Logo del sitio

La primera receta de paella valenciana documentada: así se hacía en 1857 y estas son las mayores aberraciones

Una paella valenciana.
Una paella valenciana.
siims (iStock).

Hablar de paella exige hablar con propiedad si no quieres hacer enfadar a algún que otro valenciano. Y si solo el pronunciar esas seis letras exige un mínimo de respeto, cuánto más cocinar una. 

Ni todo el arroz es paella ni toda la paella es la valenciana. En los ingredientes y en el modo de preparación encontrarás la diferencia de este plato que ha recorrido el globo terráqueo de cabo a rabo y que sin duda es uno de los emblemas gastronómicos patrio. 

La paella es a la gastronomía lo que la 'Macarena' a la música del país, que no hay rincón del mundo donde no haya llegado. Ya sea dentro o fuera de las fronteras de nuestro país, no se puede hablar de comida española sin hacerlo de paella, y es que este plato a base de arroz con origen valenciano ha conquistado las más exquisitas cocinas del mundo. Eso sí, en ningún sitio se prepara como en su tierra. 

A pesar de ser la comida de los domingos por excelencia, día de la paella -oficial- solo hay uno. Cada 20 de septiembre se celebra el Día Mundial de la Paella, una oportunidad perfecta para salir a comer paella, preparar una en casa o para comerte en en el trabajo ese tupper que sobró del domingo. 

Una receta con siglos de historia

Conocemos el dónde pero no el cuándo. Aunque la primera receta de paella valenciana escrita data de 1857, las primera referencias periodísticas de este plato las encontramos el 2 de abril de 1843 en el periódico satírico La Risa: enciclopedia de extravagancias, según explica el diario Levante. En un texto sobre los guisos provinciales de España aparece por primera vez la paella valenciana, aunque ya hay quienes en la época aseguran que añadirle el apellido "valenciana" es demasiado redundante, ya que la paella es de esta tierra. 

M. Garciarena y Mariano Muñoz fueron los dos cocineros que dejaron escrita por primera vez la receta de la paella valenciana. Fue en 1857, en un recetario con el nombre Sartén a la valenciana (paella). Sin llevarnos las manos a la cabeza, la receta de aquella primera paella llevaba, como es lógico, agua, aceite, sal, pollo, tomate, azafrán, judías verdes o arroz. Hasta ahí todo en orden. Aunque también añadía otros ingredientes que a día de hoy nos cuesta -y mucho- imaginarnos en una paella. 

Lomo de cerdo, salchichas, ajo, pimiento encarnado, perejil, guisantes, anguila o caracoles en una paella. Una auténtica aberración, ¿verdad? Pues son algunos de los ingredientes extra -extraños- que nos encontramos en aquella primera receta de mediados del siglo XIX. 

Las mayores aberraciones cometidas

Vale que la paella valenciana tiene que llevar garrofó, que por mucho que algunos se empeñen no lleva guisantes y que se debe preparar en un recipiente llamado paella, pero de estos pequeños detalles que podemos pasar por alto hasta llegar a algunos auténticos crímenes gastronómicos, hay un trecho. 

Por mucho que el cocinero británico Jamie Oliver se quiera empeñar, no, la paella valenciana no lleva chorizo. Y buen rapapolvo le cayó en redes sociales a uno de los chefs más televisivos de Reino Unido por compartir en sus redes sociales su particular "paella valenciana".

La "paella valenciana" del chef británico Jamie Oliver.
La "paella valenciana" del chef británico Jamie Oliver.
Twitter

Chorizo, guisantes... todos los ingredientes prohibidos en la paella fueron a parar a la cazuela del chef. No sabemos si este invento que vendió como su versión de la paella española estaba bueno o no, lo que si sabemos es que esto no es paella. 

Pero aunque la más sonada fuese la de Jamie Oliver, cada día nos encontramos intentos de paella que son poco menos que un insulto a este plato emblema. Tanto es así que las redes ya se han hecho eco de las aberraciones culinarias que andan sueltas y han creado el CNG (Cuerpo Nacional Gastronómico), donde bajo el hashtag #StopGastroterrorismo los usuarios comparten las recetas más locas jamás vistas. Y por supuesto, las de paella no podían faltar: 

A poco de mandarles una patrulla gastronómica a Disneyland París para detener al autor de esta "paella". 

O algunas con huevo y algas que se consideran una auténtica delcaración de guerra. 

O esta "paella" con queso rallado que como bien denuncian en el tweet tiene pinta de "mejunje". 

O los que no han entendido que la paella tiene que quedar bien seca. 

Paella con mantequilla. Poco más que añadir. 

Paella en pizza o como cargarse la pizza y la paella... Sea como fuera, para celebrar el Día Mundial de la Paella, mejor no improvisar y tomarse una buena ración de la valenciana, que no nos va a traer sorpresas negativas. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento