El PSOE marca como línea roja para apoyar la ley trans que los menores de 16 años reciban autorización judicial

La ministra Portavoz, María Jesús Montero, y la de Igualdad, Irene Montero, tras la reunión del Consejo de Ministros en Moncloa, a 29 de junio de 2021, en Madrid (España).
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la de Igualdad, Irene Montero, en una imagen de archivo.
EUROPA PRESS/R.Rubio.POOL / Europa Press
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la de Igualdad, Irene Montero, en una imagen de archivo.
Atlas

La ley trans vuelve a friccionar la coalición. La número dos del PSOE, María Jesús Montero, ha confirmado la línea roja que separa a socialistas y morados y que amenaza con bloquear sine díe el articulado: la jurisdicción voluntaria para los menores de entre 14 y 16 años que quieran cambiar de sexo. Esto es, que ese proceso sea avalado por un juez, algo que no aceptan desde Unidas Podemos, tal y como ha confirmado este lunes la titular de Igualdad, Irene Montero, que ha acusado a sus socios de Gobierno de "no querer acuerdo".

"Lo que se pide es solo y exclusivamente que en el caso de los menores de entre 14 y 16 años, un juez valore esa voluntad, digamos que manifiesta y estable, por parte del menor de seguir en el proceso de transexualidad", ha asegurado la también ministra de Hacienda minutos antes de entrar al acto en homenaje a Almudena Grandes que el PSOE ha organizado en el Ateneo de Madrid. Montero ha insistido en que "no se le niega la inscripción en el registro, todo lo contrario". "Es imprescindible y fundamental preservar la seguridad jurídica; cualquier otro comentario o cualquier otra consideración está fuera de lugar", ha añadido la vicesecretaria.

Con todo, este punto no está recogido en la ley que aprobó el Consejo de Ministros (donde están representados PSOE y Unidas Podemos) y que remitió al Congreso. Ha sido ahí, en la Cámara Baja, donde los socialistas presentaron una enmienda en ese sentido, ya que el texto actual contempla que los adolescentes de 14 a 16 años puedan hacer una rectificación registral únicamente con autorización parental o, de haber conflicto, mediante un mediador judicial. Para los de 12 y 14 años sí que exige una autorización judicial, aunque en todos los casos se eliminan los requisitos vigentes en la legislación actual que obligan a haber sido diagnosticado con "disforia de género" y haberse sometido a, por lo menos, dos años de tratamiento hormonal.

Es por ello por lo que el texto amenaza con entrar en barrena. Si el PSOE quiere introducir esa enmienda, deberá contar con el respaldo de otros partidos. Unidas Podemos ha apuntado directamente a que los socialistas están buscando el apoyo del Partido Popular, abriendo la puerta a que "sumen sus votos para recortar los derechos de las infancias trans". María Jesús Montero no lo ha negado porque no puede, ha dicho, "hablar por el PP", aunque sí ha criticado la línea seguida en los últimos días por los 'populares', lo que aleja un posible acuerdo. “El PP sigue a lo suyo, que es una política de desgaste permanente y, en cualquier tema, buscando ruido y crispación”, ha lanzado.

La ley es posible "porque el PSOE tiene mayoría"

Además de marcar su línea roja -evitando presentarla como tal y negarse a "posiciones inmovilistas"-, Montero también ha querido sacar músculo. Así, ha reivindicado que, si la ley es posible, "es porque el partido socialista tiene mayoría en la cámara", queriendo recordar que el PSOE es el grupo mayoritario de la coalición gracias al "apoyo que los ciudadanos nos dieron para ser capaces de llevar [a ley] nuestras señas de identidad". Entre esas señas, Montero ha destacado "las mejoras de los derechos hasta del último colectivo y, en este caso, uno que requiere de una legislación que le permita conseguir aquellos derechos les han sido negados".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento