El Gobierno se plantea ahora volver a declarar el estado de alarma en las zonas afectadas por rebrotes de Covid

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, se coloca su mascarilla al inicio del pleno del Congreso.
La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, se coloca su mascarilla al inicio del pleno del Congreso.
J.J. Guillén / EFE

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha afirmado con cierta tranquilidad que seguirá habiendo nuevos brotes de coronavirus más allá de los actuales. En una entrevista en el programa Espejo Público ha asegurado que, en la actualidad, 12 de lo 36 brotes activos están controlados y que lo importante para los nuevos que vayan surgiendo "es que los tengamos controlados lo más rápido posible y que los contagiados avisen rápidamente a las autoridades sanitarias".

Calvo ha reiterado que "esto va a formar parte de nuestra realidad y hay que ser eficientes. Esta es la realidad nueva con la que vamos a tener que convivir". Sin embargo, no se prevé ninguna medida adicional a las sanitarias ya establecidas. "Lo previsible es que haya brotes", ha afirmado.

La vicepresidenta no se ha mostrado preocupada por los distintos focos que han ido apareciendo en nuestro país, aunque de empeorar la situación "la alarma se puede volver a declarar en una parte del territorio" ya que es la única medida para evitar los desplazamientos de los ciudadanos. Las Comunidades Autónomas no pueden restringir los movimientos.

Uno de los últimos brotes se ha desarrollado por casos importados de Bolivia y Brasil, dos de los países donde la pandemia sigue avanzando sin control. No obstante, Calvo ha defendido que el Gobierno no puede tomar decisiones de forma unilateral cuando las medidas afectan a terceros países con los que se comparten fronteras y espacios. "El aeropuerto de Barajas tiene las mismas medidas que el resto de aeropuertos europeos y cuando se abran las fronteras europeas a terceros países, todos tendremos que seguir el mismo criterio".

En este sentido, ha puesto como ejemplo la apertura de fronteras con Portugal, que no tendrá lugar hasta el 1 de julio a petición del país vecino, una medida que ha tenido que ser acordada porque la frontera es compartida.

Reconoce que pasó miedo

La vicepresidenta también ha hablado sobre su experiencia personal, ha reconocido que lo pasó peor de lo que ha trascendido y ha admitido que pasó miedo durante el tiempo que permaneció con la enfermedad. "Esta enfermedad lleva un plus de miedo por el riesgo que puedes correr", ha explicado.

Si bien ha reconocido que al principio sentía "pudor" a la hora de contar su vivencia, se ha dado cuenta de que "todos los que hemos estado en el hospital contamos lo mismo".

Sobre la llamativa imagen que protagonizó en el primer pleno tras superar la enfermedad, visiblemente débil y tapada con una manta, ha explicado que le molestaba el frío del aire acondicionado y que era una de las secuelas que todavía hoy arrastra de la enfermedad. "Contraer la enfermedad con una cierta virulencia no es ninguna tontería. Todo esto es muy serio", ha advertido para que la gente se tome en serio las medidas de precaución.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento