El Gobierno finiquita las reuniones con los partidos sin concretar medida alguna del plan nacional contra la guerra

  • El Ejecutivo termina con ERC la ronda de contactos sin detallar el contenido del plan que aprobará el martes que viene.
  • ​Bolaños asegura que el Gobierno aspira al mayor apoyo posible, pero no aclara si darán prioridad a los socios o al PP.
La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño (d), conversa con el ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños.
La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño (d), conversa con el ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños.
EFE

El hermetismo envuelve al Gobierno. El Ejecutivo ha dado este miércoles por finalizada la ronda de reuniones con las diferentes fuerzas políticas para articular el plan nacional de respuesta a las consecuencias económicas de la guerra sin adelantar ninguna de las medidas que aprobarán en el decreto del próximo martes. Ni a la prensa, ni a los propios partidos políticos. Aun así, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, se ha mostrado confiado en que el plan terminará convalidándose en el Congreso de los Diputados con un "apoyo mayoritario".

Este miércoles, Bolaños, hombre fuerte del presidente Pedro Sánchez en el Consejo de Ministros, se ha reunido con los grupos que conforman el Ejecutivo (PSOE y Unidas Podemos) y con ERC, socio de investidura. Ayer lo hizo con Bildu y el Grupo Plural, conformado por Junts per Catalunya, PdCAT, Más País y Compromís, y el BNG, unas reuniones precedidas por las mantenidas la semana pasada con PP, Ciudadanos y PNV. "Todas las reuniones se han mantenido en tono cordial y ánimo propositivo, trasladando algunos de los grupos propuestas al Gobierno que se analizarán antes de la aprobación del Real Decreto Ley el próximo 29 de marzo", señalaron este martes fuentes del Ministerio de la Presidencia.

No obstante, los grupos apenas se han encontrado propuestas por parte del Ejecutivo. Así lo aseguran distintas fuentes parlamentarias consultadas, que confirman que el Gobierno se ha limitado a escuchar. Tampoco ante la prensa Bolaños ha detallado nuevas medidas, pues se ha limitado a asegurar que el Gobierno "tiene voluntad e intención de no dejar a nadie atrás", con la "prioridad" de "reducir el precio de los combustibles, el gas y la electricidad". "Lo importante es que todas las medidas vayan en ese sentido, cuáles sean concretamente lo estamos analizando", ha declarado.

Otra de las preguntas a resolver que, sin embargo, siguen sin respuestas, es la relativa a los apoyos con los que contará el decreto al que dé luz verde el Consejo de Ministros el próximo martes. Y es que, si bien el Gobierno consiguió cerrar un acuerdo con el PP en la Conferencia de Presidentes bajo el que se comprometían a "intensificar las rebajas fiscales", parece que Unidas Podemos ha ganado la batalla y dichas rebajas impositivas no serán tales. No, al menos, si no son en sectores concretos. 

En este sentido, tampoco Bolaños ha aclarado si intentarán sacar las medidas con el apoyo de los socios de investidura (véase PNV, ERC o Bildu) o si intentarán que sea un "acuerdo de país" que cuente con el respaldo del Partido Popular. En una rueda de prensa en el patio del Congreso, Bolaños ha declarado que "espera" que el decreto "tenga un respaldo muy mayoritario en la Cámara". "Es el momento de la unidad", ha remachado. 

Asimismo, ha insistido en que el Ejecutivo quiere "escuchar para que ese decreto ley sea capaz de incluir todas las medidas posibles" y que consiga el apoyo del "mayor número de partidos y "que todo el mundo se vea identificado" en esa respuesta "que debe ser de país".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento