Marina Albiol: "No ha habido un cambio sustancial en política migratoria con el Gobierno del PSOE"

La eurodiputada de IU Marina Albiol.
La eurodiputada de IU Marina Albiol.
IULV-CA

La eurodiputada Marina Albiol, de Izquierda Unida, estuvo la semana pasada en Melilla junto a otros cinco compañeros de la Comisión de Libertades, Justicia y Asuntos de Interior (Libe) del Parlamento Europeo, con el objetivo de analizar la situación de la ciudad autónoma ante la continua llegada de inmigrantes y valorar si se cumplen los derechos humanos de estas personas. El programa incluía una visita a Ceuta, pero la aerolínea anuló el vuelo y la segunda parte tuvo que posponerse, esperan que a un futuro no muy lejano.

Albiol atiende a 20minutos una vez finalizada la misión y se muestra muy crítica tanto con la política migratoria de la UE como con la del Gobierno español. En lo primero mantiene coincidencias con el socialista Juan Fernando López Aguilar, otro de los miembros de la delegación con el que este diario ha hablado. En lo segundo solo están de acuerdo en que la acogida del Aquarius fue un "gran gesto".

¿Se han cumplido los objetivos de la misión?

Se cumplirán cuando el Parlamento Europeo elabore un informe con recomendaciones a las autoridades estatales y locales de Melilla. El objetivo final, que se dejen de vulnerar de manera sistemática los derechos humanos en la frontera sur, todavía está muy lejos.

¿Con qué impresiones vuelve?

El principal problema es que Melilla sufre las consecuencias de las políticas europeas. Cuando hablamos de cerrar las fronteras y de que no haya ninguna manera legal de llegar a Europa, hay personas a las que no les queda otra que saltar una valla, ponerse en manos de las mafias para cruzar en el bajo de un camión o echarse al mar. Eso es lo más dramático. Es Europa la que les está forzando a hacerlo porque no les deja otra alternativa. Por eso siempre hemos reivindicado caminos legales y seguros, para los refugiados y para los inmigrantes.

Desde el PSOE defienden el compromiso de Sánchez con los derechos humanos. ¿Qué opina de sus políticas?

El del Aquarius fue un buen gesto y podía haber sido el principio de un cambio de políticas en materia de inmigración, incluso haber liderado el cambio en Europa, pero se quedó en un gesto. Acto seguido hemos visto las devoluciones exprés. El director general para Inmigración nos dijo que defendía las devoluciones en caliente, que ellos llaman rechazos en frontera, y que se seguirían practicando. Y cuando se habló de quitar las concertinas dijo que la alternativa sería hacer una valla más alta. También tenemos la situación del CETI, absolutamente masificado y donde no se dan las condiciones de dignidad para las personas. Al final son muchos los elementos que nos llevan a decir que no ha habido un cambio sustancial con el Gobierno del PSOE.

El centro de los menas también está saturado.

Sí. Ahí tampoco se está dando respuesta. Y nos preocupan sobre todo los menores de la calle. Hay un porcentaje que no está en ningún centro y que vaga por ahí. Están sufriendo una violencia extrema: la de la administración, que no da respuesta a sus necesidades; la de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, que los tratan como si fueran delincuentes; la de la propia la calle… Es el ejemplo claro del fracaso de las políticas en materia de menores no acompañados.

Se van a destinar 40 millones para ayudar a estos chicos.

No es cuestión de si son 40, 20 o 100. Tienen que destinar el dinero que sea suficiente para atenderlos. En esto no se puede escatimar. Me parece muy peligroso el discurso del Gobierno melillense, que pide que puedan ser repatriados.

Es la postura que mantienen tanto Melilla como Ceuta en la mesa de coordinación interterritorial.

Pero la devolución de menores vulnera toda la legislación internacional en materia de derechos humanos. Ahí vamos a ser absolutamente tajantes y contundentes desde el Grupo de la Izquierda Europea. No se debería retornar a nadie pero mucho menos a menores. Es un discurso muy peligroso el del PP.

¿Cómo vio la situación del colapso de la frontera y de los porteadores, mayoritariamente mujeres?

Ahí nos faltará la visión de Ceuta, donde la situación es más grave. Pero en Melilla también lo hay, fuimos a la frontera y lo vimos. Les preguntamos sobre la cuestión de las porteadoras a la delegada del Gobierno y al responsable del Ministerio y no hubo respuesta. Les planteamos que estamos hablando de unas mujeres que no tienen ningún derecho laboral porque ni siquiera tienen contrato, porque ni siquiera se las considera trabajadoras, cuando ellas en realidad no están trabajando por cuenta propia, están transportando mercancía de un empresario. Ellos le llaman comercio atípico, contrabando… pero es una situación insostenible, en unas condiciones muy indignas, cuando se pasan horas haciendo cola... Es absolutamente inhumano. Y hay una complicidad entre el Gobierno de España y el de Marruecos para que eso siga pasando. Si hubiera voluntad política se acabaría.

¿Qué debe hacer la UE en materia migratoria?

Un cambio radical de sus políticas. No solo abrir vías legales y seguras. El hecho de externalizar las fronteras, es decir, dejar que se hagan cargo del control de la migración Marruecos, Turquía o Libia también tiene consecuencias, más cuando son países con unas garantías mínimas de respeto por los derechos humanos. Que se den visados, se abran oficinas para pedir asilo en embajadas… y sobre todo, un cambio en las relaciones internacionales. abordar las causas. Seguimos vendiendo armas a países en guerra y hay multinacionales europeas que siguen espoliando sus recursos. Todo eso es lo que genera la inmigración. Empecemos  por actuar por ahí.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento