Qué es una cuenta de ahorro y dónde abrir la mejor

Actualizado: 09/07/2021, 16:44

Si te harta no obtener ningún rendimiento por el dinero que tienes depositado en tu banco, es hora de que empieces a considerar abrir una cuenta de ahorro.

Sigue leyendo esta guía para saber qué es una cuenta de ahorro y sus características. Aquí encontrarás información detallada sobre dónde abrir una cuenta de ahorro, las opciones que ofrecen los bancos y sus ofertas. ¿Qué banco te proporciona unos mayores intereses? ¿Existe un plazo mínimo de mantenimiento de la cuenta? ¿Tiene comisiones? ¿Tiene un saldo máximo de remuneración? 

Parece lógico pensar que la mejor cuenta de ahorro será aquella que te ofrezca los intereses más altos por tu dinero. Así es, pero además debes fijarte en si los bancos fijan un plazo o una cantidad máximos para este interés porque muchos de ellos ofrecen altos intereses para atraer a nuevos clientes, pero los reducen pasados pocos meses o establecen una cantidad máxima a remunerar. 

Por supuesto, existen cuentas de ahorro sin comisiones y sin gastos, que obviamente son las más interesantes, porque para hacer crecer tus ahorros no solo necesitas recibir cierta rentabilidad, también necesitas reducir costes.

Elige cuál es la mejor cuenta de ahorro y dónde abrirla con la ayuda de la siguiente lista.

Mejores cuentas de ahorro de julio 2021

Cuenta de ahorro BRAbank

Brabank
  • Regalo de hasta 100€
  • Rentabilidad del 0,14% anual
  • Sin comisiones

  • Importe de 5.000 € a 100.000 €

¡Esta cuenta ahorro ofrece un interés anual muy competitivo y te ayuda a ahorrar con sus hasta 200€ de regalo!

Cuenta de ahorro y depósitos Progetto

Banca progetto
  • Regalo de hasta 100€
  • Cuenta de ahorro con rentabilidad del 0,05 % anual
  • Depósitos a 1, 2 y 3 años al 0,6%, 1,01% y al 1,1% respectivamente
  • Sin comisiones

Realiza un ingreso de entre 10.000 € y 100.000 € para disfrutar de la rentabilidad de Banca Progetto, ¡y consigue hasta 200 €!

Cuenta de ahorro y depósitos Coop Pank

Coop pank
  • Regalo de hasta 100€
  • Cuenta de ahorro con rentabilidad del 0,01%
  • Depósitos a 1, 2 y 3 años al 0,3%, 0,4% y 0,5% respectivamente
  • Sin comisiones

Realiza un ingreso de entre 5.000 € y 100.000 € y empieza a disfrutar de la rentabilidad que ofrece Coop Pank. ¡Comienza a ahorrar con su regalo de hasta 200 €!

¿Cómo funciona una cuenta de ahorro?

Una cuenta de ahorro sirve para depositar dinero en ella y que nos genere intereses que ayudarán a que la cantidad de dinero en la cuenta aumente. Es un producto de gran liquidez ya que nos permite tener un acceso inmediato al saldo. Si lo que buscas es una cuenta que te ayude a sacar un mayor rendimiento a tu dinero, lo que necesitas es una cuenta de ahorro sin gastos ni comisiones.

Tu cuenta de ahorro te permite:

  • Realizar depósitos de dinero que se mantendrán accesibles en tu cuenta.
  • Realizar transferencias de dinero a otra cuenta.
  • Incrementar los ahorros.

Pero, como su propio nombre indica, esta cuenta nos ayuda a ahorrar, por lo que es más difícil encontrar alguna que nos permita gastar nuestro dinero. Por lo tanto, en este tipo de cuentas no podremos, por lo general:

  • Contratar una tarjeta de crédito/débito.
  • Domiciliar la nómina.
  • Domiciliar recibos.
  • Utilizar cajeros automáticos.

¿En qué debes fijarte al abrir una cuenta de ahorro? Rentabilidad y gastos

Parece obvio que en una cuenta de ahorro lo más importante va a ser el tipo de interés que te ofrezca por tu dinero. Tendrás que fijarte bien en el tipo de interés, pero también si hay un saldo máximo remunerable o si te dan una cifra máxima de interés anual. Además muchos bancos ofrecen un tipo de interés alto por tu dinero pero solo durante un periodo de tiempo determinado. Como el objetivo es maximizar tu ahorro también es importante que el dinero no se pierda en comisiones y gastos. A continuación podrás encontrar algunos de los aspectos básicos a tener en cuenta a la hora de elegir la mejor cuenta de ahorro.

  • Intereses: obviamente, a mayores intereses, mayor rentabilidad. El tipo de interés ofrecido por estas cuentas varía según el banco y no suele ser muy alto si lo comparamos con otros productos como los depósitos a plazo fijo. Los bancos tienen en cuenta que la mayoría de clientes, sobre todo si son jóvenes, prefieren no comprometer sus ahorros durante un largo periodo de tiempo por los imprevistos que pudieran surgir. Por ello, ofrecen unas rentabilidades bastante competitivas teniendo en cuenta que el dinero siempre estará disponible.
  • Rentabilidad inicial: algunos bancos solo ofrecen una rentabilidad elevada durante un determinado periodo de tiempo que habitualmente varía entre unos pocos meses y un año. Es una mera estrategia de captación de clientes. Así que debes investigar si la rentabilidad ofrecida inicialmente se mantendrá o si se reducirá con el paso del tiempo, pudiendo llegar incluso a suprimirse.
  • Gastos: evidentemente, tu objetivo a la hora de abrirte una cuenta de ahorro es preservar y hacer crecer tu dinero para el futuro. Por lo tanto, no parece muy lógico que este tipo de cuentas tengan gastos o comisiones. La verdad es que la mayoría de ellas no tienen ningún coste, pero pueden estar asociadas a una cuenta nómina que sí los tenga. Estudia muy bien las condiciones que ofrece el banco en el que quieres contratar la cuenta para evitar que los costes sean demasiado elevados en comparación con la rentabilidad.

¿Por qué necesito abrir una cuenta de ahorro?

Si tienes algo de dinero ahorrado en una cuenta y no estás consiguiendo nada de rentabilidad por él, podrías considerar abrirte una cuenta de ahorro. Este tipo de cuentas te dan algo de rentabilidad por tu dinero sin ponerlo en peligro. Además, al ser un tipo de ahorro flexible permite acceder al dinero cuando lo necesitemos. Existen productos que ofrecen una mayor rentabilidad, pero no nos permiten disponer del dinero hasta pasado un tiempo o cobran comisiones por hacerlo.

Un ejemplo de esto son las cuentas remuneradas que, aunque son similares, tienen ciertas diferencias que las pueden hacer menos idóneas según el tipo de cliente.

Diferencias entre la cuenta de ahorro y la cuenta remunerada

Una cuenta remunerada es un híbrido entre una cuenta bancaria normal y una cuenta de ahorro. Mucha gente se pregunta si le conviene más una cuenta remunerada que una cuenta de ahorro, porque sus condiciones parecen mucho más favorables. 

La cuenta de ahorro nos ofrece cierta rentabilidad a cambio de depositar nuestros ahorros, mientras que la cuenta remunerada nos ofrece rentabilidad  si contratamos o cumplimos ciertas condiciones establecidas por el banco. 

Se puede observar que las cuentas remuneradas suelen ofrecer intereses mucho más altos, pero la duración de esta rentabilidad es inferior a la de las cuentas de ahorro. Además, debes fijarte en si tiene un saldo máximo a remunerar (debido al alto tipo de interés). Muchas veces este tipo de cuentas tienen unos productos vinculados que es necesario contratar para conseguir la rentabilidad publicitada (tarjetas de débito/crédito, domiciliar recibos o nómina, depósitos…), estos productos suelen llevar asociados el pago de comisiones que harán disminuir nuestros ahorros.

Por otra parte, si tenemos en cuenta los servicios ofrecidos, con una cuenta de ahorro podremos tener una gran liquidez y disponer de nuestro dinero, conseguir rentabilidad por nuestros ahorros y hacer transferencias de dinero.

Con una cuenta remunerada podremos tener una gran liquidez y disponer de nuestro dinero, conseguir rentabilidad por nuestros ahorros y hacer transferencias de dinero, pero además también podremos contar con tarjetas asociadas a nuestra cuenta y domiciliar nuestra nómina y recibos.

Esto hace que la cuenta de ahorro sea una especie de depósito de dinero que no podremos gastar con facilidad, permitiéndonos preservar nuestro dinero y hacerlo crecer.

¿Cómo abrir una cuenta de ahorro?

Hay varias formas de abrir una cuenta de ahorro en una entidad. Muchas personas optan por abrirse una de estas cuentas en la entidad donde ya tienen otro tipo de cuenta (cuenta corriente, cuenta nómina…). Otras, se fijan en las condiciones que ofrecen otros bancos y deciden abrirse allí su cuenta de ahorros.

Si decides abrir tu cuenta de ahorros en una entidad nueva, lo primero que tendrás que hacer es preparar los documentos básicos que necesitarás:

  • Residentes: tu DNI/NIF o tarjeta de residente (NIE).
  • No residentes: certificado oficial de no residente, de empadronamiento y documento de identificación.
  • Datos de contacto como correo electrónico o número de teléfono.
  • Algunos bancos podrán pedirte que justifiques una renta mínima para acceder a determinados planes, dependerá de la entidad bancaria y del servicio a contratar.

Después tendrás que decidir cómo vas a abrir tu cuenta. Podrás hacerlo de manera física en una oficina u online

Si vas a hacerlo de manera física será mejor que lo hagas en la oficina que se encuentre más próxima a tu domicilio, ya que será a la que tengas que acudir para realizar operaciones. El empleado nos guiará y nos solicitará los documentos necesarios para la formalización del contrato de apertura de la cuenta.

Los bancos han aprovechado la apertura de cuentas por internet para agilizar mucho el proceso. Necesitaremos acceder a la banca online mediante la página web o la app móvil. Tendrás que rellenar el formulario, enviar una copia de tu DNI, verificar tu identidad mediante una videollamada o selfie y, además, será conveniente tener el móvil cerca para poder realizar la firma del contrato.

Posteriormente tendrás que solicitar la apertura de la cuenta de ahorro.

Si decides abrir tu cuenta de ahorros en tu entidad de siempre, estará asociada a la cuenta que ya tengas en tu banco. Estudia detenidamente los requisitos que te piden, que pueden ser domiciliar tu nómina, tu pensión o realizar unos ingresos mínimos al mes.

Ingresar y retirar dinero de tu cuenta de ahorro

Puedes realizar movimientos de dinero desde tu cuenta asociada o recibir y retirar dinero mediante una transferencia a una cuenta diferente.

No olvides que el objetivo de una cuenta de ahorro es ahorrar y preservar tu dinero, por lo que normalmente no se permitirá la domiciliación de recibos o tener una tarjeta de crédito/débito asociada a la cuenta.

¿Cuáles son las ventajas de tener una cuenta de ahorro?

Como parece evidente, tener una cuenta de ahorro es un gran método para poder ahorrar cada mes. La ventaja principal que podría proporcionarnos es que al inicio del mes puedes ingresar allí el dinero que no quieras gastarte y así no tendrás acceso a él en cajeros o mediante tarjetas, evitando la tentación.

Además, estas cuentas suelen dar una serie de intereses por el dinero ingresado, por lo que el dinero en la cuenta crece gracias a tus aportaciones y también a los intereses generados. En la mayoría de las cuentas los intereses se abonan en un plazo mensual o semestral, pero también puede ser anual. Esta cantidad abonada se suma al importe invertido y devenga intereses. A este efecto se le llama interés compuesto: los intereses recibidos se suman a la cantidad invertida produciendo un devengo de intereses cada vez mayor.

Por lo tanto, es muy importante considerar bien las opciones que nos ofrecen los bancos en materia de intereses y, además, tener muy claro durante cuánto tiempo nos ofrecen el pago de esa tasa. Muchos bancos ofrecen unos intereses muy altos para captar clientes pero los disminuyen con el paso del tiempo.

Si decides cerrar completamente tu cuenta de ahorros...

Igual que al abrirla, será necesario distinguir entre dos casos: el cierre único de la cuenta de ahorro y el cierre de la cuenta de ahorro y la cuenta a la que está asociada.

Si lo que quieres es cerrar tu cuenta de ahorro solo tendrás que solicitar su cancelación. Será conveniente que antes realices un traspaso del dinero que tengas en ella a otra cuenta donde puedas disponer de él.

Si lo que quieres es cancelar la cuenta de ahorro y, además, la cuenta a la que está asociada, lo primero que debes hacer es cancelar la cuenta de ahorro y después asegurarte de que cerrar la cuenta a la que está asociada no va a penalizarte, por ello comprueba no tener permanencia ni deudas pendientes. 

Si tienes recibos domiciliados, debes domiciliarlos antes en otra cuenta para que no te generen deudas o impagos. Será mejor que compruebes que te pasan correctamente los recibos en tu nueva cuenta antes de cerrar la antigua.

Después podrás iniciar la cancelación yendo a la oficina presencialmente o, también, online. Necesitarás firmar la cancelación y presentar el DNI para cerrarla.

Lee detenidamente el contrato de tu cuenta. En algunos bancos se especifica claramente que el cliente no tiene derecho a ninguna devolución del importe proporcional  de la cuota anual de la tarjeta bancaria o del mantenimiento de la cuenta. Pero en caso de que no sea así, podrás devolver la tarjeta y recibir el importe restante.

Por último, podrás solicitar el justificante de cierre de la cuenta para que quede constancia de que la relación contractual ha finalizado.

Si quieres acceder a más información y encontrar cuál es la mejor cuenta de ahorro, puedes hacer clic a continuación para consultar las ofertas de los bancos más destacados.

Comparar cuentas de ahorro