Christien Eriksen, segundos después de desplomarse.

Página 1 de 6