El agujero parece difícil de parchear.
Margot Bardane, en la zona infantil del Centro de Atención, Recuperación y Reinserción de Mujeres Maltratadas.

Página 1 de 10