Prepara en familia las mejores cremas de verduras para este otoño

Crema de brócoli.
Crema de brócoli.
©GTRESONLINE

Ya sea para cenar o para comer, un buen puré caliente se agradece siempre, especialmente cuando las temperaturas van bajando y nos acercamos cada vez más al invierno. Se trata de un plato muy nutritivo y saludable, además de una interesante opción para que aquellos niños que más se resistan se reconcilien, por fin, con las verduras y las hortalizas, preferentemente de temporada.

Por otra parte, se trata de recetas sencillas y fáciles de hacer, que pueden reunir a mayores y pequeños en la cocina para pasar un rato entretenido en familia mientras se descubren los alimentos de la dieta mediterránea, así como el encanto del arte culinario. Porque eso sí, habrá que dejar espacio a la imaginación para convertir una clásica crema de verduras en un plato divertido y sabroso. A continuación, ofrecemos unas sugerencias:

  • Crema de calabacín con toque de queso: con dos calabacines, tres puerros y una patata tendremos un equilibrado puré. Primero se lavan y cortan las verduras para rehogarlas, a continuación, en una cazuela con un chorrito de aceite. Se cubre con agua, se sazona y se cocinan los ingredientes durante 20 minutos. Después, se trituran con una batidora eléctrica hasta conseguir una crema homogénea. Por otro lado, se corta una loncha de queso en cuatro trozos que se agregan a la sartén para cocinarlos brevemente por los dos lados. Se sirve la crema y se coloca un trozo de queso en cada plato, que se puede adornar también con unas hojas de perejil.
  • Crema de zanahoria con un toque de yogur: se calienta una cebolla picada en la sarten, con sal y pimienta, unos cinco minutos. A continuación, se añaden el medio kilo de zanahorias raspadas y cortadas en rodajas, y un trozo de jengibre fresco pelado y picado. Se sofríe un par de minutos, se cubre con agua y se cuece hasta que las verduras estén tiernas, de quince a veinte minutos, listas para triturar. Se reparte la crema caliente en cuencos, se remueve bien el yogur griego natural y se añade una cucharada a cada uno. Para terminar, se puede espolvorear la ración con una pizca de pimienta.
  • Crema de calabaza con almendras: se sofríe la cebolla y el ajo recién picados, en una olla con el aceite, durante tres o cuatro minutos, hasta que la cebolla quede translúcida. Se agregan los 400 gramos de calabaza y un puñado de almendras molidas, que se rehogan un par de minutos. Acontinuación, se vierten dos tazas de caldo de verduras y una de leche de coco, y se cuece todo hasta que la calabaza esté tierna. Solo quedará triturar la preparación hasta obtener una crema suave, que se puede decorar con unas pipas de calabaza y alguna que otra especia como la nuez moscada, la canela o un poco de pimienta negra.
  • Crema de brócoli y anacardos: se coloca casi una taza de anacardos crudos en un bol, se cubren con agua caliente y se dejan en remojo durante 30 minutos. Por otro lado, se rehoga la cebolla en una olla grande con el aceite y un poco de sal para agregar, unos minutos después, dos pencas de apio y tres zanahorias. A continuación, se añaden los tres dientes de ajo y el brócoli de medio kilo en ramitas de tamaño similar, y se saltea durante otros cinco minutos. Se vierten cinco tazas de agua, se lleva todo a ebullición y se salpimienta. Cuando se reduce el fuego, se tapa y cuece durante quince minutos. Los anarcados, ya escurridos, podrán ponerse en el vaso de la batidora con una taza de agua para que quede una mezcla suave y cremosa. Al final, se tritura la sopa de verduras de la olla y se añade la crema de anacardo, removiendo todo bien para que se integren los sabores.
  • Crema de coliflor con parmesano y jamón: se pone un chorro de aceite en una cazuela y se añaden cuatro dientes de ajo pelados enteros. Se deshace la coliflor, de casi un kilo, en trozos que se añaden a la cazuela para rehogarse. A continuación, se añaden los trozos de patata cortadas junto con una cebolla troceada. Se sazona con sal, granos de pimienta y comino. Se añade agua o caldo sin cubrir del todo el contenido, y se pone a cocer unos 30 minutos. Cuando falten diez minutos para parar la cocción, se añaden 100 gramos de nata. Se tritura la crema y se ralla por encima queso parmesano. Para servir se puede espolvorear con perejil picado, más parmesano y unas lascas de jamón ibérico.

Si quieres seguir recibiendo información sobre ideas y planes para disfrutar con niños, suscríbete gratuitamente a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento