El Ejército se despliega en la frontera de Ceuta y devuelve a Marruecos a los inmigrantes que siguen entrando a nado

Sánchez cancela su agenda, fija como prioridad devolver la normalidad a Ceuta y comparecerá tras el Consejo de Ministros
Decenas de migrantes entran a nado por la frontera del Tarajal.
Antonio Sempere

El despliegue del Ejército en la frontera de Ceuta no ha logrado disuadir a los inmigrantes que este martes siguen cruzando a España a nado. El goteo de personas que saltan al mar es incesante. Se lanzan a pesar de que la inmensa mayoría son devueltos inmediatamente a Marruecos y solamente los que llegan en malas condiciones de salud logran permanecer en la playa del Tarajal para ser asistidos por la Cruz Roja.

La situación actual en la frontera ceutí está siendo de máxima tensión durante toda la mañana. Centenares de personas, principalmente jóvenes y varones, pero también mujeres y niños, permanecen apostados en el lado marroquí esperando su incursión a nado, ante la pasividad de la gendarmería marroquí.

El Gobierno de España calcula que en las últimas 24 horas han entrado por Ceuta más de 6.000 personas, al menos 1.500 menores de edad, en una crisis migratoria de una magnitud sin precedentes en la historia reciente española. 

El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, ha asegurado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que 2.700 de los 6.000 migrantes han sido devueltos a su país, mientras el resto son custodiados en estadios de fútbol y naves industriales. Sin embargo, todavía hay centenares deambulando por las calles de Ceuta, lo que ha causado intranquilidad y miedo entre la población.

El presidente ceutí, Juan Jesús Vivas, ha considerado "insuficiente" el refuerzo de 200 agentes de Policía y Guardia Civil recién llegados a la ciudad autónoma.

"Al otro lado de la frontera hay miles y miles de personas esperando para entrar y esto no va a parar. Necesitamos de manera urgente el refuerzo de la frontera y recuperar la relación diplomática con Marruecos", ha añadido.

"La pasividad de la Policía marroquí ha sido clamorosa" según Vivas, quien ha ahondado en la idea de que la frontera está en manos de Marruecos. "Cuando Marruecos no tiene una actitud comprometida de frenar la entrada de personas, estas personas pasan en un número incontrolable".

El Gobierno de Sánchez ha intentado desligar la crisis migratoria del enfado del reino alauí por la atención médica al líder del frente polisario, Brahim Gali, ingresado con Covid en La Rioja, pero muchas voces consideran que esta entrada masiva es una represalia del Gobierno marroquí por dicha asistencia.

Pedro Sánchez ha publicado a primera hora un tuit en el que calificaba la situación de "desafío" al país y prometía reconducir la situación. Y ha anunciado que el ministro del Interior se trasladará en las próximas horas a la zona para comandar el control de la frontera. Asimismo, ha informado al rey Felipe VI de los acontecimientos y ha iniciado conversaciones de "alta diplomacia" con Marruecos y con la Unión Europea, según la ministra portavoz del Gobierno.

Desde la ONG Caminando Fronteras, que asiste a migrantes en el Estrecho, han explicado que la entrada masiva del lunes se produjo solo horas después de que se extendiera el rumor entre los barrios más desfavorecidos de que se iba a reducir la vigilancia en la frontera en el lado marroquí durante 48 horas.

El Reino de Marruecos no ha realizado todavía una comunicación oficial sobre el paso masivo de sus nacionales a nado a España,

El líder del PP, Pablo Casado, ha exigido "garantizar la integridad" de la frontera, mientras Santiago Abascal, de Vox, habla de "invasión de menas". 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento