El Gobierno cede a la presión de las autonomías y el PP y bajará el IRPF a las rentas bajas

  • El Ministerio de Hacienda anuncia una rebaja en el IRPF que beneficiará a las rentas de menos de 21.000 euros.
  • El paquete incluye rebajas fiscales valoradas en un total de 2.505 millones para los próximos dos años. 
  • Todas las medidas fiscales anunciadas por el Gobierno.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha anuncia este jueves una subida del IRPF a las rentas mayores de 200.000 euros y reducciones para quien gane menos de 21.000 euros. "Un trabajador que hoy gana 18.000 euros se ahorrará 746€ al año", ha comunicado Montero, en rueda de prensa.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, comparece en rueda de prensa.
EFE - EP
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, comparece en rueda de prensa.
EP - EFE

El Gobierno se ha plegado a la presión de las autonomías y finalmente sí rebajará el IRPF. Pese a haber rechazado esta medida en reiteradas ocasiones durante las últimas semanas, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha anunciado este jueves una bajada en este impuesto a las rentas bajas. Eso sí, a diferencia de la fórmula por la que se han decantado algunas autonomías, esta rebaja será selectiva y solo se beneficiarán de ella las rentas de menos de 21.000 euros.

La bajada en el IRPF es la medida estrella del plan fiscal del Gobierno de cara a los Presupuestos Generales del Estado. El paquete, que se ha acordado tras una larga negociación entre las dos alas de la coalición, incluye, además de la bajada del IRPF, beneficios fiscales a autónomos y a pymes y una rebaja del IVA a los productos de higiene femenina. Todos ellos valorados en un total de 2.500 millones de euros. 

Sin embargo, el paquete fiscal incluye también tres nuevas medidas recaudatorias con las que el Gobierno espera obtener 5.649 millones. Se trata del nuevo impuesto a las grandes fortunas, una subida en el IRPF a las rentas del capital y una limitación temporal en la compensación de pérdidas a las grandes empresas en el impuesto de sociedades. Al final, el balance general dejará 3.144 millones más en las arcas del Estado si se cumplen los pronósticos del Ejecutivo.

La ministra Montero ha defendido que este paquete fiscal, que se aprobará en las próximas semanas, va a beneficiar exclusivamente a quienes más lo necesitan". Además, ha insistido en que "no guarda relación con las deflactaciones" que pretenden aplicar las autonomías gobernadas por los populares y la Comunidad Valenciana. "No se trata de una rebaja generalizada" de impuestos, ha destacado la responsable de Hacienda.

Menos IRPF para rentas inferiores a 21.000 euros

Para bajar la carga de IRPF que soportan los salarios bajos, Hacienda ha optado por ampliar los beneficios fiscales de que disfrutan las rentas del trabajo. El umbral de renta para percibirlos se ampliará desde los 18.000 hasta los 21.000 euros, una medida que Hacienda calcula que beneficiará al 50% de los trabajadores españoles y supondrá un ahorro total de 1.881 millones en dos años.  "Un trabajador que hoy gana 18.000 euros se ahorrará 746 euros al año con esta medida", ha explicado Montero. La ampliación de los beneficios fiscales a estos niveles de renta será permanente y no temporal, como sí ocurre con otras medidas del plan. Las rentas de entre 21.000 y 200.000 euros brutos no se verán afectadas por el paquete fiscal que ha presentado el Gobierno.

Esos 21.000 euros de renta a los que se amplía el beneficio fiscal son una cifra prácticamente clavada al salario mediano en España (la mitad de los trabajadores en España ganan esa cantidad o menos). La filosofía del Ejecutivo es evitar rebajas fiscales generalizadas que puedan beneficiar a niveles de rentas que, consideran, no los necesitan. Por ello, se ha evitado la fórmula de la deflactación -es decir, tocar los tramos del IRPF para adaptarlos a las subidas de salarios o la inflación- que hubiera beneficiado a todos los niveles de renta. 

Además, esta ampliación de beneficios se complementa con un aumento del mínimo exento -la cuantía de los ingresos por los que no hay que declarar- que pasa de 14.000 a 15.000 euros. La idea es que los trabajadores que cobran el salario mínimo (actualmente en 14.000 euros anuales) no pierdan ingresos por las futuras subidas que están previstas. En este aspecto, conviene no confundir el mínimo exento con el importe a partir del cual es obligatorio presentar la declaración de la renta, que se mantiene en 22.000 euros. 

Al margen de esta ampliación a los beneficios fiscales de las rentas bajas, el paquete fiscal que la ministra de Hacienda ha presentado este jueves incluye también una subida de tipos en el IRPF a las rentas de capital de más de 200.000 euros. Cuando hablamos de rentas del capital nos referimos a ingresos como el que obtiene un propietario por alquilar su vivienda o los dividendos en bolsa. En este aspecto, quienes reciban más de 200.000 euros en este concepto pagarán un tipo del 27% (un punto más) y quienes ingresen más de 300.000 lo harán al 28% (dos puntos más).

Impuesto especial a las grandes fortunas

En el plan fiscal se perfilan también los detalles del impuesto temporal a las grandes fortunas con el que el Gobierno pretende que las comunidades no puedan eliminar de facto el impuesto al patrimonio y así parar la guerra fiscal que enfrenta a los territorios. Este nuevo impuesto, bautizado como "de solidaridad", funcionará durante dos años, comenzará a pagarse en 2024 y gravará las fortunas de más de 3 millones de euros. 

Eso sí, sus ingresos irán a parar al Estado y no a las comunidades. De esta forma, se pretende incentivar que los gobiernos regionales que quieren eliminar Patrimonio o ya lo han hecho (como Madrid) lo recuperen para no perder ingresos. En la práctica, señalan fuentes gubernamentales, solo se pagará en las comunidades que hayan eliminado o bonificado en gran medida el impuesto al Patrimonio.

El diseño del tributo es prácticamente calcado al impuesto de Patrimonio ya existente. De hecho, los contribuyentes que ya pagaban Patrimonio podrán deducirse ese pago de la cuota correspondiente del impuesto de solidaridad. El Gobierno confía así en eliminar el problema de la doble tributación (es ilegal gravar dos veces el mismo hecho imponible), aunque reconoce que es probable que los gobiernos autonómicos lo lleven a los tribunales. El Ejecutivo espera recaudar 1.500 millones de euros con este tributo, aunque previsiblemente esa cifra será mucho menor porque el cálculo no tiene en cuenta la merma de ingresos que supondrán las deducciones por patrimonio.

Rebaja de la 'tasa rosa'

El plan fiscal del Gobierno incluye también una vieja reivindicación del acuerdo de investidura: una bajada del IVA a los productos de higiene femenina -la apodada como 'tasa rosa'- del 10 al 4%. En esta categoría se incluyen productos como compresas y tampones, pero también se beneficiarán de la rebaja los preservativos y otros anticonceptivos no medicinales. En total, el Gobierno calcula que el Estado dejará de ingresar 24 millones de euros por esta bajada.

Descuentos a pymes en Sociedades

En el plano empresarial, el Ejecutivo ha planteado dos cambios en el impuesto de sociedades con objetivos contrarios. En primer lugar, aplicará una rebaja del 25 al 23% en la tarifa de sociedades a las empresas que facturen menos de un millón de euros. Así, estiman, más de 400.000 pymes se ahorrarán 292 millones de euros.

Por el otro, se plantea que los grandes grupos empresariales solo puedan compensarse el 50% de las pérdidas que sufran sus filiales en 2023 de cara al impuesto de sociedades. Con esta medida, el Estado pretende recaudar  2.439 millones de euros en 2023, un ejercicio fiscal que se antoja complicado con una recesión a la vista en la eurozona. Sin embargo, estos ingresos funcionarán como una especie de crédito fiscal para el Estado: ese 50% de las pérdidas que las empresas no podrán compensarse ese año sí se podrán compensar en ejercicios futuros.

Rebajas en IRPF a autónomos

El paquete que ha presentado Montero incluye también medidas de alivio fiscal específicas para los autónomos. Por un lado, se rebajará cinco puntos porcentuales el IRPF que se aplica a los rendimientos netos (ingresos menos gastos) de los autónomos que tributen por módulos, una medida que beneficiaría a casi 600.000 trabajadores por cuenta propia y supondrá un ahorro promedio de 68 millones (117 euros por autónomo). 

Además, se aumentará del 5 al 7% el porcentaje de gastos difíciles de justificar que los autónomos que tributan en estimación directa se pueden deducir de sus rendimientos netos. En la práctica, esto se traducirá en un ahorro medio de 121 euros por autónomo (la medida afectará a casi un millón de trabajadores por cuenta propia y el ahorro total ascenderá a 116 millones). 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento