El toque de queda vacía las calles de toda España

Toque de queda en Madrid
Toque de queda en Madrid
EFE
El toque de queda vacía las calles de España.

A las 10 de la noche, las calles de Barcelona se quedan desiertas. Poco más tarde lo hacen en Sevilla y, en Madrid, la Plaza Mayor y la Puerta del Sol se vacían con las campanadas de la medianoche. El toque de queda ha hecho que las calles de toda España se vacíen en un rango de dos horas, entre las 22.00 y las 00.00 horas tras el estado de alarma aprobado este domingo que lleva consigo un toque de queda hasta el amanecer.

Todavía hay quien apura hasta más allá de la hora fijada para alargar la noche cubata en mano, pero apenas sobrepasan la hora tope, pues la Policía vigila el cumplimiento de las nuevas medidas adoptadas contra el coronavirus con multas que varían según la autonomía pero que oscilan entre los 100 euros en las infracciones más leves y los 600.000 en los casos más graves.

Una de las imágenes que comparten todas las comunidades es la de sus hosteleros apurando hasta el último instante el consumo de sus clientes, sobre todo en aquellas comunidades como la andaluza donde bares y restaurantes cierran a las 22.00 horas, aunque el toque de queda comienza a las 23.00 horas.

En regiones como Madrid, los restaurantes pueden aprovechar las dos horas adicionales -cierran a las 00.00, justo cuando empieza el toque de queda- para dar el servicio de cenas que en otros lugares no pueden. Castilla y León y Cataluña son las más restrictivas en cuanto a horarios se refiere y tienen prohibida la movilidad desde las 22:00 a las 6:00 horas mientras que Madrid, la Comunidad Valenciana, Extremadura y Cantabria han optado por un toque de queda más reducido, desde las 00:00 horas hasta las seis de la madrugada.

Es el panorama al que tendrán que acostumbrarse tanto los hosteleros como el resto de ciudadanos, que durante un tiempo que aún no está definido tendrán que olvidar las salidas nocturnas y los fines de semana con noches interminables. 

Las comunidades estudian nuevas restricciones

El toque de queda aprobado este domingo por el Gobierno ha llegado para quedarse durante bastante tiempo con el objetivo de impedir la propagación del coronavirus, una medida que se suma a otras muchas adoptadas por las Comunidades Autónomas, que siguen estudiando nuevas restricciones y que han provocado que los españoles hayan improvisado nuevas formas de socializarse, con una mayor distancia, sin apenas contacto y con mascarillas tapando las sonrisas de los más cercanos.

Ahora, y para seguir con los esfuerzos y ante un puente de Todos los Santos con unos preocupantes niveles de contagio en todo el país, las comunidades estudian cerrar sus fronteras siguiendo la estela de Aragón o Asturias, que ya lo han anunciado, o Navarra y La Rioja, que ya tomaron esta medida la pasada semana ante el aumento de casos.

Madrid es una de las que plantea blindarse de cara al puente mientras que Cataluña, por su parte, estudia confinarse los fines de semana para evitar el movimiento de gente que se produce sobre todo esos días. A medida que avance la semana se irán conociendo los nuevos pasos de cada región.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento