Unidas Podemos se muestra convencido de que ganará la batalla con Calvo por la 'ley Trans'

  • Los morados creen que el PSOE ha cruzado una "línea roja" bloqueando su texto y amenazan con responder "por la vía de los hechos".
  • Unidas Podemos, no obstante, cree que los socialistas tendrán que ceder porque su posición divide mucho a su electorado.
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias (i) y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo (d), durante una sesión de control al Gobierno en el Senado, en Madrid (España), a 1 de diciembre de 2020. Se trata de la última sesión
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo.
Jes ̇s HellÌn, Jesús Hellín

La batalla entre PSOE y Unidas Podemos por la ley Trans no solo es la discrepancia más grave a la que se enfrenta ahora mismo el Gobierno, como reconocen abiertamente fuentes de la Moncloa. También amenaza con suponer un punto de inflexión en la relación entre ambos socios de Gobierno, ya que los morados consideran que los socialistas han cruzado una "línea roja" bloqueando el proyecto de ley elaborado por el Ministerio de Igualdad. Pero Unidas Podemos se muestra confiado en que se impondrá en la pugna y en que la bronca es reconducible, aunque avisa de que no dejará pasar lo que considera una invasión de sus competencias.

Unidas Podemos quería que su proyecto de ley Trans llegara al Consejo de Ministros este mes de febrero. Pero la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, considera que la norma no está "madura" y que solo recoge los planteamientos de Igualdad y no de la parte socialista del Gobierno, que tiene hondas diferencias ideológicas en su visión del feminismo con Unidas Podemos. De ahí que Calvo haya maniobrado para retrasar sine die este proyecto, algo que no ha gustado nada en el partido morado, que considera que el PSOE ha traspasado una "línea roja" en esta cuestión.

A ello se suma que los socialistas presentaran hace unas semanas en solitario su proposición de ley de igualdad de trato -que han apodado ley Zerolo-, un texto fruto de la ruptura unilateral de las negociaciones con Unidas Podemos, que se queja porque estaba pactado que la propuesta se presentara de manera conjunta. Los morados creen que el movimiento del PSOE supone una invasión de sus competencias, ya que la iniciativa se ha presentado sin consultarla con el Ministerio de Igualdad y obviando sus posiciones tras negociar durante meses. 

Para Unidas Podemos, el problema es grave. No solo porque el PSOE, dicen, haya actuado por su cuenta sin contar con ellos en un asunto que le corresponde gestionar a la formación de Pablo Iglesias, sino también porque los morados sospechan que la intención final de los socialistas es aprobar la ley Zerolo para, una vez conseguido, argumentar que la ley Trans ya no es necesaria. Y, por ello, Unidas Podemos asegura que responderá si Calvo no rectifica. Si es necesario, advierten, "por la vía de los hechos", aunque no concretan en qué podría traducirse esta vía.

Una pugna que divide al elector del PSOE

No obstante, Unidas Podemos confía en que, después de todo el ruido que ha habido y habrá, se impondrá en la batalla con el PSOE por la ley Trans. A juicio de los morados, la vicepresidenta Calvo está abanderando una posición ideológica que divide fuertemente al feminismo y que rechaza el movimiento LGTBI, dos pilares del electorado tradicional de los socialistas. Y, por ello, consideran que al final tendrá que ceder.

Por el momento, sin embargo, Calvo mantiene su pulso. Este mismo miércoles, la vicepresidenta primera aseguró a los medios de comunicación que el objetivo en esta legislatura es que salgan adelante tres leyes relacionadas con la igualdad: la del que considerará abuso sexual cualquier relación sin consentimiento, la ley LGTBI y la de igualdad de trato, que el PSOE quiere vehicular a través de su ley Zerolo. Es decir: Calvo evitó situar la ley Trans como una prioridad para los próximos tres años.

Ambas formaciones, además, tratan de restar dramatismo a este nuevo choque, aunque sea uno de los más enconados que han tenido desde que la coalición echó a andar. El PSOE asume que las diferencias sobre la ley Trans son un asunto "políticamente muy complicado", pero asegura que solo quiere que la norma que salga del Consejo de Ministros tenga "garantías jurídicas" suficientes. Unidas Podemos, por su parte, niega que vaya a haber una crisis de Gobierno por este asunto, básicamente porque no hay ninguna mayoría alternativa viable.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento