Moreno elude hablar de pactos electorales con Vox e insiste en "gobernar solo"

El presidente Juanma Moreno, en unas obras en Málaga.
El presidente Juanma Moreno, en unas obras en Málaga.
EP

Junto con la fecha concreta de las elecciones en Andalucía, la aritmética es otra de las grandes incógnitas en torno a este proceso. Según el último Barómetro Andaluz, del mes de marzo, el PP ganaría holgadamente las elecciones al PSOE, con 43-44 escaños frente a 30-33, pero se quedaría lejos de la mayoría absoluta de 55 diputados. Para gobernar, ante la debacle de Ciudadanos (que pasaría de 21 escaños en 2018 a 2), necesitaría los votos de Vox, que se perfila con 22 escaños como tercera fuerza en el Parlamento. 

Sin embargo, el discurso de Juanma Moreno pasa por eludir el debate y confiar en lograr "una mayoría suficiente para gobernar solo". El presidente de la Junta de Andalucía lo ha reiterado en Madrid a su llegada al Comité Ejecutivo del PP, con la investidura de Alfonso Fernández Mañueco en Castilla y León, y en coalición con Vox, aún caliente.

A dicha investidura no acudió el presidente de los populares, Alberto Núñez Feijóo, algo a lo que Moreno restó importancia en día pasados. 

Vox es para Moreno y Feijóo una patata caliente en sus próximas citas electorales, especialmente tras el giro moderado del reciente Congreso del PP en Sevilla. El alejamiento de Vox con el PP lleva meses haciéndose patente en Andalucía y el Gobierno andaluz ha marcado también distancias, "centrando" su discurso y elogiando la cohesión con Ciudadanos. 

Si por Moreno fuera, "reeditaría" el pacto PP-Cs, pero los número no dan. Sí con Vox, pero es una cuestión sobre la que el presidente pasa de puntillas. Incluso cuando se habla del Gobierno castellanoleonés: "A mí me gusta el Gobierno de Mañueco. Gobernará para todos los castellanoleoneses. Es un gran gestor. Estoy convencido de que lo va a hacer francamente bien porque es una persona capaz, leal y muy sensata". Moreno se centra en la figura de Mañueco y lo aísla de Vox. Y para Andalucía, asegura, quiere "gobernar solo". 

Para Vox tampoco es hora de "hacer cábalas sobre el escenario tras las elecciones". El portavoz en el Parlamento, Manuel Gavira, asegura que el partido va a poner "toda la carne en el asador" para ganar las elecciones y que la formación está lista para que, en el momento en el que Moreno apriete el botón electoral, se configuren las listas y se despejen dudas sobre la posible candidatura de Macarena Olona. 

Entre tanto, la formación de Abascal se muestra muy crítica con lo que consideran el "cachondeo" de Moreno para con los andaluces en relación a la fecha electoral. "Esto no es serio. Está faltando al respeto a los andaluces", señala Manuel Gavira.

El presidente andaluz abrió tras el Consejo de Gobierno la puerta a un adelanto a finales de junio pero no forzosamente en domingo. Desde Madrid, ha recordado que la convocatoria es inminente y se hará "con serenidad y próximamente": "Cuanto antes me lo quite de en medio, mejor, porque es que al final no puedo hablar de otra cosa que no sea elecciones", ha dicho.

Moreno comunicará su decisión en primer término al vicepresidente de la Junta, Juan Marín, posteriormente la dará a conocer al Consejo de Gobierno y, por último, la trasladará a los andaluces. Eso podría suceder la semana que viene, de hecho es lo más probable, pero el presidente podría retrasarlo aún otra semana más, hasta la de Feria. 

Esta incertidumbre sobre la fecha de las elecciones, unida a la posibilidad de que no sean en domingo, ha levantado críticas incluso dentro del Gobierno andaluz. La consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz (Cs), considera que Moreno está añadiendo "despiste". "No sé nada sobre las elecciones. Lo que dijo ayer el presidente me ha vuelto a despistar aún más", ha afirmado.  

Mostrar comentarios

Códigos Descuento