La Mancha y de la Comunidad Valenciana, y Melilla. Esas precipitaciones podrían ser localmente fuertes o persistentes sobre todo en el sureste peninsular y Melilla, y de nuevo irán acompañadas de barro por la presencia de polvo en suspensión procedente del continente africano.

Además, puede haber algunos chubascos en el resto de Castilla-La Mancha, puntos de Madrid, el entorno del Sistema Central y Pirineos, pero más débiles que los de la mitad sur peninsular. En el resto de la península y Baleares se esperan cielos nubosos o con intervalos nubosos, pero sin lluvias.

Las temperaturas diurnas bajarán notablemente en el sureste peninsular, con un descenso de hasta ocho grados respecto al miércoles, mientras que las nocturnas descenderán de forma general, de manera que aparecerán heladas en el entorno de la Cordillera Cantábrica y Pirineos. Las zonas más calurosas probablemente sean Galicia y el oeste de Extremadura, con cerca de 25 grados en Badajoz y Pontevedra. En cuanto al viento, soplará el levante fuerte en el área del Estrecho.

Noches heladas para el viernes

Por otra parte, el viernes continúa la probabilidad de chubascos en la mitad sur y el centro peninsular, ya más débiles y dispersos que el jueves, y afectarán a Melilla, Murcia y el sur de Andalucía, de la Comunidad Valenciana y de Extremadura, así como a puntos de Baleares.

Con la entrada de aire frío por el noreste peninsular, habrá precipitaciones en el norte de Aragón y de Cataluña, con nevadas cuya cota podría bajar a sólo entre 600 y 700 metros. Las temperaturas bajarán de día en el tercio norte peninsular y subirán notablemente en el sureste, y de noche descenderán en amplias zonas y helará en el noreste y este de Castilla y León, el sur de Aragón y el norte de Castilla-La Mancha.

Fin de semana pasado por agua y con heladas "poco habituales para la época del año"

Respecto al fin de semana, la inestabilidad atmosférica irá poco a poco remitiendo, aunque las temperaturas nocturnas seguirán bajando. El sábado continuarán los chubascos en el norte de Aragón, Cataluña y Baleares, y la cota de nieve se situará entre 600 y 800 metros, aunque irá subiendo a lo largo del día. También pueden producirse chubascos en el área mediterránea peninsular y Andalucía, y de forma más dispersa y ocasional en otros puntos del este, el sur y el centro de la península, mientras que despejará en la mitad oeste.

El domingo será un día con pocas nubes o intervalos nubosos y las lluvias quedarán acotadas a Baleares, el entorno de los Pirineos y puntos aislados de la Cordillera Cantábrica. Las temperaturas bajarán el sábado y subirán el domingo.

“Lo más destacable serán las heladas nocturnas, que se producirán en áreas de montaña y amplias zonas de la Meseta Norte y puntos del País Vasco y Navarra, el norte de Castilla-La Mancha y el sur de Aragón. Son heladas que, sin ser un fenómeno desconocido a mediados de abril, serán bastante extensas y poco habituales para la época del año, con temperaturas mínimas que se situarán entre 5 y 10 grados por debajo de lo normal para la época del año en amplias zonas del norte y este de la península”, explicó Del Campo.

No obstante, es probable que desaparezcan las heladas a partir del lunes, cuando las temperaturas subirán de forma generalizada. Por último, Canarias tendrá nubosidad abundante en los próximos días, que dará lugar a precipitaciones en el norte de las islas más montañosas, sin descartarlas de forma más débil, ocasional y dispersa en el sur de las islas de mayor relieve y en el este del archipiélago.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento