Irene Paredes protesta a la árbitra durante el España-Estados Unidos del Mundial femenino.