El PSOE se suma a Unidas Podemos y sus socios progresistas y nacionalistas para despenalizar las injurias al rey

  • Partidos del Gobierno y sus aliados aprueban en el Congreso empezar a tramitar una proposición de ley en este sentido.
  • PP, Vox y Cs auguran "impunidad" para quienes "quieren atacar los símbolos nacionales" o "hacer apología del terrorismo".
Felipe VI, junto al presidente Pedro Sánchez.
El rey Felipe VI junto al presidente Pedro Sánchez.
EFE

El Congreso de los Diputados dio este martes el primer paso para eliminar del Código Penal varios delitos relacionados con la libertad de expresión: las injurias a la Corona y a las instituciones del Estado, la ofensa a sentimientos religiosos y el enaltecimiento del terrorismo. Y lo hizo gracias al voto del PSOE, que apoyó que comience a tramitarse una proposición de ley presentada por Unidas Podemos para que no se castiguen con penas de prisión estas acciones, una toma en consideración que también recibió luz verde de los habituales aliados nacionalistas y progresistas del Gobierno. PP, Vox y Cs, por su parte, votaron en contra.

La propuesta, que aún tiene un largo recorrido por delante hasta ser aprobada definitivamente, fue presentada el pasado mes de febrero en plena polémica por el ingreso en prisión del rapero Pablo Hasél, condenado por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona. El apoyo del PSOE no implica un giro de los socialistas, dado que, el mismo día que Unidas Podemos presentó su proposición de ley ante el Congreso, el Ministerio de Justicia anunció que prepararía una reforma del Código Penal para excluir del mismo a los llamados "delitos de expresión", entre los que incluyó expresamente el enaltecimiento del terrorismo y también las injurias a la Corona.

A diferencia de lo ocurrido en otras ocasiones, donde hay diferencias políticas de calado, en este caso PSOE y Unidas Podemos están básicamente de acuerdo en eliminar las penas de cárcel para estos delitos de expresión. De ahí el voto a favor de los socialistas, cuyo diputado Odón Elorza justificó señalando que es necesario "tipificar los delitos con proporcionalidad". "No se trata de desproteger a nadie, ni de otorgar impunidad a nada", aseguró Elorza, que insistió en que "el honor de las personas" y la protección de "los símbolos" tienen ya "su marco general de defensa".

De hecho, la exposición de motivos de la proposición de ley ya se anticipa a las críticas en uno de sus puntos más polémicos, la derogación del delito de enaltecimiento del terrorismo. El texto señala que, para castigar estas acciones, "nuestro ordenamiento jurídico ya dispone de otras figuras, como la apología del delito, que castiga la provocación directa para la comisión de delitos terroristas, o lo indicado en el vigente artículo 170.2 del Código Penal, que castiga a los que amenacen o reclamen públicamente la comisión de acciones violentas por parte de organizaciones terroristas".

Por su parte, el presidente de Unidas Podemos en el Congreso, Jaume Asens, defendió la proposición de su grupo asegurando que "con esta ley España va a parecerse más a Europa y va a ser más libre". "En una democracia, silbar a un himno, a un político o incluso a un jefe del Estado es libertad de expresión" y no puede estar penado, señaló Asens, que hizo una encendida defensa de este derecho fundamental y señaló que la libertad de expresión "es decir cosas que puedan molestar al poder y no por eso arriesgarse a perder la libertad".

Los nacionalistas y Más País

Argumentos similares ofrecieron ERC, EH Bildu, PNV o Más País, que también votaron a favor de que comenzara a tramitarse la proposición de ley. Los republicanos catalanes, por boca de su diputada Carolina Telechea, recordó que "la mismísima comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa ha pedido cambios" en el delito español de injurias a la Corona, y tachó a España de "democracia low cost" por mantener estos delitos en su Código Penal. "Los delitos de injurias a la Corona y ultraje a España tienen como objetivo a quienes ponen en cuestión el régimen del 78 y los privilegios de quienes lo sustentan", espetó Telechea.

Por su parte, el parlamentario Jon Inarritu, de EH Bildu, denunció que el uso que se está dando a los artículos que Unidas Podemos pretende derogar provoca que "un Estado de la UE que se tiene por una democracia avanzada" tenga "el mayor número de artistas encarcelados" El líder de Más País, Íñigo Errejón, señaló en la misma línea que quienes se opusieron a la norma "tendrían que apoyarla no porque estemos de acuerdo en los valores, o en qué ideas son repugnantes, sino por un mínimo acuerdo de que se pueda defender cualquier idea sin temor a ser perseguidos".

Más tibio fue el diputado del PNV Mikel Legarda, cuyo partido, no obstante, apoyó la toma en consideración de la proposición de ley. Legarda consideró que "la prevalencia de la libertad de expresión ha de ceder si atenta contra otros derechos fundamentales, sobre todo el honor, la intimidad o la propia imagen". Pero matizó que, aunque "la protección de la libertad de expresión no debe proteger a quienes alienten un potencial daño", incluso en esos casos "ha de exigirse una proporcionalidad" en las penas.

PP, Vox y Cs auguran una era de "impunidad"

Por el contrario, PP, Vox y Cs mostraron su oposición frontal a una proposición de ley que amenaza con ofrecer "impunidad para todos aquellos que quieren atacar los símbolos nacionales, los de las comunidades, nuestras instituciones, los símbolos religiosos, o hacer apología del terrorismo", en palabras de la parlamentaria popular Edurne Uriarte. Para el PP, "la libertad de expresión está plenamente garantizada en España", y las letras de las canciones de los raperos Pablo Hasél o Valtonyc o las acciones de "los que pitan el himno" o "los que queman la bandera nacional" no pueden enmarcarse en ese derecho.

Uriarte recordó varias de las expresiones contenidas en las letras de Hasél, entre ellas frases como "no me da pena tu tiro en la nuca, pepero", y acusó a Unidas Podemos querer "acabar con el régimen del 78" bajo el pretexto de "profundizar la libertad de expresión". Para la parlamentaria popular, sin embargo, lo más preocupante es que el PSOE apoye una iniciativa que, insistió, promueve "la impunidad para atacar los símbolos nacionales y para enaltecer al terrorismo". "Eso sí que va a ser grave para la democracia", espetó.

En una línea similar, Víctor Sánchez del Real, de Vox, sostuvo que la presentada por Unidas Podemos "no es una propuesta jurídica, sino una operación política para pasar a la acción" y destruir España. "Quieren poder ofender a la gente por su religión para señalarles, poder ofender a la Corona para destruirla, poder ofender a las instituciones para patearlas, y quieren quemar símbolos de España para quemar España: lo tenemos claro", denunció Sánchez del Real, mientras el diputado Guillermo Díaz, de Cs, apuntó en la misma línea que el objetivo de la propuesta es debilitar "los órganos que crea la Constitución". "No sé dónde está el anhelo de los españoles de poder injuriar a los jueces, al ejército o al rey", señaló.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento