La baja de paternidad pasará este año de cinco a ocho semanas de duración según el real decreto ley publicado este jueves en el BOE, entrará en vigor el 1 de abril y establece una gradación para que las bajas de paternidad y maternidad sean iguales en 2021. Así, en 2020 la baja de paternidad se situará en 12 semanas y en 2121, en 16 semanas. La medida se publicará en el BOE el martes que viene y entrará en vigor un día después, el miércoles. Sólo quedará anulada si el Congreso no la convalida en un plazo de 30 días.

Según el decreto, los dos progenitores tendrán que tomar obligatoriamente una baja de 15 días tras el nacimiento del bebé. A partir de ahí, podrán decidir cómo quieren tomar el resto de su baja, que no podrá ser de manera simultánea, es decir, la disfrutarán padre y madre por separado.

Cuando el año que viene el permiso de paternidad pase a ser de 12 semanas, el periodo que compartirá de baja con la madre tras el nacimiento se ampliará a cuatro semanas. Cuando sea de 16 semanas en 2021, coincidirán durante seis semanas. El resto de la baja no será simultánea y en ningún caso será transferible para que uno de los progenitores pueda disfrutar del tiempo del otro.

Una semana antes de que el 8 de marzo vuelva a celebrarse el Día Internacional de la Mujer y de la segunda huelga feminista que está convocada en España, el Gobierno ha dado luz verde a un decreto de igualdad laboral en el que ha cobrado especial protagonismo la ampliación del permiso de paternidad.

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Igualdad, Carmen Calvo, ha detallado un real decreto ley que, además de la ampliación de los permisos de paternidad para su equipación a los de maternidad en 2021, incluye otras tres medidas.

Salarios y cotizaciones

Una de ellas es la obligación de las empresas de al menos 50 trabajadores a publicar las tablas salariales. El objetivo es que las mujeres sean conscientes de si padecen discriminación salarial, la llamada brecha salarial que, ha dicho Calvo, afecta a alrededor del 16% de las mujeres.

"Hay muchas mujeres que no conocen la desigualdad salarial en la que están porque no conocen las retribuciones del resto de trabajadores y trabajadoras", ha dicho la vicepresidenta, que ha insistido en el principio de "igual trabajo, igual salario", "igual cualificación, igual retribución".

Con estas tablas salariales, el Gobierno tendrá "la proyección de discriminaciones salariales" y, sin precisar cómo, ha asegurado "vamos a cumplir que a igual trabajo igual salario ".

Por otra parte, el real decreto recupera la cotización a cargo de la Administración General del Estado de las personas, que "mayoritariamente" son mujeres, que dejan sus trabajos para cuidar de personas dependientes o de hijos gravemente enfermos.

Esta circunstancia motiva otra brecha entre ambos géneros, la de las pensiones debido a que son las mujeres las que principalmente dejan sus trabajos para cuidar de otras personas. Según ha dicho Calvo, las diferencias oscilan entre 370 euros entre la jubilación que percibe un hombre y la que percibe una mujer en lo que ha calificado de "brecha inadmisible".

"Es un perfil mayoritariamente de mujer", ha dicho la vicepresidenta, que ha añadido que "hemos de devolverle la mujer la cotización que tiene que ver con su protección, con su respeto y el agradecimiento a la tarea que hace".

En cuarto lugar, el real decreto amplía el colectivo de empresas obligadas a registrar su plan de igualdad, que hasta ahora sólo afectaba a las de más de 350 trabajadores.

Así, se da un plazo de tres años para ello a las de a partir 50 trabajadores; dos años para las de entre 100 y 150 y uno para las que tengan hasta 250.

Ejecutivas en las empresas

Menos la cotización para las cuidadoras, las otras tres medidas del decreto figuran en una proposición legislativa que presentó el PSOE hace un años en el Congreso y que, según Calvo, "ha sido boicoteada" por el PP y Ciudadanos.

Allí también se contemplaba animar a las empresas, a través de incentivos fiscales, para incorporar a mujeres a los consejos de administración de las empresas. El motivo, ha explicado Calvo, es que el Gobierno no quería trasladar toda la ley al decreto. "Hemos ido a lo que considerábamos que era estrictamente necesario y urgente", ha dicho.

Este decreto con medidas de igualdad entre hombres y mujeres en el ámbito laboral se publicará en el BOE este sábado y entrará en vigor el domingo.

Congreso y patronal

Según ha dicho Calvo, antes de su aprobación el Gobierno ha estado en contacto con los actores sociales, sindicatos y patronal, aunque la vicepresidenta ha evitado contestar directamente si medidas como la ampliación de la baja de paternidad cuentan con el respaldo de los empresarios.

"Hemos estado en la mesa de diálogo social con sindicatos y patronal, para que todo el mundo pueda participar de seguir avanzando en la igualdad material de oportunidades entre hombres y mujeres", ha dicho Calvo que, en lugar de referirse a la postura de las organizaciones empresariales ha indicado que lo que toca "ahora es que el decreto sea convalidado por los grupos" del Congreso,

Una vez en vigor, el decreto llegará a la Cámara Baja, donde deberá ser convalidado en un periodo de 30 días para poder seguir teniendo validez.

Dado que el 5 de marzo se disuelve el Parlamento, la votación se producirá en la Diputación Permanente del Congreso, donde Calvo no ha confirmado este viernes que el Gobierno cuente con los votos necesarios. Se ha limitado a indicar que se ha hablado con todos los grupos y también a negar que el Ejecutivo haya ofrecido al PNV más transferencias a cambio de su apoyo a los decretos que presente de aquí a las generales del 28 de abril.