El PSOE abre un nuevo frente con Unidas Podemos con su 'ley Zerolo'

  • Los morados se abstienen en el Congreso y acusan al PSOE de "desleal" y de incumplir el pacto.
  • De fondo está el bloqueo de Carmen Calvo a la ley Trans que quiere impulsar Irene Montero.
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias (i) y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo (d), durante una sesión de control al Gobierno en el Senado, en Madrid (España), a 1 de diciembre de 2020. Se trata de la última sesión
La vicepresidenta Carmen Calvo, con el vicepresidente Pablo Iglesias al fondo.
Jes ̇s HellÌn, Jesús Hellín

La proposición de ley de igualdad de trato, presentada en solitario por el PSOE tras romper unilateralmente las negociaciones que mantenía con Unidas Podemos para consensuar un texto, echó a andar este martes en el Congreso. Pero la Cámara Baja aprobó el inicio de su tramitación sin el apoyo de la formación morada, que se abstuvo denunciando que el texto es insuficiente y que su socio ha actuado de forma "desleal".

Este martes se vivió en el Congreso un día de tensión soterrada entre los socios del Gobierno, que en ciertos momentos se dejó ver a las claras. La norma debatida –que los socialistas han apodado como ley Zerolo– solo era la punta del iceberg: de fondo estaba la pugna sin cuartel que mantienen PSOE y Unidas Podemos por capitanear las iniciativas en materia de igualdad, así como sus diferencias en torno a reformas clave como la ley Trans, que el Ministerio de Igualdad quiere impulsar ya pero que el PSOE bloquea.

En Unidas Podemos cunde el temor de que el PSOE pretenda, presentando unilateralmente y sin acuerdo esta ley Zerolo, cerrar el paso tanto a la ley Trans como a la que debe proteger los derechos del colectivo LGTBI. Ambos partidos pactaron en su acuerdo de Gobierno impulsar estas tres normas, pero las diferencias de la vicepresidenta Carmen Calvo con la ministra de Igualdad, Irene Montero, se han hecho cada vez más patentes en las últimas semanas. Tanto, que el ala socialista del Ejecutivo ha decidido bloquear la ley trans y dar prioridad a su ley Zerolo pese a que Igualdad considera que la primera de estas normas está lista para empezar a tramitarse.

Por ello, el diputado de Unidas Podemos Ismael Cortés denunció este martes que, "a la vez que en el Consejo de Ministros bloquea el avance de los derechos del colectivo LGTB, [el PSOE] utiliza el nombre de uno de sus máximos referentes para disfrazar" una propuesta "tímida". Y no es solo que sea insuficiente –Unidas Podemos exige, por ejemplo, que el texto reforme la ley de extranjería–, sino que, además, se ha presentado en solitario pese a que el acuerdo era hacerlo "de manera consensuada".

"De este modo se desvirtúa en su fondo y forma el pacto de coalición, consistente en sacar en esta legislatura tres leyes antidiscriminatorias distintas", criticó Cortés. Y no fue el único: ERC o Más País también recordaron al PSOE que la ley de igualdad de trato no es suficiente para cumplir sus compromisos. "Esta ley es importante y necesaria" y "supone un avance en derechos", pero "todos sabemos que de fondo está el telón de la ley Trans", y "es peligroso poner a competir los avances en derechos de unos y otros", avisó el portavoz de Más País, Íñigo Errejón. "Esta es una ley importante, pero ojo, señores del PSOE, no vale pedir apoyo para esta ley e impedir que la ley Trans vaya a Consejo de Ministros", exigió por su parte María Carvalho (ERC).

El PSOE también se mueve

Ante las críticas de los últimos días, la portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, negó que los socialistas quieran paralizar el impuso de las leyes Trans o LGTBI. "Vamos a seguir avanzando en esos borradores y espero que podamos tener una buena noticia para con colectivos que han sido discriminados históricamente", sostuvo Lastra, que además aseguró que no quería«generar conflicto» en torno a la ley Zerolo.

No obstante, lo cierto es que en el PSOE sentó muy mal la decisión de Unidas Podemos de abstenerse. Y, por su parte, los socialistas decidieron enmendar a una proposición no de ley –una iniciativa sin efectos jurídicos– de los morados que pedía la reforma de la ley del aborto para que recoja "la violencia obstétrica, la explotación reproductiva, la esterilización forzosa y el aborto forzado como formas de violencia contra las mujeres". 

El argumento del PSOE es que no es momento de "abrir" la ley, sino de volver a la redacción de 2010, que permitía abortar a las mujeres de 16 y 17 años sin consentimiento paterno. Pero fuentes socialistas dejan caer que los morados han abierto la veda de las zancadillas entre los socios. Y la sensación en el Congreso es que no han hecho más que comenzar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento