La marcha del rey emérito abre una nueva brecha entre los socios del Gobierno de coalición

Este lunes por la tarde, un comunicado de la Casa Real en el que el rey emérito anunciaba su salida de España ante la repercusión pública de "ciertos acontecimientos pasados", pillaba por sorpresa a algunos miembros del Gobierno que ya han ido expresando sus reacciones sobre lo que muchos han calificado de "huida" para evadir a la justicia. ​ ​Desde la Moncloa, el Gobierno lanzó un escrito reconociendo su respeto al anuncio de Juan Carlos y el "sentido de la ejemplaridad y transparencia que siempre han guiado" a su hijo y actual Jefe del Estado, el rey Felipe VI. Unas declaraciones con las que no han coincidido ciertos miembros del Gobierno y que ponen de manifiesto, una vez más, las discrepancias que existen entre los partidos que lo conforman, respecto a ciertos temas, e incluso la falta de comunicación entre ambos. ​ ​Lo cierto es que todavía existe cierto misterio en torno a la marcha y destino del rey emérito y hasta qué punto el Gobierno tenía conocimiento de su decisión, que, de haberla tomada conjuntamente con el Ejecutivo, habría sido de forma unilateral, por el PSOE. ​ ​Un comunicado remitido en nombre del grupo parlamentario Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en Común, reunía el desacuerdo que todos sus miembros comparten y que han ido expresando desde que se hiciera público el anuncio. Lejos de pedir su "respeto" como hizo la Zarzuela en el único escrito remitido hasta el momento, la formación morada se sitúa en una posición alejada con el PSOE y pide "justicia" ante lo que opinan es un un abuso de la "inviolabilidad".
Este lunes por la tarde, un comunicado de la Casa Real en el que el rey emérito anunciaba su salida de España ante la repercusión pública de "ciertos acontecimientos pasados", pillaba por sorpresa a algunos miembros del Gobierno que ya han ido expresando sus reacciones sobre lo que muchos han calificado de "huida" para evadir a la justicia.​​Desde la Moncloa, el Gobierno lanzó un escrito reconociendo su respeto al anuncio de Juan Carlos y el "sentido de la ejemplaridad y transparencia que siempre han guiado" a su hijo y actual Jefe del Estado, el rey Felipe VI. Unas declaraciones con las que no han coincidido ciertos miembros del Gobierno y que ponen de manifiesto, una vez más, las discrepancias que existen entre los partidos que lo conforman, respecto a ciertos temas, e incluso la falta de comunicación entre ambos.​​Lo cierto es que todavía existe cierto misterio en torno a la marcha y destino del rey emérito y hasta qué punto el Gobierno tenía conocimiento de su decisión, que, de haberla tomada conjuntamente con el Ejecutivo, habría sido de forma unilateral, por el PSOE.​​Un comunicado remitido en nombre del grupo parlamentario Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en Común, reunía el desacuerdo que todos sus miembros comparten y que han ido expresando desde que se hiciera público el anuncio. Lejos de pedir su "respeto" como hizo la Zarzuela en el único escrito remitido hasta el momento, la formación morada se sitúa en una posición alejada con el PSOE y pide "justicia" ante lo que opinan es un un abuso de la "inviolabilidad".
Un comunicado de la Casa Real en el que el rey emérito anunciaba su salida de España ante la repercusión pública de "ciertos acontecimientos pasados", pillaba por sorpresa a algunos miembros del Gobierno.

Este lunes por la tarde, un comunicado de la Casa Real en el que el rey emérito anunciaba su salida de España ante la repercusión pública de "ciertos acontecimientos pasados", pillaba por sorpresa a algunos socios del Gobierno que ya han ido expresando sus reacciones sobre lo que muchos han calificado de "huida" para evadir a la justicia

Desde la Moncloa, el Gobierno lanzó un escrito reconociendo su respeto al anuncio de Juan Carlos y el "sentido de la ejemplaridad y transparencia que siempre han guiado" a su hijo y actual Jefe del Estado, el rey Felipe VI. Unas declaraciones con las que no han coincidido ciertos miembros del Gobierno y que ponen de manifiesto, una vez más, las discrepancias que existen entre los partidos que lo conforman, respecto a ciertos temas, e incluso la falta de comunicación entre ambos.

Lo cierto es que todavía existe cierto misterio en torno a la marcha del rey emérito y hasta qué punto el Gobierno tenía conocimiento de su decisión, que, de haberla tomada conjuntamente con el Ejecutivo, habría sido de forma unilateral, por el PSOE.

Un comunicado remitido en nombre del grupo parlamentario Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en Común, reunía el desacuerdo que todos sus miembros comparten y que han ido expresando desde que se hiciera público el anuncio. Lejos de pedir su "respeto" como hizo la Zarzuela en el único escrito remitido hasta el momento, la formación morada se sitúa en una posición alejada con el PSOE y pide "justicia" ante lo que opinan es un un abuso de la "inviolabilidad".

La ministra de Igualdad, Irene Montero, aseguraba este martes durante una entrevista en 'Cadena Ser', que Unidas Podemos no había recibido ninguna información al respecto, y que desconocía si se había llevado a cabo alguna negociación entre la Moncloa y la Casa Real. "Desde luego no es una decisión que se haya tomado en el Gobierno, respeto las decisiones del PSOE, pero no es una decisión que haya tomado el Gobierno de coalición", aseveró, calificando de "indigna" la decisión del monarca de trasladarse fuera de España

El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, mostró su rechazo ante lo que considera una "huida" que pone de manifiesto la "actitud indigna de un ex Jefe del Estado" que, a su parecer, “debería responder por sus actos en España y ante su pueblo". Asimismo, horas después del anuncio de la Casa Real, el secretario general de Podemos afirmaba que la pretensión de impunidad "produce un enorme daño a la democracia", por cuya "ejemplaridad" y "limpieza de las instituciones" deben velar quienes ocupan cargos de gobierno. "Un gobierno democrático no puede mirar hacia otro lado ni mucho menos justificar o saludar comportamientos que socavan la dignidad de una institución clave como es la Jefatura del Estado y que son un fraude a la Justicia", concluía el Vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030.

La última brecha: la negociación con Ciudadanos

Estas discrepancias aumentan la tensión en la coalición del Gobierno, que este mismo lunes se disparaban con la reunión entre la vicepresidenta primera, Carmen Calvo y la ministra Carolina Darias, con miembros de la dirección de Ciudadanos, en la que se abordaron las consecuencias económicas y sociales derivadas de la pandemia.

Una reunión a la que no acudió ningún miembro de Podemos, y que provocó la irritación de sus integrantes, que acusaron al PSOE de "mirar a la derecha" para buscar acuerdos con la formación naranja. 

Calvo, por su parte, se defendió alegando que, con su presencia, ya estaban representando a todo el Gobierno, "para escuchar a un grupo parlamentario que nos ayuda de vez en cuando a sacar adelante el trabajo de todo el Gobierno".

No obstante, lejos de satisfacer a la formación morada, las declaraciones de la vicepresidenta conllevaban a una dura crítica por parte del portavoz del partido en el Congreso, Pablo Echenique, que desmentía sentirse representado en esa reunión y advertía que las relaciones Ejecutivo-partidos "las establece la coalición de Gobierno, no una parte unilateralmente", por lo que los acuerdos que se alcancen tras ese encuentro "sólo comprometen al PSOE", y no a Podemos. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento