Sánchez e Iglesias
Sánchez e Iglesias sellan su acuerdo sobre los Presupuestos de 2019. EFE

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, se presentará hoy en su reunión con el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, con un mensaje claro: es necesario que se forme un Gobierno en coalición con su partido porque solo así podrá asegurarse de que Sánchez cumple con sus compromisos.

La prueba con la que Podemos hace tal aseveración está en el acuerdo que ambos firmaron en octubre de 2018. En teoría, fue un preacuerdo de los Presupuestos para 2019 –que no llegaron a aprobarse en el Congreso– pero, en realidad, excedía a las medidas que suelen figurar en las cuentas. Se trataba de un acuerdo programático como el que el PSOE estaría ahora dispuesto a ofrecer de cara a trabajar juntos en la legislatura que ahora empieza, pero con Podemos fuera del Gobierno.

Ocho meses después de firmarlo, muchas de las medidas del acuerdo se han cumplido sobre todo por medio de decretos leyes. Sin embargo, la mayor parte sigue sin ser realidad, en buena medida porque el Congreso rechazó los Presupuestos. Fuera de ellos, hay omisiones clamorosas en cuestiones que interesan especialmente a Podemos y a su electorado, como vivienda, política social, legislación laboral o Ley Mordaza.

Promesas incumplidas

  • Límites a los alquileres. Hicieron falta dos decretos para que el Gobierno aprobara una nueva regulación de la vivienda ampliando la duración de los contratos o limitando las fianzas. Pero sin la medida clave para Podemos, permitir que los ayuntamientos puedan limitar los precios en zonas donde se registren subidas "abusivas".
  • Pensiones. El Gobierno vinculó al IPC las de 2019, con una paga compensatoria, pero no llegó a la exigencia de Podemos, que las pensiones siempre tengan como referencia la inflación real. Tampoco se "avanzó" para que la pensión mínima sea el 60% del salario medio y la no contributiva, el 60% de la renta mediana.
  • Reforma laboral. El acuerdo apostaba por derogar la reforma del PP en 2012. El Gobierno primero dijo que lo haría en parte y, según sus últimas manifestaciones al respecto, también ha renunciado a ello.
  • Renta mínima. En el pacto figuraba "desarrollar un ingreso mínimo vital" que no se creó, hasta el punto de que Iglesias exige ahora para el acuerdo programático previo al acuerdo de coalición una renta que empiece por 600 euros al mes.
  • Ley Mordaza. Sánchez e Iglesias se comprometieron a derogarla y lo máximo a lo que se llegó en la pasada legislatura es a tratar la cuestión en comisión parlamentaria, y solo de algunas partes. Con el fin de la legislatura, también decayó otra iniciativa legislativa que figuraba en el acuerdo: la de igualar las condiciones de los trabajadores laborales del personal subcontratado a otras empresas.
  • Voto rogado. Otra promesa inclumplida, como una reforma más amplia de la Ley Electoral. En el Gobierno arguyen que no dio tiempo.
    juegos de azar y universidad. También se quedaron en el tintero medidas para limitar los juegos de azar y la rebaja de las tasas universitarias, que el PSOE recuperó en su programa electoral con la gratuidad de las primeras matrículas.
  • Impuesto financiero y a servicios digitales. Sánchez inició un tímido acercamiento, en una negociación en la UE.

Presupuestos

  • Impuestos. La mayoría de las medidas fiscales del acuerdo se plasmaron en los malogrados Presupuestos para 2019: subida del Impuesto de Sociedades, del IRPF a partir de 130.000 euro o un 1% del de Patrimonio para fortunas de más de 10 millones. También bajada del IVA en artículos de higiene femenina y de Sociedades para las PYMES.
  • Copago y dependencia. Tal y como figuraba en el acuerdo, en las cuentas de 2019 el Gobierno preveía empezar a eliminar el copago farmacéutico y un incremento del 60% del gasto en dependencia. De haberse aprobado, también habrían visto la luz otras medidas, como el incremento de becas para los estudiantes, 50 millones para material escolar gratuito o un incremento del 6,7% en Ciencia e I+D+i que habría superado el 5,6% que figuraba en el pacto.
  • Despoblación y ayuntamientos. El rechazo a los Presupuestos también hizo fracasar otras rúbricas del acuerdo entre Sánchez e Iglesias. Allí figuraba mejorar las tasas de reposición de funcionarios en los ayuntamientos o destinar 10 millones para crear oficianes de información y acción contra la desploblación.

Medidas aplicadas

  • Salario mínimo, paternidad y subsidios. Mediante decretos-ley, el Gobierno subió el salario mínimo a 900 euros e incrementó progresivamente los permisos de paternidad a 8 semanas en 2019, 12 en 2020 y equiparación a las 16 semanas de maternidad en 2021. Otros decretos dieron luz verde a otras medidas pactadas entre Sánchez e Iglesias: el subsidio de desempleo para mayores de 52 años, las ayudas familiares para personas en situación de pobreza con menores a cargo, la obligación de las empresas de controlar el horario de trabajo de sus empleados, la publicación de las tablas salariales para luchar contra la brecha salarial o la recuperación de la cotización a la Seguridad Social de las cuidadoras.
  • Violencia de género y guarderías. Sánchez sí incrementó la dotación en 220 millones del Pacto de Estado contra la Violencia de Género y aprobó 45 millones para que los ayuntamientos impulsen la escuela infantil de 0 a 3 años.
  • Sanidad y educación. También se cumplió la universalización de la sanidad, también para padres de inmigrantes nacionalizados y para españoles residentes en el extranjero, así como la reducción de la jornada de los profesores y del número de alumnos por aula.
  • Energía. La Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética mantiene el bono social para la luz y lo amplía al gas. Su plan de apoyo a la automoción destinar parte del impuesto al diesel a ayudar al coche eléctrico.