Silvio Berlusconi, con su hija Barbara, posando con una camiseta del Milan.
  • La Fiscalía indaga si los 740 millones de euros que abonó un consorcio chino no fue un pago inflado para atraer a Italia capitales a través de canales internacionales.
  • El objetivo es determinar la procedencia del dinero y verificar que no sean fruto de una operación de blanqueo de capitales.
  • 'La Stampa' destaca que la investigación podría suponer un nuevo problema para Berlusconi, de 81 años y en plena campaña electoral de las elecciones.

Página 1 de 10