Alimentos sanos y nutritivos para el recreo de nuestros hijos

Unos niños juegan al balón en el recreo del colegio.
Alumnos de un colegio durante el recreo.
ARCHIVO

La vuelta al cole es una buena oportunidad para erradicar los malos hábitos en la alimentación de los niños. Son los que crea la industria, su publicidad y nuestra (muchas veces) desidia.

Hay que aprovechar la vuelta a las aulas para introducir una alimentación lo más nutritiva, saludable, rica y divertida posible. No es fácil, es cierto. Pero para conseguirlo al menos tendremos que tener claro, como padres, lo que sí hay que hacer; lo que sí les conviene comer a nuestros hijos. Y lo que no.

Bebida

Agua. Si de verdad queremos que nuestros peques se alimente bien, la mejor bebida es el agua. Sin discusión. Los zumos son buenos en principio, pero una cosa es el zumo de naranja que les podemos hacer en casa para el desayuno y otra esos zumos envasados que contienen una gran cantidad de azúcares añadidos. Por esa misma razón queda claro que debemos descartar los refrescos y los batidos o bricks de leche con cacao.

Fruta

Cesta de frutas, verduras, cítricos y hortalizas de la Región de Murcia
.
EP

Son lo mejor. Darles fruta para el recreo es la opción más sana. Pero es que además es cómoda. No tenemos nada que preparar, ocupan poco espacio en su mochila y, además, hay mil opciones. Al que no le guste el plátano (cosa rara), le damos una pera o una mandarina o una manzana o... el listado (en función de la temporada) es larguísima. Alguna fruta les gustará. Seguro.

Además, para la fruta de pelar y cortar siempre se la podemos preparar en un pequeño tupper. Recuerda que una pieza de fruta no puede ser sustituida por un zumo envasado, que, ya hemos visto, es una bomba de azúcares añadidos.

Frutos secos

Imagen de un surtido de frutos secos.
.
GTRES

Aunque no conviene abusar de los frutos secos por su aporte calórico, son un alimento sano y completo. Sean avellanas, almendras, nueces... conviene que coman frutos secos sin sal, acaso tostados. Son, además, prácticos. Son fáciles de pelar y comer, pesan poco y ocupan poco sitio en la mochila.

Sólo dos precauciones. Cuidado con las alergias (que no compartan con otros niños para evitar riesgos) y con el riesgo de atragantamiento si nuestros hijos son muy pequeños (para los menores de 6 años mejor evítalos).

Bocadillos

Para prepararles un bocadillo conviene usar pan de barra, que, en principio, es menos industrial, más sano que el pan de molde (ya, éste es más práctico). De barra o de molde, mejor si es pan integral: hay que darles fibra. Ya es motivo de más discusión qué debe llevar dentro el bocata (mejor si es pequeño).

Imagen de un niño comiendo un bocadillo.
.
GTRES

Queda claro que hay que olvidarse de darles patés o cremas de cacao. No, no son lo más sano. A partir de ahí, mil opciones. El embutido y los quesos les gustan, pero hay que procurar no abusar. Mejor el jamón serrano que el de York (salvo que compremos uno "de verdad" y bajo en sal). El atún es también una buena opción.

En todo caso, siempre que puedas (y ellos quieran) tira de los vegetales, partiendo del socorrido binomio de tomate y la lechuga. Inténtalo con otros vegetales, algunos, por ejemplo, en crema.

Los alimentos prohibidos

La bollería industrial, un habitual en muchas dieta que debería reducirse todo lo posible.
.
GTRES

A estas alturas ya sabemos lo que nuestros peques nunca deben llevar en su mochila para el recreo. Nada de patatas ni snacks salados; nada de bollería industrial; nada de galletas; nada de chocolates; nada de barritas de cereales... nada, dirían ellos, de lo que más les gusta. Son alimentos cargados de azúcar, de sal... engordados con grasas industriales nada convenientes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento