Comidas sin carne ni pescado, facturas impagadas y más contagios... efectos de la pandemia en los hogares pobres

Caprabo, Cruz Roja y Save the Children se unen para ayudar a menores en riesgo de pobreza
Una mujer comprando en un supermercado, en pandemia.
ARCHIVO

La covid-19 ha incrementado hasta niveles inéditos en España la privación material de las personas en pobreza severa. Es la principal conclusión del último informe de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES) sobre cómo han vivido la pandemia el eslabón más débil de la sociedad,

Una de cada tres personas en pobreza severa en España tuvo el año pasado muchas dificultades para llegar a fin de mes. El 68% no pudo hacer frente a gastos inesperados. Un tercio se ha visto obligado a retrasar pagos de vivienda o facturas de suministros. Y, además, un 15%, el porcentaje más alto de la serie histórica, no comió pollo, carne o pescado una vez cada dos días. Además, un tercio de los 4,5 millones bajo el umbral de pobreza severa (según el último dato oficial disponible, de 2019) no se pudo comprar ropa o zapato, y el doble, el 68,7%, no pudo permitirse en 2020 unas vacaciones.

Los autores del estudio de EAPN, que analiza la encuesta de condiciones de vida de julio de 2021 y ha sido presentado este viernes, concluyen que "la pobreza severa tiene consecuencias enormes sobre la vida de las personas y que se han incrementado notablemente con el añadido de la pandemia".

La privación material mide la falta de acceso a una serie de productos básicos para la vida. En términos generales ha pasado en un año, por la pandemia del coronavirus, a afectar del 4,7% al 7% de la población general, un incremento del 49% y un retroceso súbito a los años más duros de la crisis. Pero, si se mira particularmente los datos de los más pobres en España, el 26,7% de ellos padecen privación material severa.

"Las personas en pobreza severa vivían mal antes de la pandemia, viven mal durante la misma y vivirán mal cuando acabe", recuerdan en EAPN, por lo que piden que se mantengan las medidas del escudo social implementadas a partir de marzo de 2020 --bono energético, prohibición de cortar suministros básicos, ampliación de alquileres o suspensión de desahucios--. A su juicio son "un balón de oxígeno para una parte de los hogares en pobreza severa, y plantean la necesidad de su mantenimiento a medio y largo plazo".

"La covid-19 ha fulminado el progreso de décadas en la lucha contra la pobreza extrema"

Desde EAPN denuncian que la covid-19 "ha fulminado el progreso de décadas en la lucha contra la pobreza extrema" y creen la pandemia "y la crisis económica asociada" tendrán "importantes y rápidas consecuencias" en el aumento de la pobreza en España. Los autores del último informe señalan que "la recuperación posterior será como siempre: a largo plazo y no para todos".

Por ello Carlos Susías, presidente de EAPN, ha considerado necesario "mejorar la cuantía del Ingreso Mínimo Vital situándolo por encima del umbral de pobreza, así como su cobertura, para que llegue a todas las personas que lo necesitan. En especial aquellas en situación de mayor vulnerabilidad social y económica".

Más contagios por falta de espacio en las viviendas

Otro de los aspectos destacados en el informe es cómo ha afectado en la pandemia la falta de espacio en la vivienda, que sufren una de cada cinco (21,5%) de las personas en pobreza severa. Recuerdan en EAPN que residir en una vivienda sin condiciones adecuadas es de por sí difícil, pero en el confinamiento "hizo que la experiencia de la covid-19 fuera mucho más dificultosa".

"La falta de espacio suficiente en la vivienda ha sido una de las grandes dificultades para las familias durante el 2020; y ha sido señalada no sólo por los problemas de intimidad y habitabilidad, sino también por el aumento en los contagios familiares y la imposibilidad de aislar adecuadamente a las personas que enfermaron del coronavirus en los hogares pobres", señala el informe.

Aunque no hay datos actualizados a 2021, en la organización recuerda que ser niño es un factor de riesgo de pobreza (que es vivir con menos de 281 euros mensuales por persona en una familia de cuatro). El 14% de los menores en España vive por debajo de dicho umbral de pobreza (frente al 8,6% de la población mayor de edad). 

También es factor de riesgo de pobreza tener hijos y, extraordinariamente elevado, ser una familia monoparental. En este caso, el informe señala que una de cada dos familias con un único progenitor al frente, habitualmente madres, no pueden satisfacer las necesidades básicas del día a día.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento