El PSOE se queda solo en el Congreso y sus socios reprueban con el PP el giro de Sánchez sobre el Sáhara horas antes de su viaje a Rabat

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene ante el Congreso.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene ante el Congreso.
EFE
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene ante el Congreso.
Malas noticias para el presidente Pedro Sánchez a escasas horas de reunirse en Rabat con el rey de Marruecos, Mohamed VI. El Congreso de los Diputados aprobó este jueves una proposición no de ley para ratificar su "apoyo a las resoluciones de la ONU y a la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental" y afear a la parte socialista del Gobierno su cambio "unilateral" de posición sobre el conflicto.
Europa Press

Malas noticias para el presidente Pedro Sánchez a escasas horas de reunirse en Rabat con el rey de Marruecos, Mohamed VI. El Congreso de los Diputados aprobó este jueves una proposición no de ley para ratificar su "apoyo a las resoluciones de la ONU y a la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental" y afear a la parte socialista del Gobierno su cambio "unilateral" de posición sobre el conflicto, que a juicio de los proponentes -Unidas Podemos, ERC y Bildu- "contraviene" la postura de Naciones Unidas. Y lo hizo gracias a que el PP se alineó con estas tres fuerzas, así como con el PNV, Más País o Compromís, para sacar adelante la moción, que fue aprobada pese al rechazo del PSOE. Vox, por su parte, se abstuvo.

La proposición no de ley se votó un día después del tenso debate que tuvo lugar en el Congreso, a raíz del cual el PSOE asegura que cambió de idea y decidió votar en contra del texto. Los socialistas abrieron el martes pasado la puerta a apoyar la iniciativa, argumentando que su parte dispositiva se limitaba a respaldar las resoluciones de la ONU en torno al conflicto saharaui y que las críticas a la parte socialista del Gobierno se encontraban solo en la exposición de motivos, el prólogo de la moción. Pero el miércoles, el PSOE dio marcha atrás después de que el diputado de Unidas Podemos Gerardo Pisarello comparase la situación del pueblo saharaui con la de Ucrania en un discurso que los socialistas entendieron como un pulso.

Eso dejaba en manos del PP la posibilidad de que la moción saliese adelante, aunque los populares no han querido confirmar hasta el último momento cuál sería su posición. Y, con su decisión de sumar sus votos a los de Unidas Podemos, ERC y EH Bildu, la formación liderada por Alberto Núñez Feijóo consumó la estocada a Sánchez y provocó que su viaje este mismo jueves a Marruecos quede empañado por el rechazo prácticamente unánime de todos los partidos del Congreso, a excepción del PSOE, a su giro sobre la situación del Sáhara y su apoyo al plan de autonomía marroquí para esa excolonia española.

Al tratarse de una proposición no de ley, el texto aprobado este jueves por la Cámara Baja no tendrá ningún efecto legal. Pero sí supone un importante golpe político para Sánchez, cuya apuesta por cambiar la posición española sobre el Sáhara -una decisión personal y decidida a cuatro manos con el ministro de Exteriores, José Manuel Albares- ha sido objeto de fuertes críticas de todo el espectro político desde el mismo momento en el que se hizo pública, hace unas semanas.

Cruce de reproches en la coalición

Fuentes del PSOE aseguraban el miércoles a última hora que su cambio de posición de última hora y su decisión de votar en contra de la proposición no de ley responde a que el partido no puede avalar el discurso realizado por Unidas Podemos, y menos cuando el presidente Sánchez acude este jueves a Rabat. En concreto, el diputado Pisarello aseguró que el pueblo saharaui se enfrente "a un dolor antiguo y tan duro como el de las familias ucranianas que están padeciendo esta guerra abominable", y acusó a la parte socialista del Gobierno de "colocarse de manera ostensible del lado del más fuerte"

Ante esas críticas, la vicepresidenta segunda del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Yolanda Díaz, sostuvo este jueves que "lo que no es comprensible es el giro que se ha dado por parte del PSOE" en torno a la cuestión del Sáhara. "Es muy respetable, pero desde luego no es una posición compartida por Unidas Podemos", espetó Díaz, que aseguró que la formación morada mantiene "el criterio que ha defendido siempre" y criticó que "el PSOE vota en contra porque sencillamente ha cambiado de posición" y no por haberse ofendido por el discurso de Pisarello, que "en absoluto fue agresivo". El viaje a Rabat de Sánchez, dejó caer la vicepresidenta, "algo tendrá que ver".

En la bancada socialista votó en contra del criterio de su grupo -es decir, a favor de la proposición no de ley- la diputada Beatriz Micaela Carrillo, que aseguró posteriormente que lo había hecho por error. Por el contrario, el parlamentario Odón Elorza, que había criticado el cambio de posición del PSOE con el Sáhara, terminó acatando la posición de su grupo y en contra de la iniciativa, no sin antes, eso sí, denunciar el "cambio" de posición del PSOE con respecto a la expresada el martes ante un texto que es "aceptable".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento