El mapa de rebajas fiscales: qué comunidades autónomas bajan los impuestos, cuáles no y a qué tributos afecta

Rebajas fiscales por comunidades autónomas.
Rebajas fiscales por comunidades autónomas.
Henar de Pedro

La inflación ha desencadenado un debate en torno a las rebajas fiscales que divide a las comunidades autónomas en dos posturas contrarias. Por un lado, las gobernadas por el PP son partidarias de deflactaciones y bajadas impositivas, centradas en el IRPF y en el impuesto de Patrimonio, de manera que los ciudadanos puedan mantener el dinero en sus bolsillos para hacer frente a la situación económica. Del otro lado, las comunidades socialistas, a excepción de la Comunidad Valenciana, prefieren mantener los tributos para poder asegurar la financiación de ayudas y servicios públicos y, en su caso, estudian alternativas como deducciones fiscales o bajada de tasas y precios públicos.

Andalucía

El presidente andaluz, Juanma Moreno, fue uno de los primeros en anunciar rebajas fiscales, tanto en el IRPF como en el impuesto de patrimonio. En concreto, ha anunciado que deflactará en un 4,3% la tarifa en los tres primeros tramos de renta del IRPF para compensar la inflación. A esta decisión se añade la bonificación total del impuesto de patrimonio, una supresión a efectos prácticos que emula la medida tomada por Madrid en 2011. El Ejecutivo andaluz estima que, gracias a estas rebajas fiscales, "un total de 900 millones de euros quedarán en manos de las familias" en 2023.

Aragón

Menos precisa es la postura del presidente aragonés, el socialista Javier Lambán, que este miércoles abrió la puerta a un posible cambio en la fiscalidad de su comunidad, sin avanzar ninguna decisión. En ese sentido, el consejero de Hacienda, Carlos Pérez Anadón, ya ha iniciado una ronda de contactos para abordar esta cuestión. "La política fiscal no es un fin en si mismo, sino un medio al servicio de un modelo de país", defendió Lambán, que advirtió que la prestación de los servicios públicos va a ser "inabordable" con el actual sistema de financiación autonómica ante el incremento de los costes.

Asturias

El Gobierno del socialista Adrián Barbón ha descartado tanto reducir como deflactar el IRPF. "Deflactar el IRPF significa bajar impuestos también a las rentas más altas", señaló este martes el presidente asturiano, que añadió que "no es justo". En su lugar, es partidario de ampliar las deducciones fiscales, como por ejemplo las dirigidas a familias numerosas y monoparentales.

Baleares

Tampoco se muestran partidarios de una rebaja fiscal generalizada en Baleares, cuya consellera de Hacienda, Rosario Sánchez, descartó esa posibilidad argumentando que supondría perder la capacidad de redistribuir la riqueza. En su lugar, la presidenta balear, Francina Armengol, ha anunciado que su comunidad gastará 40 millones de euros en subir la bonificación en el IRPF hasta 33.000 euros y hasta 52.800 en declaración conjunta. Además, el Govern subirá el impuesto de transmisiones patrimoniales a la vivienda de lujo. El tipo pasa del 11,5% al 12% para viviendas de más de un millón de euros y se crea un nuevo tramo, a partir de 2 millones de euros, con un tipo del 13%.

Canarias

Similar es la postura del Gobierno canario, que también ha manifestado su oposición a una "bajada generalizada" de impuestos y defiende, en su lugar, ayudas sectoriales "quirúrgicas". Así pues, el viceconsejero de Presidencia, Antonio Olivera, arguyó este miércoles que hay un "shock de oferta" en el mercado que se debe resolver con recursos económicos y para ello hay que mantener la capacidad recaudatoria de la comunidad autónoma. Olivera añadió que actualmente están trabajando en identificar a los sectores más castigados por la subida de los precios de la energía y las materias primas, entre los que se encuentran los transportistas, los ganaderos o la industria vinculada a la harina.

Cantabria

El presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, también se ha pronunciado sobre la "pugna" fiscal. Aunque no ha concretado ninguna medida, este miércoles ha adelantado que estudiará alguna rebaja fiscal "paliativa" a las rentas medias y bajas para no quedar a la zaga. "No nos podemos quedar descolgados de la especie de marea lamentable de a ver quién baja más", ha afirmado el secretario general del Partido Regionalista de Cantabria, que ha reconocido que no todas las comunidades son iguales y, por tanto, no todas se pueden permitir "quitar impuestos".

Castilla y León

A diferencia del resto de comunidades populares, Castilla y León no medita la eliminación del impuesto de patrimonio. Sí ha planteado una rebaja del tipo mínimo del IRPF del 9,5 al 9% a todos los contribuyentes, una medida cuyo impacto estima que llegue a los 80 millones. Además, incrementará las deducciones por nacimiento o adopción en el medio rural, así como por la adquisición de vivienda en dicho entorno.

Castilla-La Mancha

El Debate sobre el estado de la Región ha sido el escenario elegido por el presidente castellanomanchego, Emiliano García-Page, para anunciar seis acciones fiscales en forma de deducciones que tendrán un impacto estimado de 85 millones de euros. Entre otras, los contribuyentes podrán deducirse del tramo autonómico del IRPF 200 euros en rentas inferiores a 12.000 euros, 150 si son de menos de 21.000 euros y 100 euros en caso de rentas de hasta 30.000 euros, una deducción ampliable por cada hijo a cargo del contribuyente. De este modo, el Gobierno autonómico evita deflactar la tarifa del IRPF, como pide el PP.

Cataluña

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha descartado participar en el "juego salvaje" de bajar impuestos. "Cataluña no entrará en le juego de las rebajas fiscales populistas que sólo benefician al 1% de la población que más tiene", expresó este martes. En esa línea, defendió velar más por las rentas medias y bajas, para las que anunció una deducción de 100 euros del tramo autonómico del IRPF por la escolarización de hijos entre el tercer curso de infantil y cuarto de la ESO.  Por su parte, el conseller de Economía, Jaume Giró, confesó que Cataluña no puede permitirse la supresión del impuesto de patrimonio y afeó la decisión de Andalucía y Murcia de hacerlo.

Comunidad Valenciana

Ximo Puig ha sido el primer barón socialista en sumarse a las rebajas fiscales. En su caso, su "reforma fiscal progresiva" se asienta sobre tres pilares: un aumento del 10% en la cuantía exenta de tributación a todos los ciudadanos hasta los 60.000 euros de renta anual, nuevos tramos rebajados del IRPF para este ejercicio y una ampliación del 10% en las deducciones existentes, cuyo límite de renta para poder acogerse pasará de 25.000 a 30.000 euros anuales. 

"Las rentas de 10.000 euros se ahorrarán un 21% (94,5 euros). Las de 20.000 se ahorrarán el 7,3% (117 euros). Las de 30.000 se ahorrarán el 2,2% (67 euros). Las rentas superiores a 60.000 euros mantendrán su esfuerzo tributario", explicó este martes. Además, trató de desmarcarse de la estrategia de las comunidades populares: "unos bajan los impuestos a los más ricos, aquí ayudamos en la medida de nuestras posibilidades a llegar a fin de mes a la mayoría de las familias".

Extremadura

El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, ha esquivado el veto de Moncloa anunciando este jueves una bajada de tasas y precios públicos. En concreto, la reducción será del 25% en la inspección técnica de vehículos (ITV) y del 50% en las tasas de comedores escolares y aulas matinales, así como en las licencias de caza y pesca y en la tarjeta de transporte subvencionada, entre otras. Estas medidas pretenden, según ha explicado el barón socialista, "aliviar la carga que en estos momentos tienen las familias".

Galicia

Por su parte, el presidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, anunció este martes que su comunidad deflactará un 4,1% los tres primeros tramos autonómicos del IRPF y lo hará con efecto retroactivo desde el 1 de enero de 2022. "La inflación no puede suponer pagar más", argumentó. Esta medida beneficiará a las rentas inferiores a los 35.000 euros y se añade a la bajada impositiva del primer tramo del IRPF del 9,4% al 9% anunciada anteriormente. Además, Galicia ampliará la bonificación del impuesto sobre el patrimonio del 25% al 50% para las rentas superiores a los 700.000 euros, uniéndose así parcialmente a Andalucía, Madrid y Murcia.

Comunidad de Madrid

La comunidad presidida por Isabel Díaz Ayuso cuenta con una bonificación del 100% en el impuesto de Patrimonio desde 2011, por lo que en la práctica este tributo está suprimido. En clave más actual, la dirigente popular ha anunciado una deflactación de un 4,1% en todos los tramos de la tarifa autonómica del IRPF, tomando como referencia el "crecimiento de los salarios ordinarios".

Murcia

Fernando López Miras también ha sido uno de los adalides de las rebajas fiscales. Murcia aprobó el jueves pasado una rebaja del 4,1% del IRPF en los primeros cuatro tramos autonómicos del IRPF. Según el Ejecutivo murciano, esta medida, que afectará a las rentas inferiores a 60.000 euros, beneficiará a 330.000 ciudadanos. Asimismo, al igual que ha hecho su homólogo andaluz, el presidente murciano planea suprimir el impuesto de patrimonio el próximo año bonificándolo al 100%

Navarra

Navarra se encuentra entre las comunidades que afean la carrera fiscal iniciadas por los populares, pero a la vez estudian posibles medidas. Su consejera de Economía y Hacienda, Elma Saiz, calificaba este miércoles las rebajas fiscales como "populismos y mercadillos fiscales". "Queremos huir de mercadillos y populismos fiscales que podrían ser nefastos a largo plazo", afirmaba. Sin embargo, añadía que "la deducción a rentas medias y bajas verá próximamente la luz".

País Vasco

Junto a Navarra, la excepción en la financiación autonómica es el País Vasco. El lendakari, Iñigo Urkullu, anunció la semana pasada una deflactación del IRPF -la tercera en lo que va de año- que entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2023 para hacer frente a la inflación subyacente y descartó modificaciones en el impuesto sobre el patrimonio. Esta medida se integra en el denominado Hitzartuz, un programa que incluye también un aumento del 10% en las Ayudas de Emergencia Social (AES), una línea de crédito para empresas intensivas en energía, pymes y autónomos y ayudas al sector de la alimentación.

La Rioja

El Gobierno riojano se muestra contrario a cualquier rebaja fiscal. "No se tocan los impuestos", sostuvo este miércoles el consejero de Hacienda, Celso González, que recordó que su comunidad es "una de las regiones con menor presión fiscal para las rentas medias y bajas" y que las comunidades que están planteando rebajas en el IRPF "están haciendo lo que ya hace" el Ejecutivo de Concha Andreu. De este modo, La Rioja descarta cualquier modificación tanto en el IRPF como en el impuesto sobre el patrimonio. "No vamos a deflactar porque eso sería favorecer a las rentas más altas, ni vamos a tocar el impuesto del patrimonio", dijo González.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento