Los positivos por Covid que no presenten síntomas solo deberán estar aislados siete días en lugar de 10

Los más de 78.000 positivos en un día en Reino Unido ponen en alerta a Francia que anuncia controles aún más drásticos de su frontera con ese país para ralentizar la expansión de la variante Ómicron. Como explica el portavoz del Gobierno, quedan prohibidos los viajes que no sean esenciales, por ejemplo, los turísticos. Quienes quieran entrar en Francia desde Reino Unido tendrán que justificar sus viajes desde el sábado, presentar una prueba negativa y guardar una semana de cuarentena, si bien este aislamiento podría romperse al segundo día en caso de un segundo test negativo. Los únicos que quedan exentos son los camioneros. 

Y donde ya se restringe la entrada a los viajeros de toda la Unión Europea es en Italia. Se exige una prueba negativa obligatoria para todos y una cuarentena de cinco días para los no vacunados. Una medida que vemos ya en los aeropuertos y que serán válidas hasta el 31 de enero, de momento.
El aislamiento que deberán observar los contagiados por Covid será solo de una semana.
Los positivos por Covid deberán permanecer aislados siete días en lugar de 10.

Las personas que den positivo por Covid y que no presenten síntomas solo deberán permanecer aislados en sus casas durante siete días en lugar de 10 como hasta ahora. Gobierno y comunidades autónomas han acordado este miércoles por unanimidad recortar la duración del periodo de aislamiento que será efectivo para los contagiados asintomáticos que sean diagnosticados a partir de este jueves, de modo que los que en estos momentos estén en aislamiento deberán observar el plazo vigente hasta ahora de 10 días. Tampoco podrán salir de sus casas a la semana las personas que tengan síntomas, que deberán esperar a reponerse totalmente.

De esta manera, España se alinea con países como Estados Unidos, Reino Unido, Grecia o Italia que estudian o han recortado los periodos de aislamiento -para contagiados- y de cuarentena, porque también se recorta de 10 a siete días la reclusión para las personas que no están vacunadas y son contacto estrecho de un contagiado. Quienes estén vacunados no tienen que observar ninguna, como ya se acordó la semana pasada.

La Comisión de Salud Publica lo ha acordado por unanimidad pero en contradicción con lo que apenas unas horas antes habían recomendado los expertos de las comunidades autónomas, que pedían más tiempo, una semana más, para disponer de más datos para tomar esta medida.

También este miércoles, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no había querido posicionarse sobre si era necesario recortar o no las cuarentenas porque había que "esperar" a lo que dijeran los técnicos. Así lo ha dicho en la tradicional rueda de prensa de final de año desde Moncloa, en la que no obstante ya ha anticipado que, una vez más, la decisión política, podría no ir en línea con lo que recomendaran los expertos. Ha sido cuando ha admitido que la gestión de la pandemia no puede responder solo a criterios de Salud Pública, también a los de índole económica, algo que en el caso de las cuarentenas tiene mucho que ver con la duración de las bajas laborales y del tiempo que un trabajador está sin acudir a su puesto.

¿Debe la Unión Europea desarrollar estrategias de sensibilización sobre la salud mental?

"Hay que guardar un equilibrio entre tres aspectos importantes: la salud púbica, la salud mental y el crecimiento económico", ha dicho el presidente.

Al final de la jornada, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha reconocido que, efectivamente, los expertos de la Ponencia de Alertas había desaconsejado recortar de por ahora la duración de la cuarentena, ni siquiera para los asintomáticos, hasta disponer de más datos y de que la semana que viene se pronuncie al respecto el Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC), de la UE. 

Sin embargo, la decisión se ha tomado igualmente porque, según ha dicho Darias, la Comisión de Salud Pública contaba con sus propias "evidencias", en alusión a los informes de los expertos de Estados Unidos, del Reino Unido o lo que están haciendo otros países de la UE.  "Por unanimidad ha adoptado la conveniencia de reducir ese tiempo de aislamiento de 10 a siete días como consecuencia de que el periodo de incubación de esta variante es más corto y se ha adoptado una decisión de respuesta estratégica", ha dicho tras el Consejo Interterritorial de Sanidad.

El resultado ha sido la propuesta que ya planteó la semana pasada la Comunidad de Madrid, para rebajar el aislamiento de 10 a siete días, un periodo más largo de cinco días en otros países o de los entre tres y cuatro días que llegó a plantear el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page.

Menos público en el fútbol y el baloncesto

Por otra parte, el Consejo Interterritorial ha vuelto a revisar los aforos máximos de estadios de fútbol y canchas de baloncesto, que por primera vez desde que reabrieron al público a mitad de agosto verán reducida la cantidad de público que puede entrar en ellos. 

Así, para los partidos a aire libre -principalmente de fútbol- el aforo se reduce del 100% al 75% y para los espacios interiores -canchas de baloncesto en particular-, se pasa del 80% al 50%. El acuerdo tendrá vigencia durante todo el mes de enero, de modo que ya afectará a los partidos de La Liga y la Liga ACB que se celebren este fin de semana.

Normalización de ómicron

La reducción de los días en lo que una persona diagnosticada con Covid debe permanecer aislado es el último paso que se ha dado en España en el intento de 'normalizar' la empinada sexta ola causada por la variante ómicron o, al menos, asemejarla a lo que podría ser la gripe estacional. A pesar de los datos, que muestran una tasa de contagios que crece a un 10% diario y que ha terminado por dejarse notar también en los hospitales, según ha reconocido Darias. "Es verdad que las altas incidencias que registramos hacen que la ocupación vaya aumentando poco a poco", ha dicho la ministra, todavía sin datos actualizados de este miércoles. La ministra ha pedido prudencia antes de determinar que, como parece, la variante ómicron abre la puerta a "un cambio de paradigma en la pandemia".

A pesar de ello, el Gobierno no da señales de ir a cambiar su estrategia. Sánchez ha reiterado el mensaje que desde días repiten el Gobierno y muchos gobiernos autonómicos relativo a que el exponencial incremento de casos -que hace de la sexta ola la más elevada de todas- no se refleja de manera proporcional en los hospitales y las UCIs, donde los ingresos no están creciendo de manera proporcional, como fue la lógica en las ondas previas.

En este escenario, Sánchez ha insistido en la vacunación y el uso de la mascarilla como las vías para hacer frente al subidón de contagios con el que terminará el año. Para el año próximo, ha garantizado que "seguro, seguro que 2022 va a ser mejor que 2021, como 2021 ha sido mejor que 2020". 

"Es evidente que España y el mundo no está como hace un año. Estamos mejor, más preparados y más protegidos porque tenemos a un 90% de la población de más 12 años con pauta completa y al 80% de los mayores con dosis de refuerzo", ha aseverado Sánchez

Por otra parte, ha garantizado el "apoyo" del Gobierno las medidas que tomen las comunidades "dentro de sus competencias". No las ha nombrado, pero hacía alusión a la reducción de aforos y adelanto de horas de cierre que algunas están decretando en la hostelería o al toque de queda nocturno que se aplicará en Cataluña o Galicia.

De este modo, el país parece ya irremediablemente dividido entre las autonomías que están recuperando restricciones de horarios, aforos e incluso prohibición de andar por la calle a ciertas horas y las que no aplican ninguna, más allá de cancelar fiestas de Nochevieja.

Vuelta al cole tras la Navidad

Es el caso de la Comunidad de Madrid, cuya presidenta, Isabel Díaz Ayuso, ha apuntado este miércoles la posibilidad de que el curso escolar se retome de forma "semipresencial" después de Navidad.

Es la siguiente decisión que Gobierno y comunidades tienen sobre la mesa y para lo que el 4 de enero habrá una reunión de los Ministerios de Sanidad, Educación y Universidades con los respectivos consejeros autonómicos, para determinar cómo deben reanudarse las clases el 10 de enero, después de una Navidad que estuvo precedida de un aumento del cierre de aulas por positivos y que después está plagada de contagios de Covid.

"Queremos ver cómo evoluciona la pandemia durante estas semanas hasta que se experimente la caída en picado de los contagios", ha dicho Díaz Ayuso en otra rueda de prensa de balance de año, esta vez en la Puerta del Sol, donde no ha descartado que la vuelta a clase tras la Navidad sea "semipresencial".

La posición del Gobierno central es muy distinta, como la de comunidades como Castilla-La Mancha, que solo contemplan la presencialidad. "Quiero ser muy clara, el modelo educativo en las aulas es un éxito, las aulas son un espacio seguro, los niños han disfrutado de una educación presencial y es el objetivo es garantizar la presencialidad de las aulas a la vuelta de las vacaciones", ha manifestado Darias.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento