Sánchez
Pedro Sánchez, en una comparecencia en Moncloa. EFE

Cinco meses. Ese es el tiempo que lleva Pedro Sánchez al frente del Gobierno español. En ese tiempo, se ha enfocado en resolver los asuntos que él considera pendientes para España.

Después de la moción de censura, Sánchez se embarcó en la aventura de intentar gobernar con solo 84 diputados, algo que le obliga a buscar consenso en todos los asuntos de relevancia.

Pero hay temas en los que prefiere actuar con rapidez y por eso recurre a la figura del decreto ley, algo que además criticó del anterior Ejecutivo de Mariano Rajoy. En concreto, ha aprobado un total de trece y solo ha enviado al Congreso un proyecto de ley –relativo a la enseñanza–. Así, Sánchez tiene muchos deberes que resolver antes de que acabe la legislatura.

Pendiente

Exhumación de Franco. Es una de las propuestas que más importancia ha generado durante el tiempo que Sánchez lleva en el poder. Desde su llegada, el presidente ha mantenido la firme intención de exhumar los restos del dictador, y se ha propuesto hacerlo a través de un decreto ley por el que ha recibido numerosas críticas. Ahora el proceso se encuentra una nueva fase: el Ministerio de Justicia tiene que remitir un informe al Ayuntamiento de San Lorenzo del Escorial para informar sobre el procedimiento. Asimismo, sigue pendiente de dónde acabará Franco una vez sea sacado del Valle de los Caídos. El Ejecutivo no quiere que vaya a la Almudena y prepara una reforma de la Ley de Memoria Histórica para que no sea enterrado en ningún lugar de acceso público.

Presupuestos. La aprobación de las cuentas generales es no solo otro de los frentes abiertos, sino quizás el más decisivo para la continuidad de Sánchez en el Gobierno. En la actualidad, y una vez cerrado el acuerdo con Podemos, las negociaciones pasan por el PNV, que todavía recela de las propuestas socialistas. Los nacionalistas vascos se mantienen en posición "de escucha" y esperan que el Ejecutivo cumpla con los compromisos ya adquiridos con Rajoy para a partir de ahí sentarse a negociar. Una vez dado ese paso, Pedro Sánchez necesitará avanzar con los partidos independentistas, que mantienen en rechazo. Desde Moncloa no vinculan la salida adelante de los Presupuestos con las medidas judiciales sobre el procés pero tanto PDeCAT como ERC consideran insuficientes las voluntades del PSOE respecto a los líderes soberanistas encarcelados. No obstante, esta semana el Gobierno ha abierto la puerta a prorrogar las cuentas del PP pese a que confía en aprobar su proyecto. Eso sí, en caso de no hacerlo, no convocarán necesariamente elecciones adelantadas.

Eutanasia. Otra de las metas del Gobierno es el de despenalizar la eutanasia. Y esta sí parece más cerca, puesto que la proposición de ley presentada por los socialistas solo cuenta con el rechazo del PP, por lo que está muy cercana de salir adelante.

Lomce. La derogación de la llamada ley Wert es un objetivo que está cercano a concretar. El pasado jueves, Educación presentó un conjunto de medidas que tendrá que consensuar con la comunidad educativa. Entre ellas están la menor importancia de la religión, que no computaría para el acceso a la universidad; la eliminación de las revalidas; que la repetir curso sea algo excepcional y la posibilidad de aprobar Bachillerato con una asignatura suspensa.

Vivienda. Otra de las áreas en las que pretende profundizar Sánchez es en la vivienda. Entre otras cosas, en su propuesta la subida de la renta estará sujeta de nuevo a la evolución del IPC, pero además incluye incentivos fiscales a propietarios e incentivos también a inquilinos. Por otra parte, prevé reformar la ley del suelo.

Cumplido

RTVE. Una de las primeras decisiones que tomó el nuevo Gobierno socialista fue la renovación del Consejo de Administración de RTVE. El proceso no estuvo exento de polémica, con candidatos rechazados y las críticas muy duras por parte de la oposición.

Sanidad universal. En el mes de julio, el Ejecutivo aprobó un real decreto ley sobre el acceso universal al Sistema Nacional de Salud: el Ejecutivo consideró urgente recuperar el carácter universal de la sanidad pública.

Violencia de género. El Gobierno también recurrió al decreto ley para adoptar medidas urgentes para el desarrollo del Pacto de Estado contra la violencia de género: "aplicar las medidas del Pacto contra la violencia de género". Es el decreto que permite recibir ayudas sin denuncia previa en comisaría o en el juzgado, con informes médicos o sociales. También cambia las leyes para que los niños víctimas de violencia de género puedan recibir asistencia psicológica sin tener que pedir autorización al progenitor denunciado.

Hipotecas. Es su última gran medida. Se trata de un decreto ley a través del cual modifica la ley de actos jurídicos documentados y obliga a los bancos, y no al cliente, a pagar el impuesto sobre las hipotecas. Dio este paso después de una sentencia del Supremo que otorgó la responsabilidad del pago sobre los ciudadanos.

Incumplido

Reforma laboral. "Derogaremos con carácter inmediato toda la reforma laboral del PP", recogía el programa electoral del PSOE. Fue uno de sus caballos de batalla en la oposición, pero ahora en el Gobierno ha cambiado de idea. La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, ya negó que se fuera a tumbar dicha reforma, aunque cambiarán "aspectos concretos".