Unidas Podemos reclama al PSOE ampliar la ayuda de 100 euros por hijo a las madres sin trabajo

  • El Ministerio de Derechos Sociales cifra en 650 millones de euros el coste de convertir en universal esta ayuda en 2022.
  • Podrían beneficiarse de ella los progenitores de niños de hasta tres años, una edad que paulatinamente se iría ampliando.
La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, este jueves.
La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, este jueves.
EUROPA PRESS

A tres semanas escasas de que venza el plazo establecido por la Constitución para que el Gobierno presente el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el año que viene, las negociaciones entre PSOE y Unidas Podemos acaban de comenzar. Y, además de lo netamente presupuestario, los morados tienen previsto poner encima de la mesa una reivindicación que ya esbozaron hace meses, pero cuya puesta en marcha pretenden que se comprometa junto a las cuentas: una ayuda por hijo a cargo para madres con menores de tres años que no tengan trabajo.

Así lo confirmó este jueves la ministra de Derechos Sociales y secretaria general de Podemos, Ione Belarra, cuyo departamento lleva meses diseñando el borrador de la ley de diversidad familiar en la que, en principio, estaría incluida esta ayuda. La propuesta, no obstante, no está incluida en el acuerdo de coalición con el PSOE, y por ello Unidas Podemos quiere negociarla con los socialistas como condición para alcanzar un pacto para el borrador de Presupuestos que, posteriormente, deberá ser ajustado con los aliados parlamentarios del Gobierno.

100 euros al mes hasta los tres años

Este jueves, Belarra detalló que la propuesta de su ministerio contempla una prestación de 100 euros mensuales durante los tres primeros años de vida del niño o niña, lo que supone que, en total, los padres tendrían derecho a percibir 3.600 euros en concepto de ayuda para la crianza. Actualmente, las mujeres ya tienen derecho a deducirse hasta 1.200 euros al año de sus impuestos por cada criatura menor de tres años que tengan o adopten, pero siempre que "realicen una actividad por cuenta propia o ajena por la que estén dadas de alta en el régimen correspondiente de la Seguridad Social o Mutualidad". Es decir: que tengan empleo.

Precisamente esa es la barrera que quiere suprimir Derechos Sociales, que aspira a que cualquier mujer con un menor a cargo de menos de tres años tenga derecho a estos 100 euros al mes. "El derecho de los niños a vivir bien no puede depender de que sus madres tengan empleo", y establecer la nueva prestación, sostiene Belarra, corregiría esa "anomalía".

Con carácter "universal"

De esta forma, la deducción tendría carácter "universal", es decir, podrían percibirla todas las madres con niños menores de tres años sin mayores requisitos. Fuentes de Derechos Sociales argumentan que plantear una ayuda en estos términos, en lugar de teniendo en cuenta el nivel de renta de la familia, ayuda a que no queden fuera "muchas familias y personas en situación real de necesidad que, como consecuencia de unos requisitos y un proceso de solicitud muy complejos, no pueden demostrar que se encuentran en riesgo de pobreza y exclusión social".

De hecho, sostienen estas fuentes, universalizando la ayuda por hijo las principales beneficiadas son precisamente las rentas bajas. ¿Por qué? Porque se trata de extender "al conjunto de familias del país" un beneficio fiscal que ya existe pero del que no se pueden beneficiar las madres en paro, sino que únicamente recae en las madres trabajadoras, que normalmente tienen "ingresos medios y altos" en comparación con las desempleadas, en situación más precaria.

Una deducción anual o un ingreso mensual

Lo que no cambiaría sería el diseño del cobro de la ayuda. Actualmente, las madres que tienen derecho a deducir de sus impuestos hasta 1.200 euros al año por sus hijos menores de tres años cuentan con dos maneras de beneficiarse de la exención. Una de ellas es la clásica: aplicándola en su declaración anual de IRPF. Pero Hacienda permite, además, que quienes así lo soliciten cobren cada mes 100 euros de forma anticipada a través de transferencias bancarias, siempre que demuestren que tienen un empleo.

Con la eliminación de este último requisito, "ese cobro por adelantado lo podrían solicitar también los padres o madres que, por tener ingresos bajos, no tienen que hacer la declaración de la renta", explican fuentes de Derechos Sociales. Y eso permitiría incluir dentro del ámbito de cobertura de la ayuda a aquellos progenitores que trabajan en situación de subempleo o están excluidos del mercado laboral.

650 millones de euros el primer año

El ministerio que lidera Ione Belarra cifra en unos 650 millones de euros el coste, para 2022, de poner en marcha esta ampliación de la ayuda por hijo a cargo y hacerla universal. Esa cantidad se sumaría a los 766 millones de euros que el Estado ya paga -o deja de ingresar- por la deducción en sus actuales términos.

Ampliación progresiva hasta los 18 años

Derechos Sociales está diseñando la ampliación de esta ayuda con el objetivo final de que beneficie, a muy largo plazo, a las familias con menores a cargo sea cual sea la edad de estos. Según confirman fuentes del ministerio, el plan pasaría por ir ampliando anualmente la prestación para que beneficie a los niños un año mayores: si en 2022 tendrían derecho a ella las madres de menores entre 0 y 3 años, en 2023 se sumaría a los menores de hasta 4 años, en 2024 a los de 5 años, y así sucesivamente hasta 2037, cuando el derecho se extendería a todas las familias con menores a cargo de hasta 18 años.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento