El Gobierno aprueba este martes la prórroga de las ayudas al alquiler por la crisis de la Covid-19

  • Las medidas se extienden hasta el 31 de mayo.
  • También se alarga la posibilidad de solicitar la prórroga de seis meses de los contratos de arrendamiento que terminen antes de esa fecha.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha vuelto este lunes a echar un capote a su vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, protagonista en las últimas semanas por las dudas que generan sus versiones sobre el robo del móvil y la tarjeta SIM de su excolaboradora Dina Bousselham.
Pedro Sánchez, junto a Pablo Iglesias y María Jesús Montero.

El Consejo de Ministros aprobará este martes la prórroga de dos de las medidas relativas a la vivienda que puso en marcha el pasado marzo para combatir la crisis del coronavirus: la prórroga automática de los contratos de arrendamiento que terminen durante la pandemia y los créditos al 0% para familias vulnerables que no puedan hacer frente al pago del alquiler. De igual forma, se extenderá la posibilidad de solicitar un aplazamiento de la cuota si el casero es una empresa o un gran propietario.

Estas medidas, que decaían el próximo 31 de enero, se mantendrán activas por lo menos hasta el 31 de mayo, al igual que ocurrirá con los ERTE o la prohibición de cortar los suministros básicos a familias vulnerables, aprobada en diciembre tras una dura pugna entre las alas socialista y morada del Ejecutivo. La prórroga se ha aprobado tras semanas de negociación discreta entre el PSOE y Unidas Podemos, y fuentes moradas aseguran que estas medidas "eran absolutamente necesarias para garantizar el derecho a la vivienda" durante la pandemia.

De esta forma, los inquilinos cuyo contrato de alquiler venza en los próximos cuatro meses podrán pedir a su casero que se lo prorrogue durante un periodo máximo de seis meses más en las mismas condiciones. El arrendador estará obligado a hacerlo, salvo que acuerde con el inquilino unos términos diferentes.

También quedará ampliado hasta el 31 de mayo el plazo para solicitar uno de los créditos al 0% para hacer frente al pago del alquiler en el caso de que el propietario de la vivienda sea un particular. El inquilino podrá pedir al ICO uno de estos préstamos para sufragar la cuota si ha perdido total o parcialmente el empleo, sus ingresos no sobrepasan los 1.613 euros mensuales y el alquiler, junto a los suministros básicos, se lleva más del 35% de los mismos.

Si, por el contrario, el casero es un gran tenedor (un particular o empresa con más de 10 pisos), el inquilino tiene otras opciones. Siempre y cuando cumpla los requisitos mencionados anteriormente, podrá solicitar un aplazamiento de la cuota de alquiler, y en un máximo de una semana el propietario debe elegir si le condona el 50% del cobro durante un máximo de cuatro meses o si le permite retrasar el pago de la renta prorrateando las cuotas no abonadas durante un plazo mínimo de tres años.

La moratoria hipotecaria, "próximamente"

A estas dos medidas se unirá "próximamente" –según fuentes del Gobierno– otra iniciativa que el Ejecutivo dejó decaer en septiembre pese al desacuerdo de Unidas Podemos: la posibilidad de que las familias que se hayan visto con dificultades sobrevenidas por la Covid-19 puedan solicitar una moratoria al pago de la hipoteca. Así lo anunció hace unos días la ministra de Economía, Nadia Calviño, pese a que en septiembre fue una de las dirigentes que con mayor fuerza se opuso a mantener esta medida.

Fuentes de Economía aseguran que la puesta en marcha de nuevo de la posibilidad de solicitar una moratoria hipotecaria se debe a las facilidades proporcionadas por la Autoridad Bancaria Europea (EBA), si bien el anuncio se produjo también después de semanas de presión de Unidas Podemos. El plazo para solicitar esta moratoria hipotecaria, de la misma forma, será idéntico al que el que se pondrá en marcha para las medidas de ayuda al pago del alquiler: hasta el 31 de mayo.

Al igual que en las ayudas para los arrendatarios, si no hubiera cambios con respecto a la anterior moratoria podrían beneficiarse del aplazamiento las familias que destinen más del 35% de sus ingresos a pagar la hipoteca y los suministros, que hayan sufrido un golpe económico por la Covid-19 y cuya renta mensual no supere los 1.613 euros. El aplazamiento del pago de las cuotas tendría una duración máxima de tres meses.

También se aprobará próximamente la posibilidad de pedir el aplazamiento del pago de los créditos sin garantía hipotecaria, como pueden ser los créditos al consumo, para aquellos prestatarios que no puedan hacerles frente debido a una situación provocada por la pandemia. Durante el periodo de vigencia de la suspensión (tres meses) la entidad acreedora no podrá exigir el pago de la cuota, ni de ninguno de los conceptos que la integran.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento