La Policía española devuelve a decenas de migrantes en la valla de Ceuta y usa gases para disuadir a cientos de entrar

Un grupo de inmmigrantes son devueltos a Marruecos por las autoridades españolas, en la frontera entre Ceuta y Fnideq (Castilejos).
Un grupo de inmmigrantes son devueltos a Marruecos por las autoridades españolas, en la frontera entre Ceuta y Fnideq (Castilejos).
Mohamed Siali / EFE

La Policía española está devolviendo de inmediato a decenas de inmigrantes sin la menor formalidad a través de las vallas fronterizas con Ceuta, según ha comprobado la Agencia EFE.

Jóvenes y niños en su mayoría, estas personas son acompañadas sin ofrecer la menor resistencia por los Policías y el Ejército desplegado en el Tarajal, que los depositan en la tierra de nadie para que regresen a Marruecos.

No se observa que se practique ningún tipo de formalidad (comprobación de identidad o toma de huellas) antes de su reconducción a la frontera.

Allí, en la tierra de nadie, cientos de jóvenes se agolpan esperando su ocasión para pasar, pero ante cualquier acercamiento, la policía los dispersa usando gases lacrimógenos. De vez en cuando otro grupo de decenas de migrantes intenta cruzar a nado el espigón, e inmediatamente son regresados a Marruecos. Todo bajo la mirada y la inacción de la gendarmería marroquí.

El ministro del Interior español, Fernando Grande-Marlaska, aseguró este martes que España ha devuelto a 1.500 de los 6.000 inmigrantes llegados ayer ilegalmente a Ceuta. El gobierno marroquí, por su parte, guarda silencio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento