Irene Montero acusa al PSOE de "no querer un acuerdo" sobre la ley trans y teme que se apoyen en el PP para aprobar sus enmiendas

La ministra de Igualdad, Irene Montero, en una imagen de archivo.
La ministra de Igualdad, Irene Montero, en una imagen de archivo.
EUROPA PRESS/A.MARTÍNEZ.POOL / Europa Press

Tambalea, una vez más, la tramitación de la ley trans. El proyecto del Ministerio de Igualdad vuelve a encallarse en el Congreso de los Diputados al no lograrse un acuerdo entre los socios de Gobierno, PSOE y Unidas Podemos, que siguen mostrando fricciones en aspectos clave de la norma. El escollo se encuentra en las enmiendas registradas por los socialistas a finales de octubre y entre las cuales figura una de las líneas rojas para los morados, la autodeterminación de género. El Grupo Socialista propuso, entre otras cosas, que los menores de 16 años solo puedan hacer un cambio registral con aval judicial (el texto actual lo contempla solo para los menores de 14), lo que en cierta parte supone tocar la autodeterminación, en contra de lo que prometieron inicialmente. 

Ya entonces Unidas Podemos mostró su indignación ante las propuestas de modificación del PSOE y, según cuentan fuentes de la formación morada, remitieron hace tres semanas una propuesta de acuerdo a la que no recibieron respuesta. Hasta este lunes. Tal y como ha avanzado la ministra de Igualdad, Irene Montero, la respuesta del socio mayoritario no ha ido en la dirección que esperaban: "Por desgracia, el Partido Socialista nos acaba de comunicar que no quiere un acuerdo y que irá con sus enmiendas vivas a la ponencia que se tiene que producir esta semana", ha lamentado Montero durante una entrevista en La hora de la 1.

Esto, inciden desde Unidas Podemos, abre la posibilidad de que el PSOE busque apoyos en el PP, y que, según denuncian, "sumen sus votos para recortar los derechos de las infancias trans". En ese sentido, recuerdan que en España el Tribunal Constitucional ya tachó de "anticonstitucional" dejar a la infancia trans fuera del derecho a decidir sobre su identidad de género, lo que propició que varios menores ya hayan podido hace el cambio en su DNI. 

Además, recriminan que el hecho de que el PSOE haya decidido mantener vivas sus enmiendas va a retrasar toda la tramitación de la ley, por lo que hacen un llamamiento a los socialistas y apelan a su "reflexión" ante la "preocupante" posibilidad de que se "alíe con la derecha y la ultraderecha" para "recortar derechos". 

Más allá del requisito judicial para menores de 16 años, otra de las más de 15 enmiendas registradas por el PSOE toca el precepto del texto que contempla la posibilidad de revertir un cambio registral de sexo ya aprobado e introduce la condición de que para la segunda modificación del sexo en el DNI se requiera de un aval judicial. Defienden también eliminar el concepto de "violencia intragénero" introducido en la ley que lo iguala con la violencia de género

Ninguna de las dos formaciones ha concretado detalles sobre el contenido de las negociaciones, pero la propuesta de acuerdo Unidas Podemos se sustentaba en dos pilares: que no hubiese cambios en los artículos relativos a la infancia trans, a cambio de aceptar otras enmiendas que para el PSOE eran importantes. 

Por su parte, los socialistas ya han avanzado que mantendrán sus enmiendas, aunque no cierran la puerta a la negociación con sus socios de Gobierno. Desde el PSOE insisten en que el objetivo del partido ahora es garantizar la seguridad jurídica de la ley y blindarla frente a los "más que previsibles" recursos al TC del PP  y la ultraderecha.

"Momento difícil" para la tramitación de la ley

Este nuevo rifirrafe aleja de nuevo el calendario de aprobación marcado por el departamento de Irene Montero. El objetivo inicial era que la ley viese la luz antes de 2023, pero las enmiendas del PSOE auguran un nuevo proceso de negociación que retrase la tramitación del proyecto.

La ministra de Igualdad ha reconocido "estar preocupada" y asegura que están en "un momento difícil" de la tramitación de la ley, ya que "es posible que los votos del PSOE se sumen a las del Partido Popular para intentar que se produzca un recorte de derechos". "Debemos respetar el acuerdo de Gobierno porque costó mucho alcanzarlo y no podemos defraudar a las personas trans", ha añadido Montero, quien ha asegurado que va a "seguir trabajando" para alcanzar un punto de acuerdo. 

Cabe destacar también que, según pidió el PP la semana pasada, el proyecto de ley trans deberá pasar otra vez por el Pleno del Congreso antes de ser enviado al Senado, y no solo por la Comisión de Igualdad, como en un principio se acordó al ser una tramitación parlamentaria de urgencia. Esto, en la práctica, retrasará indudablemente la aprobación de la ley. Con todo, el próximo paso está todavía en manos de la Comisión, cuya ponencia se prevé que se reúna esta semana y en la que se tendrán que decidir las enmiendas que se introducen de cada grupo parlamentario. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento